César Nombela

El CRISPR/Cas en 2018

Obliga incluso a revisar algunos conceptos como el de organismo modificado genéticamente

César Nombela
Actualizado:

Nada hay de mayor actualidad en la investigación mundial en Ciencias de la Vida que la tecnología de edición genética CRISPR/Cas. Tal vez esta situación fuera imaginada por el microbiólogo alicantino Mojica, cuando descubrió los fundamentos de la técnica en los noventa. Lo que sí afirma es que estaba convencido de haber encontrado algo importante. A comienzos de 2018 no cabe duda de que el acrónimo CRISPR nos seguirá acompañando por múltiples motivos, tanto científico-técnicos como sociales. La versatilidad de la tecnología hace que se proyecte desde en la mejora vegetal hasta en la terapéutica humana. Además, aún están pendiente el perfeccionamiento de la técnica, el «corrector» de textos genéticos puede ganar en especificidad y precisión.

Los tribunales de justicia, en Norteamérica especialmente, dirimirán conflictos planteados por los derechos de propiedad industrial. Pero, lo novedoso de la tecnología CRISPR obliga incluso a revisar algunos conceptos como el de OMG (organismo modificado genéticamente). Hace dos años, se aprobó en Estados Unidos un champiñón modificado por CRISPR/Cas para eliminar el gen de la polifenol oxidasa, evitando la aparición del color marrón en la seta almacenada. Se estima que como la técnica no conlleva la introducción de DNA de otras especies no se trata de un OMG. En este año, los tribunales europeos se han de pronunciar sobre esta cuestión, lo que se aguarda con expectación porque Europa es mucho más restrictiva con los alimentos transgénicos. El empleo de CRISPR/Cas en terapia génica humana, tan fundamental para el desarrollo de la corrección genética de enfermedades, acaba de encontrar un escollo importante. La nucleasa Cas utilizada normalmente es similar a la de bacterias de nuestra microbiota, con lo cual el organismo humano es portador de anticuerpos frente a esa enzima. Será necesario emplear otra nucleasa, como habremos de seguir debatiendo sobre la edición genética de embriones con esta metodología, apenas esbozada en estos momentos. El año que empieza la edición genética estará aún más presente.

César NombelaTodos los artículos de César NombelaCésar NombelaTodos los artículos de César Nombela