Feijóo (c), flanqueado por Ana Pastor y Miguel Tellado, y otros cargos populares
Feijóo (c), flanqueado por Ana Pastor y Miguel Tellado, y otros cargos populares - EFE
CUENTA ATRÁS PARA LAS MUNICIPALES: ASÍ SE PREPARAN LOS PARTIDOS

El PPdeG contemporiza la designación de los candidatos y llama al voto útil frente a Cs

La dirección gallega reivindica su autonomía respecto a Génova y modula su papel en una precampaña larga

SantiagoActualizado:

«Candidatos, equipos, programas». Es el tridente que desde hace muchos meses acompasa los trabajos del Partido Popular de Galicia en los preparativos de las elecciones municipales. La cúpula de la formación sabe que ése es el reto, la prueba que medirá la resiliencia de una marca que, pese al desgaste al que parece sometida en el escenario nacional —con el escándalo de Cristina Cifuentes y los problemas de gobernabilidad de por medio —, se mantiene apenas inviolable en la arena autonómica. Ni el auge de Ciudadanos que pronostican las encuestas ni los temores del resto de la familia del PP amedrentan a los dirigentes gallegos, comentan fuentes de la organización, quienes de momento se decantan por no precipitarse en la designación de los cabezas de cartel.

El calendario previsto en los últimos tiempos ha venido sufriendo algunas modificaciones sobre la marcha. Desde la sala de mandos popular siempre se había hablado de la conveniencia de presentar a los candidatos de las ciudades un año antes de la cita con las urnas, prevista para el mes de mayo, pero ahora sencillamente se espera a que aparezca el «momento idóneo»: la ventana de oportunidad que despejará, al fin, las incógnitas que rodean la salida de algunos conselleiros del Gobierno; si bien hay casos, como el de Beatriz Mato para La Coruña, que se dan por descontados. «Somos un partido muy previsible, no damos bandazos, cualquiera puede prever lo que va a hacer el PP», añaden. Falta, eso sí, descubrir quién se ocultará bajo la X que todavía esconde al candidato en Pontevedra o Santiago, por poner dos ejemplos.

En este sentido, los populares gallegos no se plantean tomar la delantera a los ritmos manejados por Génova. Desde que el estallido del caso Cifuentes afectara de lleno a la imagen del partido, la dirección nacional ordenó ralentizar el nombramiento de los números uno en las grandes capitales. Aún así, la cúpula en Galicia se ha ganado el derecho, como única Comunidad en la que el PP goza de mayoría absoluta, a calibrar su propio cronograma. La estrategia, aseguran, siempre está «coordinada» con Madrid, pero «no hay ninguna instrucción» a este respecto. Paciencia, pues, para una precampaña que se antoja a larga, aunque la formación cree que no conviene estirarla más de lo necesario.

En lo que están centrados ahora es en mejorar la formación de sus cargos, —a través de torneos de debate de competición, cursos de oratoria o seminarios sobre la nueva ley de contratos—, y seguir entablando conversaciones con algunas formaciones independientes que, bien un día formaron parte del PP y decidieron salir, o bien sintonizan con la organización a pesar de no tener vínculos con ella. Son casos que se dan sobre todo en ayuntamientos pequeños, como en Ordes y Padrón, pero que vienen a contribuir a reducir la fragmentación del voto en la derecha.

Cs y la lección de 2015

Precisamente ese fenómeno, el de la disgregación de los apoyos que podrían recaer en el PP, es una de las lecciones que «la Nécora» aprendió del batacazo de 2015, y que se conjura para no volver a repetir, sabedor de que en la mayoría de plazas no es suficiente solo con ganar, sino que debe hacerlo por mayoría absoluta. «Exige un ejercicio de responsabilidad mucho mayor», subrayan, en una apelación directa a maximizar el provecho de cada papeleta.

Es la prevención, la barrera, frente al posible acecho del fenómeno Ciudadanos. «Aquí lo que toca es jugar al voto útil, y quien lo representa es el PP. Si algo hemos aprendido de 2015 es que votar a Ciudadanos coloca en las alcaldías a los señores de Podemos. Se vendió la idea de que una corporación fragmentada era reflejo de una sociedad plural y al final lo que lleva es al desgobierno y a la parálisis», reflexionan.

Porque si hay una opinión que cunde en el PP de Galicia es que Ciudadanos es un partido advenedizo, sin discurso, ni cuadros, ni apenas nada que ofrecer a un electorado que hace tres años les dio un severo toque de atención, en la antesala de las autonómicas, con la pérdida del poder en dos diputaciones y en tres ciudades. A la vuelta de la esquina está su oportunidad para resarcirse. Y por si todavía algunos creen que la maquinaria orgánica del PPdeG —una de las más eficaces y poderosas de España—, está oxidada, lanzan una advertencia: «Estamos preparados».

En Marea: Villares echa la red para atraer a más de sesenta mareas locales

El espacio del rupturismo, agrietado por varios frentes, mira hacia el horizonte de 2019 con dos metas, una externa y otra interna: la externa, conseguir revalidar los resultados que en 2015 le auparon a las alcaldías de Ferrol,Santiago y La Coruña;y la interna, llegar a la cita en una única papeleta que sirva de paraguas para las mareas locales, a Podemos, y al resto de organizaciones que cohabitan hoy dentro en el entorno de En Marea.

La confluencia, en el último plenario celebrado en marzo, aprobó sin el visto bueno del sector crítico una hoja de ruta para prestar «cobertura» a todas las plataformas locales que se dicen de «unidad popular». Fuentes del partido instrumental consultadas por este diario reconocen que el objetivo es recoger por el camino a todas las «iniciativas aisladas» y atraerlas al seno de En Marea. Aquellas que, «aun teniendo los mismos objetivos, con funcionamientos similares, no teníamos un punto de conexión», por ejemplo, para «conseguir un puesto en las Diputaciones provinciales».

En la base de datos que maneja el partido de Luís Villares figuran del orden de setenta mareas, aunque algunas, las más importantes, ya han mostrado su intención de volar por libre, sin el motor de En Marea. Es el caso de las ciudades «rebeldes» y sus alcaldes, distanciados de Villares, y defensores de su propia marca.

Ése será el otro debate.Con Podemos reivindicando pactos en forma de coalición, En Marea se plantea, entre las muchas recetas puestas encima de la mesa, una fórmula jurídica que le permita siguiendo el caso catalán de En Comú-Podem, añadir su nombre a la papeleta de las mareas locales.

PSdeG: Los socialistas dejan los cabezas de cartel para el inicio del curso

En el caso del PSdeG, su secretario general Gonzalo Caballero ha aclarado públicamente que esperarán a que finalice el verano, probablemente a partir de los meses de «septiembre u octubre», para designar a sus candidatos. El líder de los socialistas gallegos ya ha revelado que, si así lo desean, todos los alcaldes de la formación repetirán en el cartel electoral. Es el caso de Abel Caballero en Vigo o Lara Méndez en Lugo, que han confirmado su intención de optar a la reelección.

Más complejo parece el escenario en aquellas plazas en las que el PSdeG está en la oposición. De momento, y aunque en algunas ciudades comienzan a sonar algunos nombres, desde la cúpula del PSdeG admiten que aún es pronto para hablar de futuros candidatos. A la espera de que se escuchen los primeros nombres en Pontevedra u Orense, la situación se perfila especialmente preocupante en las ciudades de la provincia de La Coruña. La última crisis abierta en el seno del socialismo herculino tras la dimisión en bloque de nueve miembros de la ejecutiva local ha vuelto a evidenciar la fractura que vive esta agrupación, especialmente relevante en la historia del socialismo gallego. También ha quedado de manifiesto la división existente en Ferrol tras la reelección de Beatriz Sestayo como secretaria local por apenas un voto.

Finalmente, en el caso de Santiago, el nombre que ha sonado con más fuerza en las últimas semanas como posible candidato es el del exalcalde Xosé Sánchez Bugallo, un extremo que Gonzalo Caballero ha evitado confirmar asegurando que lo que toca de aquí a mayo es «recorrer todas comarcas» de Galicia para estar «a pie de calle con los ciudadanos».

BNG: La meta: el resurgir local del Bloque

Apeados hace tres años de las corporaciones de Vigo u Orense, el BNG tratará de aprovecharse de las fracturas en la izquierda para volver a recuperar terreno. En el último Consello Nacional del frente, los nacionalistas valoraron crear «espacios de intersección» con organizaciones sociales para ensanchar su espacio. Los candidatos en las ciudades, de momento están en el aire a excepción de Lores, llamado a revalidar por sexta vez la alcaldía de Pontevedra.