Sociedad

Los casos de acoso escolar se dispararon un 75% el año pasado

Uno de cada diez niños afirma padecer «bullying» en el colegio, el 70% a diario

Los casos de acoso escolar se han disparado un setenta y cinco por ciento
Los casos de acoso escolar se han disparado un setenta y cinco por ciento - ABC
ÉRIKA MONTAÑÉS Madrid - Actualizado: Guardado en:

El caso de una niña de 8 años en Son Roca (Palma de Mallorca), agredida por hasta doce menores en un recreo por, supuestamente, estar jugando a fútbol entre compañeros ha vuelto a colocar en el foco una palabra inglesa, «bullying», que no es otra cosa que el acoso en las aulas. Aunque, según el fiscal deBaleares, no se produjo tal acoso, la agresión fue contrastada por la Policía, quien identificó a seis de la docena de chicos.

Dice la Función Anar, responsable del teléfono de ayuda a niños y adolescentes en riesgo, que solo el año pasado los casos de «bullying» se dispararon un 75%. Y organizaciones como «Save the Children» arrojan datos alarmantes: 193.000 víctimas de acoso en las aulas y 103.000 agresores de acoso y ciberacoso en España. Uno de cada diez muchachos afirma ir con miedo a clase.

Según Enrique Pérez-Carrillo, presidente de la Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (Aepae), el incremento de las llamadas recabadas por esta entidad es de un 30% en el último año. «Las cifras aumentan porque ahora se le pone nombre al problema», constrasta. Y quizás esa sea la raíz. Se tienen registros de casos de «bullying» desde no hace mucho tiempo, un problema que el uso de las nuevas tecnologías ha disparado. Los especialistas que atienden el teléfono de Anar, y que han escuchado a más de 3.000 víctimas en Aepae, dejan constancia de un largo reguero de niños que reciben amenazas por las redes sociales e insultos en el móvil y el ordenador.

Acoso de largo recorrido

En este campo minado, comenta Pérez-Carrillo a ABC, «no existe un perfil concreto» de afectado por acoso. «Chavales de diferentes edades ponen en el foco a otro por cualquier motivo: no hay clichés como el del niño “gordito”, “gafotas” o la chica con aptitudes masculinas (un lugar común), sino quizás la toman con el que ven pasivo o diferente, pero también contra el simpático y con valores positivos».

En el primer «retrato robot» que extrajo Anar de los casos atendidos, concluyó que la peor edad de los chicos para esta problemática es de los 11 a los 13 años (el 46% de los casos); sufren más acoso las chicas que los chicos (un 51% ellas, frente a un 49% de ellos). Asimismo, cuatro de cada diez acosados lo venían padeciendo desde hacía más de un año, mientras que siete de cada diez lo llegan a sufrir a diario. El gesto de «robar el bocadillo» a la hora del recreo ha dejado paso, conforme a los datos de Anar, a situaciones vejatorias, como esperar al vecino de pupitre a la salida del colegio para propinarle una paliza.

El agresor no suele ir solo y las explicaciones que dan los psicólogos a tal actitud son tan amplias como los propios casos: desde la gestión de su malestar interno a través del compañero, a una llamada de atención en un hogar desestructurado o carente de tiempo para la educación de los hijos, y hasta por una educación ambientada en la violencia. No hay un razonamiento único, asegura Pérez-Carrillo.

Medidas en centros escolares

Afectados, profesores y responsables de iniciativas contra el acoso escolar coinciden en la necesidad de articular de inmediato un plan en las escuelas. Unas medidas que ponga freno a estas prácticas, que comenzaría por dar voz a las víctimas para que denuncien. ABC recopila algunas de esas historias, un botón de muestra en un mundo en el que el niño se siente solo con frecuencia y llega a autolesionarse o quitarse la vida, como ocurrió el año pasado con Diego, un joven de 11 años de Leganés.

El presidente de Aepae recuerda que con esos casos tan graves la sensibilidad social aumenta, para luego volver a caer. Por eso, víctimas como Jorge Bejarano visitan diferentes aulas para reivindicar la denuncia como arma y el silencio de compañeros y profesores, como «delito» de complicidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios