Pedro Puy (i) y Millán Mon (d), en la sede del PPdeG, este viernes
Pedro Puy (i) y Millán Mon (d), en la sede del PPdeG, este viernes - EFE

El PPdeG confía en que Bruselas suavice los recortes en la PAC y los fondos de cohesión

El eurodiputado gallego Francisco Millán Mon pide que la pesca no sea «marginal» en las negociaciones del Brexit

SantiagoActualizado:

Un recorte del cinco por ciento en la Política Agraria Común (PAC) y un siete por ciento menos para los fondos de cohesión territorial. Para Galicia, esta es la lectura más preocupante que se puede hacer sobre los presupuestos europeos que Jean Claude Juncker, jefe de la Comisión, propuso la semana pasada. Una propuesta, denominada formalmente Marco Financiero Plurianual, que pautará el reparto de recursos de la UE desde el 2021 hasta el 2027 y en cuyas líneas generales ha puesto la lupa el diputado del PPdeG en Bruselas, Francisco Millán Mon.

Presente en Santiago, el europarlamentario se ha mostrado cauto a respecto de la tijera de Juncker en dos de los fondos clave para la Comunidad: «Hay que ver la letra pequeña», matizó, pues el proyecto de la Comisión inicia ahora un largo recorrido por el entramado institucional de la UE, con la posibilidad de ser modificado. Está por ver en qué medida mengua la PAC, afirmó, ya que las ayudas directas podrían caer apenas un 5%, pero se habla de que las partidas del Feader (Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural) podrían desplomarse hasta un 15%.

Lo que parece evidente es que la Unión cambia, y con ella su escenario financiero. Con la salida del Reino Unido, tendrá que tapar el agujero de los 12.000 millones que los británicos estaban aportando a la caja común de Europa, y será clave conocer cómo se aumentan las contribuciones de los miembros.

Aún así, los populares no pierden la esperanza: Millán Mon habló de la posibilidad de que fueran a cambiar los requisitos de reparto en los presupuestos para cohesión, y que en lugar de centrar el foco en el PIB, pasaran a tener una mayor relevancia otras variables, como el paro juvenil o incluso los flujos migratorios.

«Europa está en una encrucijada», parafraseó el diputado gallego a Antonio Tajani, presidente del Parlamento de la UE. En mitad de un escenario complejo, con el ascenso de los populismos y problemas de gobernabilidad en Italia, una pequeña parte, Galicia, trata de introducir una cuña en asuntos cardinales como la pesca y las negociaciones para una Unión sin Londres. Como «primera región europea de pesca», la Comunidad y el PP están pendientes de temas «que bien merecen una legislatura», como el impulso a un nuevo reglamento técnico que refundirá otros 30 textos previos.

«La Pesca no puede quedar en un lugar marginal de las negociaciones del Brexit», explicó el popular, para quien los presupuesos de Juncker pecan de «timoratos» en otro problema vertebral de Galicia: el declive demográfico. «Me gustaría que hubiera habido más coraje», dijo, «pero todavía queda recorrido».