La secretaria general de Podemos Galicia, Carmen Santos
La secretaria general de Podemos Galicia, Carmen Santos - MIGUEL MUÑIZ

Podemos vuelve a defender una coalición para 2019 pese al rechazo frontal de Villares

La secretaria general, Carmen Santos, responde al magistrado tras criticar en ABC el modelo de los morados: «Si En Marea fuese una coalición yo no estaría aqui», dijo.

SantiagoActualizado:

Podemos y En Marea, hermanados en el presente, libran una batalla por saber qué lugar ocuparán en el tablero político en el futuro. La formación morada quiere que los aliados de la izquierda radical, entre los que también se encuentran Anova, Esquerda Unida o las mareas municipales, concurran a las elecciones de 2019 bajo el paraguas de una coalición. En Marea, en cambio, empuja a sus socios para no dar pasos atrás en la unidad. Su líder, Luís Villares, lo dejó meridianamente claro el pasado domingo, en una entrevista en ABC: «Si En Marea fuese una coalición, yo no tendría sitio aquí», alertó.

Este lunes, sin embargo, Carmen Santos despejó todos los temores de su compañero de escaño. Para empezar, respondió al magistrado en excedencia que en las pasadas elecciones autonómicas fue él quien «se presentó por un partido político», en este caso a través del conglomerado de En Marea: «La fórmula jurídica da igual, cualquier persona que quiera participar en política y tiene un cargo se tiene que presentar por un partido». La secretaria general de Podemos Galicia recordó que fue así como dieron el salto otros rostros conocidos del universo rupturista, como Manuela Carmena, Victoria Rosell, Xavier Doménech, o incluso ella misma, «que venía de mi casa».

Así pues, los morados no abandonan su intención de soltarse el cinturón de la confluencia, aunque de momento matizan que el debate no «toca». Suya es la idea de formar una coalición para establecer alianzas, sí, pero con más autonomía que hasta ahora. En esa dirección, Santos alertó a En Marea de que si quieren seguir caminando de la mano, la dirección tendrá abrirse a escuchar sus tesis: «Quien se quiera presentar a las elecciones con partidos, tiene que tener en cuenta a los partidos», reivindicó.

A su favor cuenta con el respaldo de las bases. La líder de Podemos puso en valor la opinión de los 6.000 simpatizantes de la formación que reclamaron cambiar de modelo en 2019. «Hablaron claro y rotundamente», subrayó. Para ellos exigió «respeto», sobre todo desde aquellas «fuerzas aliadas» que quieran «llegar a acuerdos» electorales en el futuro.

En Marea, no obstante, se reivindica como un espacio de unidad, una amplia carcasa donde todos tienen cabida, desde los partidos, hasta las personas que se inclinan por militar de forma independiente. Es el caso del propio Villares, quien en su conversación con este diario no dejó de ensalzar la capacidad del proyecto para vertebrar. «Una coalición nos plantearía un problema: todos los independientes que querían a En Marea porque tenía lo mejor de cada casa, ¿dónde quedaríamos? Los puntos en común hacen que sea casa de todos», cuestionó.

El caso Quinteiro

Y por encima de todos los debates sobre la fórmula de la unidad todavía sobrevuela el caso Quinteiro. La diputada de En Marea, involucrada en un altercado policial en Santiago, sigue en su cargo pese a la consulta convocada por la confluencia para decidir su continuidad en el grupo parlamentario. Pero Podemos, su partido matriz, no le retira el apoyo.

Nada más lejos. Santos dejó claro que a su organización le «aburre infinitamente» la polémica y evitó dar otra réplica a Villares, confiado en que nadie «desoirá» el veredicto de las bases de En Marea. Al contrario, prefirió remitirse a las declaraciones pronunciadas hace días por Antón Sánchez, líder de Anova y otrora protagonista de algunas disputas con la podemita, a respecto de una consulta que no tendrá ningún tipo de poder vinculante. «Se deben aclarar», espetó a la dirección de En Marea, «desde luego en Podemos no utilizamos consultas telemáticas y esto lo tenemos más que cerrado desde hace algún tiempo», zanjó.