Estilo - Moda

Pasarelas internacionales: los nuevos valores marcan el paso

Tres jóvenes firmas han destacado por sus excelentes colecciones en las últimas semanas de la moda de Nueva York y París: Tome, Johanna Ortiz y Veija

Pasarelas internacionales: los nuevos valores marcan el paso

Además de los desfiles de creadores consagrados y los de nuevos fichajes para casas tradicionales, en las recientes pasarelas internacionales en las que se acaban de presentar las tendencias para la Primavera-Verano 2017 se han visto varias colecciones que han llamado la atención. Pierpaolo Piccioli ha demostrado que su «primer solo» en Valentino sin Maria Grazia Chiuri ha brillado más que la colección de su antiguo alter-ego en Dior. Bouchra Jarrar ha dado un aire quizás demasiado duro a la colección de Lanvin y Anthony Vaccarello ha salido airoso en su estreno en Saint Laurent. Pero son marcas recientes, como Vejas, en París, o Tome y Johanna Ortiz, en Nueva York, las que han sorprendido con excelentes y curiosas propuestas.

Uno de los desfiles más comentados en Nueva York fue el de Tome, el dúo compuesto por Ramón Martín y Ryan Lobo, dos australianos formados en la University of Technology de Sídney, que se conocieron mientras estudiaban. Ramón Martín trabajó con Alberta Ferretti, Gaultier y Derek Lam, mientras que Ryan Lobo ejerció de estilista y periodista de moda. Crearon su marca en 2011, en Nueva York, ideando colecciones sencillas de cortes limpios en las que predomina la función sobre el fondo y que combinan interesantes mezclas de texturas y tonos.

Desde entonces, Tome se ha consolidado, llevando a cabo proyectos filantrópicos y contando con el apoyo de «Vogue» en Estados Unidos y de la distribuidora selectiva online Moda Operandi. Sarah Jessica Parker, una de sus fans, ha colaborado con ellos incluso diseñando algún zapato en sus colecciones pasadas.

Rústico y delicado

La colombiana Johanna Ortiz ha llevado el exotismo a la pasarela neoyorquina, triunfando como nadie de su país en la Gran Manzana. Sus vestidos de fiesta y prendas de corte femenino, con volantes, gasas y flores, están triunfando en un mercado norteamericano que busca prendas sofisticadas, como las de Carolina Herrera y Oscar de la Renta. Verdes, blancos, negros y rojos dominaron la paleta de colores en su desfile de primavera verano 2017, en el que combinó los vestidos delicados con conjuntos de inspiración militar: chaquetas y pantalones rústicos, como homenaje al -esperado pero no conseguido- final del conflicto de las FARC en Colombia.

Un creador que da sus primeros pasos en las pasarelas es Vejas Kruszewski, que a sus 19 años ya cuenta con un premio por parte del grupo LVMH. Aunque Vejas comenzó desfilando en Nueva York hace un año, en esta ocasión lo ha hecho en la Semana de la Moda de París. Kraszewski, autodidacta y peculiar, retoma las prendas y uniformes de trabajo para darles un giro sofisticado, que adapta a las colecciones para hombre y mujer.

Este canadiense descendiente de polacos, retoma las cazadoras de cuero, las sudaderos grises y los vestidos camilleros blancos dándoles una nueva vida. El tejido vaquero, la lana y el algodón tratado cobran nueva vida en sus manos. Los cierres con corchetes y los materiales técnicos convierten sus colecciones en verdaderos ensayos de corte surrealista. Parece crear para pilotos y aventureros, aunque en realidad es un público sofisticado el que está empezando a llamar la atención. Con la influencia de LVMH y la notoriedad del premio recibido, Vejas ya se vende en Opening Ceremony en Nueva York, así como en la tienda Shine de Hong Kong. El premio de LVMH le otorgó 150.000 euros y un año de padrinazgo por parte de la empresa. El grupo empresarial no pierde tiempo y hace scouting de modistos para poder nutrir sus marcas de sucesivos diseñadores de éxito. Algo así como la cantera de nuevos valores del Real Madrid. Bien pensado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios