Jesulín de Ubrique y María José Campanario
Jesulín de Ubrique y María José Campanario - Gtres

Jesulín de Ubrique en su entrevista más dura: «Me casé en lo bueno y en lo malo»

El torero, que acaba de alcanzar los 44 años, no está pasando por su mejor momento

MadridActualizado:

Esta semana la revista «¡Hola!» publica en su portada una entrevista con Jesulín de Ubrique, en la que trata diversos temas: desde la enfermedad de su mujer, los rumores de crisis y su recuperación tras ser operado, la pasada semana, de dos hernias, según adelantó la propia revista hace unos días.

El torero, que acaba de alcanzar los 44 años, no está pasando por su mejor momento: «Ha sido un año difícil, de mucho médico y hospital y tampoco lo hemos empezado como hubiésemos querido», sin embargo asegura que no pierde la esperanza y no se da por vencido: «Sí, he caído rendido. Soy fuerte, aunque eso no quiere decir que no pueda derrumbarme… y me levanto con más fuerzas», afirma con convicción.

Sobre su reciente operación, el diestro asegura que a pesar de las típicas molestias se encuentra bastante bien: «Ahora tengo que, poco a poco, hacer vida normal, pero mínimo tengo un mes de recuperación». Dos hernias que han provocado que, entre su operación y la salud de su mujer María José Campanario, el torero vaya de hospital en hospital: «La Nochevieja la pasamos mi mujer y yo en el hospital. Compré una bandeja de jamón y otra de gambas, nos tomamos las uvas y a brindar sin alcohol», en referencia al ingreso de su mujer a causa de la fibromialgia que padece y que debido a los fuertes ataques de ansiedad y la imposibilidad de dormir han hecho que la odontóloga tuviera que ser tratada en un centro especializado. Una vez más, Jesulín de Ubrique es optimista los problemas de salud y la recuperación de su mujer desde hace tiempo, una situación que este verano se ha agravado.

Con respecto a los contínuos rumores de crisis en su matrimonio, el diestro lo tiene claro: «Jamás. He estado al pie del cañón con las mismas fuerzas y el mismo amor. Mi matrimonio no se tambalea ni con enfermedad ni sin ella», y asegura «Es de cobardes no afrontar las cosas como te pueden venir. Igual que le ha pasado a mi mujer, me podría haber pasado a mí. El amor y la pasión en nuestro caso, son incondicionales», dice de forma tajante.

La semana pasada su hija, Andrea Janeiro, copó todos los titulares de la prensa rosa, tras convertirse en la protagonista de una humillante y ofensiva chirigota sobre su aspecto físico. Ante esto su padre le da todo su apoyo en estos duros momentos y, al igual que su madre Belén Esteban y la propia joven, pide respeto a los medios de comunicación para que deje de ser un personaje público: «Me parece fenomenal. Yo la apoyo al cien por cien», y asegura que «Cuando vaya a Londres no lo sabrá absolutamente nadie».