El Duque de Windsor
El Duque de Windsor - ABC

Un juez autoriza reabrir el testamento del Duque de Windsor

Aunque no estarán disponibles para cualquier persona que quiera acceder a él

Corresponsal en LondresActualizado:

Mucho se ha escrito sobre él. Una abdicación escandalosa, disputas con sus familiares y una colorida vida amorosa. El Duque de Windsor ha fascinado siempre al gran público y hoy, más de 40 años después de su muerte, un juez británico ha permitido que sepamos más sobre la historia de uno de los personajes más importantes en los últimos años de Reino Unido al dictaminar que el contenido de su testamento puede ser revelado.

La última voluntad del que fue rey de Inglaterra con el nombre de Eduardo VIII hasta abdicar en el año 1936 para casarse con una socialité norteamericanaWallis Simpson, será mostrada así por primera vez, aunque no se exhibirá al público en general.

El contenido del documento tendrá al menos una consecuencia importante, allanará el camino para poder recrear su vida de forma exacta, lo que ayudará a escribir biografías más ajustadas a la realidad ya que se podrán leer cartas manuscritas por el mismo. En los últimos meses, por ejemplo, miembros de la galardonada serie «The Crown», que recrea la vida de la Reina Isabel II, habían pedido poder acceder a estos escritos para aportar más información sobre la figura del Duque, clave en esos años anteriores a la coronación de la actual monarca.

Hasta ahora, las peticiones a los Archivos Reales para difundir esta información habían sido denegadas. Por eso la decisión ha recaído sobre Sir James Munby, el juez de mayor rango en los tribunales del país sobre temas familiares. Este ha asegurado que la revelación está «claramente» justificada por dos razones. La primera es «el deseo de los Archivos de la Reina de llenar un vacío en sus propiedades» y en segundo lugar la necesidad de «identificar a aquellos que actualmente poseen los derechos de autor sobre las obras literarios creadas por el Duque de Windsor».

Desde el año 1911, los testamentos hechos por los miembros de la familia real se sellan normalmente por orden del presidente de la División de Asuntos Familiares del Tribunal Superior de Justicia y solo pueden ser abiertos por orden de los mismos.

Aunque no estarán disponibles para cualquier persona que quiera acceder a ellos, un portavoz de la corona británica confirma la orden del juez y afirmó que «el testamento será abierto por la persona encargada de conservar los archivos de la Reina y luego se volverá a sellar, de acuerdo con la práctica hasta ahora utilizada en las voluntades de los miembros de la familia real».