Editorial ABC

La recuperación se acelera

Luis de Guindos avanza que el aumento del PIB podría situarse por encima del 3,2 por ciento, de modo que España crecería incluso más que el pasado año

Actualizado:

La buena marcha de la economía española está superando las expectativas iniciales de los expertos, ya que, a priori, todo apuntaba a que el crecimiento experimentaría una suave desaceleración durante el presente ejercicio, debido al empeoramiento de ciertos factores externos, como la subida del petróleo o el alza progresiva de los tipos de interés, pero, lejos de cumplirse este vaticinio, la mejoría se intensifica, tal y como explica el ministro de Economía en la entrevista que publica hoy ABC.

A pesar de que el Gobierno acaba de elevar la estimación de crecimiento al 3 por ciento para 2017, Luis de Guindos avanza que el aumento del PIB podría situarse por encima del 3,2 por ciento, de modo que España crecería más que el pasado año, con los efectos positivos que supondría para el conjunto de la población y la confianza de consumidores, inversores y empresarios. Este ritmo económico permitirá que la tasa de paro baje del 17 por ciento al cierre del ejercicio, facilitando el objetivo de alcanzar los veinte millones de ocupados a finales de 2019 para recuperar el nivel de empleo previo a la crisis. Además, la inflación se mantendrá estable, por debajo del 1 por ciento, de modo que los españoles seguirán mejorando su poder adquisitivo.

La nueva previsión del ministro no solo es razonable, sino sensata. De Guindos ha demostrado en numerosas ocasiones su prudencia a la hora de diagnosticar la situación de la economía y las posibles recetas a aplicar, y en esta ocasión no es diferente. El comportamiento de las exportaciones —que subieron un 9 por ciento en los primeros cuatro meses del año—, el impulso del turismo y el incremento de la inversión empresarial y el consumo privado se están traduciendo en un mayor crecimiento del PIB, y prueba de ello es que la mayoría de organismos y analistas coinciden en que la economía avanzará más de un 3 por ciento este año. Esta evolución beneficiará a todos los sectores productivos, incluida la construcción y la banca, dos de los segmentos más golpeados por la crisis, motivo por el cual el Gobierno estudia sacar a la venta otro 7 por ciento de Bankia después del verano con el fin de seguir recuperando el dinero del rescate público.

Todavía queda trabajo por delante, y no hay margen para complacencias. El desempleo, el elevado peso de la deuda pública y la sostenibilidad de las pensiones, pendientes de una reforma integral, son los principales problemas que destaca De Guindos, junto a la necesidad de agrandar el tamaño de las empresas para impulsar la productividad de la economía. En este panorama, cuesta entender que los partidos de la oposición, con PSOE y Podemos a la cabeza, insistan en repetir los errores que se cometieron en el pasado y basen sus planteamientos políticos en un ataque a las reformas que están permitiendo que España deje atrás los sacrificios y recupere su tono económico.