Santiago Martín

Me duele Venezuela Santiago Martín

Lo que está ocurriendo es muchísimo peor de lo que nos transmiten las televisiones

Santiago MartínTodos los artículos de Santiago Martín - Actualizado: Guardado en: Sociedad

He tenido la oportunidad de ver, a través de diversos vídeos colgados en youtube que han logrado burlar la censura, escenas terribles de lo que está sucediendo en Venezuela. Es muchísimo peor de lo que nos transmiten las televisiones, que suelen mostrar más bien tomas generales de las multitudes. La represión es cruel. He visto, por ejemplo, a tres policías bien alimentados torturando a dos adolescentes famélicos, con una crueldad que pone de manifiesto lo peor que puede haber en el ser humano.

Pero tan grave como lo que está sucediendo en ese país es lo que está pasando fuera. Porque fuera, en general, lo que predomina es el silencio y, por lo tanto, la connivencia con un régimen dictatorial. Sino todos, casi todos, hacen como si no pasara nada. La OEA, la ONU, las naciones democráticas supuestamente garantes de la libertad -como Estados Unidos- e incluso altas instancias y organismos de la Iglesia, no parecen dispuestas a intervenir, ni con hechos ni con palabras de condena al régimen. Los obispos venezolanos han dado valientemente la cara y a alguno, como al cardenal Urosa de Caracas, ya han intentado rompérsela. Es una situación de guerra civil, donde unos tienen las armas y otros ponen los muertos.

Creo que, si hay un caso en el que se justifique la llamada «injerencia humanitaria», que llevó a las naciones a intervenir, por ejemplo, en Somalía con la bendición de San Juan Pablo II, es el de Venezuela. Sólo el hecho de que con el dinero del petróleo se estén comprando voluntades fuera y que el régimen sea comunista explica un silencio cómplice como el actual. ¿Qué estarían diciendo los medios de comunicación y los líderes políticos y religiosos del mundo si lo que está pasando lo hiciera un dictador de derechas? Pero, de izquierdas o de derechas, lo grave es que hay millones de personas que viven sin libertad, sin alimentos, sin seguridad, bajo la bota de una dictadura cada vez más cruel. Venezuela puede ser peor que Siria muy pronto.

Yo no quiero ser cómplice de ese crimen y además de mis pobres oraciones elevo mi voz de papel suplicando a los que pueden hacer algo que lo hagan. Nadie merece este calvario y los venezolanos tampoco.

Santiago MartínSantiago Martín
Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios