Estilo - Gente

Bimba Bosé: «Mi consejo es que la gente tome las riendas de su enfermedad»

Bimba Bosé se ha sumado a la campaña de Ausonia contra el cáncer de mama colocándose el tradicional pañuelo rosa y animando a las mujeres que no dejen sus revisiones médicas

Bimba Bosé durante la campaña contra el cáncer de mama - ©GTRESONLINE

Por tercer año Bimba Bosé se ha sumado a la campaña de Ausonia contra el cáncer de mama colocándose el tradicional pañuelo rosa y animando a las mujeres que no dejen sus revisiones médicas y que la prevención sigue siendo la mejor arma contra esa enfermedad. Instalada en Sotogrande donde vive junto a su pareja, Charlie, y sus hijas, Bimba mira de frente al cáncer y lucha contra la metástasis que tiene en varias partes del cuerpo aunando la medicina tradicional con las terapias o los cuidados que sabe mejoran su calidad de vida y su recuperación. «Como todas las personas tengo mis días. El umbral de lo emocional lo tenemos todos muy distintos y hay días que me afecta todo. Estoy feliz de vivir con mis hijas que son adorables y muy queridas por toda la familia y ellas me ponen las pilas. Les encanta la música y lo hacen de forma natural. No descarto hacer una canción con ellas», cuenta.

Precisamente su hija Dora fue la primera que supo que su madre tenía cáncer. «Mi hija pequeña está viviendo esta enfermedad con mucha naturalidad y por eso no sé hasta qué punto es consciente». Hace pocas semanas decidió cambiar de médicos «creo que los cambios son muy importantes. Mi consejo es que la gente se entere bien de lo que está pasando con su organismo y tienen que tomar las riendas de su enfermedad. El cáncer puede volver en cualquier momento y de ahí la necesidad de saber cómo funciona tu organismo, tu sangre... No quiero ser más explícita porque luego la gente se altera y critica pero yo he aprendido mucho», cuenta.

Bimba siempre tiene palabras de amor y agradecimiento para su pareja. «Charlie es fundamental en mi vida, es perfecto. Cuando estas así tener una persona como él que te apoya en todo es emocionante», confiesa. Aunque los médicos le dicen que no se tatúe más no descarta llenarse la piel de flores «por este momento tan de naturaleza que vivo ya que por fin está saliendo la pueblerina que hay en mí. Aun así estoy abierta a todos los cambios, igual en un año me mudo a Argentina u otro lugar. Tener ese espíritu es muy positivo además hoy en día el mundo está globalizado y las curas se pueden hacer en cualquier sitio». Bimba no titubea a la hora de reconocer que tiene metástasis, la otra palabra tabú, en distintas partes del cuerpo. «Es una palabra que da más miedo que el cáncer porque se identifica con la muerte inevitable. Tengo los huesos destrozados pero estamos trabajando para reconstruir todo y hay formulas. La dieta alcalina es muy efectiva pero hay que documentarse bien. Yo recurro a la medicina y a todo lo que me ayude».

Bimba se emociona de verdad cuando le nombran a su amigo David Delfín que lucha contra unos tumores cerebrales. «No quiero hablar de él porque me pongo a llorar. Le admiro mucho porque su lucha es más dura pero todos vamos encontrando el lugar donde estamos mejor. Seguimos hablando mucho y yo siempre le doy el coñazo con el último descubrimiento que he encontrado», comenta. A la pregunta de si le gustaría volver a casarse su respuesta es muy clara. «El compromiso que tengo con Charlie no puede ser más verdadero. No nos hace falta una boda porque estamos más que unidos. Es el ángel de mi vida. Su llegada fue poco antes de que me diagnosticaran mi enfermedad. Es curioso porque ninguno de los dos creemos en la suerte sino en que las cosas que nos pasan no son por casualidad pero estamos rehaciendo nuestra manera de pensar». Con la dulzura que la distingue, su belleza incombustible a la enfermedad y una valentía que ni ella misma es consciente Bimba no solo se sinceró sino que nos volvió a dar una lección de matrícula de honor.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios