CÁNCER

Una terapia celular logra eliminar completamente el linfoma en un grupo de pacientes

La inmunoterapia se está consolidando como uno de los tratamientos más efectivo contra el cáncer

Paciente oncológico durante el tratamiento
Paciente oncológico durante el tratamiento - ARCHIVO

Un grupo de pacientes con linfoma no Hodgkin que participan en un ensayo clínico con inmunoterapia han visto como el cáncer ha desaparecido por completo después de recibir un tratamiento celular. Los investigadores del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson modificaron sus células inmunes mediante ingeniería genética con el fin de reprogramarlas y que destruyeran el tumor. Lo novedoso del enfoque es que los pacientes con este tipo de tumor hematológico (de la sangre) habían fracasado a los múltiples tratamientos convencionales previamente exhaustos. Estos resultados a corto plazo, publicados en la revista «Science Translational Medicine», son los más recientes de un estudio que analiza el papel de estas células modificadas, llamadas células T CAR, para el tratamiento los cánceres hematológicos.

«El mensaje principal de este trabajo es que se puede tratar a los pacientes con linfoma no Hodgkin con células T CAR y obtener muy buenas tasas de respuesta », explica uno de los autores de la investigación, Cameron Turtle.

Treinta y dos participantes del estudio recibieron una infusión de células T CAR justo después de quimioterapia (una técnica llamada linfodeplección) que se administró para ‘hacer sitio’ en el organismo de los pacientes para las nuevas células T CAR infundidas. Y los efectos del tratamiento fueron mejores cuando se administró la quimioterapia con fludarabina: Así, estos 11 pacientes fueron capaces de eliminar el cáncer en y siete de estos participantes, o 64%, entró en remisión completa. Aunque el tratamiento con fludarabina se suele asociar a una mayor toxicidad, los investigadores han identificado biomarcadores en la sangre indicadores de la toxicidad del fármaco tras la infusión de las células T-CAR-T, lo que proporciona una potencial estrategia para identificar a los pacientes de alto riesgo que podrían beneficiarse de una pronta intervención.

El mensaje principal de este trabajo es que se puede tratar a los pacientes con linfoma no Hodgkin con células T CAR y obtener muy buenas tasas de respuesta Cameron Turtle

Uno de los varios ensayos en curso de las células T CAR en todo el país, una característica distintiva de este estudio es el uso de una relación uno-a-uno de las células T helper CAR y asesinas, que se unen fuerzas para matar las células tumorales CD19-positivo. Mediante el control de la mezcla de células T que reciben los pacientes, los investigadores pueden ver las relaciones entre las dosis celulares y resultados de los pacientes que antes eran difíciles de alcanzar.

La técnica parece aparentemente muy sencilla; los médicos extraen células del sistema inmune del torrente sanguíneo del paciente que son reprogramadas y cultivadas, incluso en aquellos casos en los que el paciente apenas tenía este tipo de células. Los investigadores reprograman las células para que se dirijan a una molécula llamada CD19 que se encuentra en la superficie de ciertas células blancas de la sangre, incluyendo algunos tipos de células de linfoma.

Atacar el cáncer

Una vez que se tienen en grandes cantidades y que han demostrado su potencia antitumoral en el laboratorio, se reintroducen en el paciente que hagan su trabajo. Y aquí es importante en algunos casos ‘hacer sitio’ eliminando células del paciente mediante un tratamiento con quimioterapia. Y una vez reintroducidas, las células CD19 encontraron con sus objetivos, comenzaron a multiplicarse, y se pusieron a trabajar eliminando el cáncer.

«La idea es que al hacer eso, que se pueden conseguir mejores efectos con esta terapia celular, además de reducir la toxicidad», señala Stan Riddell, uno de los autores principales. « En el linfoma no Hodgkin tenemos muy buenas tasas de remisión completa, pero son más bajas que los que se observan en la leucemia linfoblástica aguda», afirma Turtle. «Y esto puede estar relacionado con el hecho de que el linfoma crece a menudo en forma de bultos, por lo que puede haber un microambiente tumoral más complejo», concluye.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios