Pueblos únicos

El último pueblo catódico

Hasta 2004, los vecinos de esta pequeña pedanía granadina no pudieron disfrutar de una señal de televisión en condiciones. La instalación de un poste reemisor fue «como la llegada de la luz»

Niños de la localidad de Tocón ven por primera vez la televisión
Niños de la localidad de Tocón ven por primera vez la televisión - EFE
LEO RAMA - Actualizado: Guardado en: Estilo

Apenas 50 vecinos resisten al paso del tiempo en las dos calles de casas encaladas que se entrecruzan a lo largo de la escarpada ladera donde se halla Tocón. Choperas, pinares, huertas y barrancos escoltan la serpenteante carretera comarcal que lleva a esta diminuta pedanía granadina, dependiente del municipio de Quéntar, en las faldas de Sierra Nevada, donde las ondas de televisión tardaron en llegar más de lo esperado.

Tocón fue el último pueblo de España en incorporarse al futuro. Así lo narraron en el verano de 2004 los periódicos que dieron cuenta del hito, que más bien es un mito. Y como todo mito, tiene su parte de verdad. En Tocón se ha visto televisión desde siempre; cuando sólo podía sintonizarse el canal único que ni siquiera emitía durante todo el día.

El dueño del único bar de la aldea, Jesús Franco, desmiente la mayor, aunque reconoce que la señal fue precaria durante años, como hoy ocurre con la enjuta cobertura móvil. Un incendio forestal arrasó buena parte de la zona en la década de los 80 y carbonizó también el repetidor que abastecía de televisión al municipio.

La solución llegó con la instalación de un reemisor de televisión que se conectó a un centro emisor ubicado a unos dos kilómetros. 47.961 euros costó llevar a cabo la obra, sufragada por el Ayuntamiento, la Diputación y el Grupo de Desarrollo Alfanevada, ente de la Junta de Andalucía nutrido de fondos europeos.

Con cuatro canales analógicos y otros cuatro de la novedosa televisión digital terrestre, una ventana a la realidad se abrió ante los ojos de los vecinos del municipio. El acontecimiento supuso para los habitantes de Tocón un hito histórico similar al de la llegada de la luz eléctrica en los años 60, o eso dijo en su momento el artífice, el entonces alcalde socialista, Enrique Rodríguez, que se presentó a la reelección con su promesa estrella cumplida. Y ganó.

Recuerda bien aquellos días el que hoy es alcalde de Quéntar, Francisco José Heredia Martín: «Es cierto que había menos canales y a veces se iba la señal, pero algo se pillaba». Para el primer y único regidor de Ciudadanos en Granada, la llegada de las ondas en 2004 supuso que Tocón «se abriera un poco más a otras opiniones», aunque sin exageraciones: «Se utilizó políticamente».

Toda la actualidad en portada

comentarios