Posible, pero inverosímil

Es probable que si la participación electoral sube del ochenta por ciento los independentistas perderán la mayoría absoluta

Curri Valenzuela
Actualizado:

Es probable que Ciudadanos gane las las elecciones. No sólo lo afirma la encuesta del CIS, con un amplio historial de errores en sus pronósticos, sino, sobre todo, el ambiente que se respira en la campaña electoral que hoy comienza, el de todos contra Rivera y Arrimadas, como si el resto de las formaciones estuvieran al tanto, gracias a esos trackings diarios que manejan, de que el vuelco es más que una posibilidad.

También es probable que si la participación electoral sube del ochenta por ciento los independentistas perderán la mayoría absoluta que han disfrutado en la última legislatura, que les permitió declarar la secesión y someter la vida parlamentaria a su antojo sin permitir ni la palabra a los partidos de la oposición en los debates claves.

Posible sí es que ganen quienes quieren que Cataluña siga formando parte de España. Pero a día de hoy resulta inverosímil que los grupos políticos que forman ese bloque se pongan de acuerdo en elegir a quién presida la Generalitat en nombre de todos ellos. Iceta va de protagonista de un Borgen a la catalana que le permita gobernar como candidato de consenso y a Rajoy no le interesa que Ciudadanos se crezca más de lo que ya está. Que Arrimadas celebre su victoria la noche del 21-D es probable, sí. Pero que unas semanas después ocupe el palacio de San Jordi... va a ser que no.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela