Curri Valenzuela

Perdemos todos

Hoy no parece que vaya a ganar ni unos ni otros

Actualizado:

Lo que está ocurriendo hoy en Cataluña constituye, como dice el Gobierno, «un bochorno electoral». Pero lo que estamos viendo que sucede en sus calles, una movilización masiva de gente que quiere votar, demuestra que solo la presencia de la Policia Nacional ha impedido que se celebre un referéndum en condiciones. Así que, salvo sorpresas, dentro de unas horas reviviremos la típica noche electoral en la que todos los participantes aseguran que han ganado. Pero esta vez no ha vencido nadie; hemos perdido todos.

Visto lo visto, el Gobierno tendrá que felicitarse porque ha impedido que se celebre un referéndum con todas las garantías de considerarse como tal dentro o fuera de España y los secesionistas van a poder presumir de haber sacado a la calle a una muchedumbre que, según ellos, reivindica el derecho de Cataluña a separarse del resto de España. Rajoy se queda con haber defendido la Ley aplicando la prudencia.

La realidad está tan lejos de una cosa como de la otra. Después de tantas semanas de tensión, intervención de tribunales desde el Constitucional para abajo, desafío chulesco de las autoridades catalanas a las decisiones judiciales, envío de policías y guardias civiles para mantener el orden y atajos a los usos democráticos de dirigentes que se han comprometido a respetarlos al acceder a sus puestos, volvemos al punto cero del conflicto. Los secesionistas salen envalentonados para continuar con sus reivindicaciones; el Estado, condenado a decidir de

una vez por todas si quiere negociar con ellos o imponer la unidad de España por la fuerza de la ley sin contemplaciones.

O sea, que hoy no parece que vayan a ganar ni unos ni otros. Lo único seguro es que los españoles hemos perdido el tiempo. Ojalá sea lo único que hemos perdido.