Estilo - Gente

Josep Font persigue en Delpozo el sueño de la transparencia etérea

La marca española iluminó este miércoles la Gran Manzana con sus originales creaciones

Uno de los diseños de Josep Font para Delpozo
Uno de los diseños de Josep Font para Delpozo - AFP

Con un sofisticado y exitoso desfile bajo la batuta de Josep Font, Delpozo se consolida entre las casas de moda más sólidas de la Semana de la Moda de Nueva York. Antes de su desfile del miércoles el cuartel general de la marca destilaba orden, dedicación y satisfacción. En esta temporada, la inspiración de Josep se ha centrado en la pintura de Joaquín Sorolla, con sus blancos, sus connotaciones marinas, las transparencias y una luz omnipresente.

La transparencia volátil reinó en la pasarela de Delpozo. El brillo de las hadas parecía dominar un espacio marcado por la música en directo a cargo del pianista Jorge Viladoms. Abrieron el desfile las sedas azules estampadas con una capa de lurex que les otorgaba un acabado con volumen y ligereza.

La luz de Valencia se traducía en tejidos verticales apoyados en crinolinas o montados con costuras impecables, combinando materiales rígidos con otros sin cuerpo. Llamaron la atención los tops con maxi lentejuelas de plexiglas amarillo, en un tupido aplique a mano que requiere 35 horas de trabajo, así como los bolsos y zapatos compañeros, de una delicada originalidad. Las mangas con forma de flor, en concreto de corola de cala, se erigían impecables, realizadas en lino y planchadas con exigente tino. Font es un eterno enamorado de la flora y siempre recuerda pétalos y hojas en sus composiciones.

Los tops con corolas en rafia, como las de color fresa, impactaron por su volumen escultural y por la curiosa mezcla de un material tan rústico con otros tan diferentes como la seda o el punto. Los vestidos de faldas flocadas, hechos con tejidos gofrados en dibujos florales, destacaban por la sensación de limpieza y la evocación a la inocencia.

La pequeña colección de bolsos de Delpozo se ha ampliado con excelentes propuestas. Las pochettes con cierre metálico, tipo «minaudière», estaban forradas en tela estampada y cubierta de lurex o en los curiosos apliques de lentejuelas de plexiglas amarillas, dando lugar a piezas de colección. El intemporal bolso transparente en pvc degradé con dos asas estaba impecablemente rematado por una casi invisible cremallera.

Los pendientes extra largos de plexiglas en colores, «hechos en casa» –como dice Josep–, han sido el accesorio de la temporada, al igual que lo fueron los guantes hace seis meses. Las versiones más discretas del modelo de la pasarela a buen seguro sentarán tendencia de inmediato. Se podrán encontrar también en la recién estrenada tienda de Delpozo en Londres, o en sus puntos de venta seleccionados en todo el mundo, que incluyen un nuevo corner en la Boutique Nº 7 de Moscú y Bergdorf Goodman, que ahora también ha efectuado un pedido de bolsos y accesorios. La arquitectura ligera y onírica de Josep Font para Delpozo va, poco a poco, con deliciosa serenidad, conquistando el mundo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios