GALICIA Los dos días previos a la desaparición de Diana Quer, claves para la investigación

La madre ha recorrido varias veces el camino en el que se perdió el rastro de su hija mayor en busca de pistas

Voluntarios y agentes de la Guardia Civil en un monte cercano a A Pobra - EFE
PATRICIA ABET - @abcengalicia A Pobra Do Caramiñal (La Coruña) - Actualizado: Guardado en: Galicia

A punto de cumplirse trece días sin noticias de Diana Quer, la joven madrileña desaparecida en A Pobra, el equipo de investigadores concentra sus esfuerzos en las 48 horas previas al suceso. Según fuentes cercanas al caso informaron a ABC, esas dos jornadas podría ser claves para dar con el paradero de Diana, por lo que los agentes se afanan en atar todos los cabos posibles y conocer qué hizo y con quién. En este punto tiene vital importancia el testimonio de la madre de la joven, que será citada a declarar en los próximos días por la UCO con el objetivo de aclarar algunas cuestiones relativas a qué pasó con Diana aquellas jornadas. La premisa es verificar todos los movimientos que la joven de Pozuelo realizó desde el 20 de agosto hasta el momento de su desaparición, tanto a nivel físico como telefónico.

Al tiempo que las pesquisas se amplían con la confirmación de algunos datos aportados por testigos tanto de A Pobra como del círculo de Madrid, las labores de búsqueda empiezan a debilitarse. Vecinos del municipio de veraneo de la joven y voluntarios llegados de otros puntos de Galicia recorrieron ayer más de 30 kilómetros de monte en busca de alguna pista que pueda ayudar a localizar a Diana. Se rastrearon pistas forestales, caminos y pozas, pero sin resultados. De cara a este fin de semana estas batidas quedan canceladas y, por el momento, no existe confirmación de que el próximo lunes se retomen.

Mutismo de los padres

Ante la falta de avances en la investigación y más distanciados que nunca tras la decisión de la magistrada del juzgado Número 2 de Ribeira de retirar a la madre la custodia de la hija menor, los padres de Diana optaron ayer por no ofrecer declaraciones. La madre —muy «afectada y hundida» tal y como ella misma explicó en una carta el jueves— lleva días encerrada en la casa de veraneo de la familia en compañía de su hermano. Su abogado confirmó a ABC que desde que le fue comunicada la retirada cautelar de la patria potestad de Valeria Quer no ha vuelto a tener contacto con ella «porque se lo han impedido, pese a que ella lo ha intentado». El padre, por su parte, se mantiene alojado en un hotel de la localidad, también compañía de su hermano. Juan Carlos Quer evitó confirmar si Valeria sigue en Galicia o si ha regresado a Madrid aunque, según ha podido saber este medio, Valeria seguiría en el entorno de A Pobra acompañada y arropada por unos primos.

Pese a que hace un par de días que la madre de Diana no se deja ver por la urbanización en la que reside, amistades de la familia sí han asegurado que desde que su hija desapareció ella ha recorrido varias veces el camino que Diana Quer debió seguir aquella madrugada para regresar a casa en busca de alguna prueba. Se trata de un kilómetro que separa el centro del pueblo de esta aldea, más apartada y en la que la iluminación es muy escasa en algunos tramos. En este sentido, sin embargo, hay un testigo que insiste en que vio a Diana al filo de las 7 de la mañana en las proximidades de una gasolinera muy alejada de la vivienda, un extremo que los investigadores tratan de confirmar para abrir otros escenarios de búsqueda.

El caso por la desaparición de la joven madrileña de 18 años cobró nuevos tintes el pasado jueves cuando el padre de Diana confirmó ante los medios que la custodia de Valeria le corresponde ahora a él por decisión de la juez. Esta medida que —apuntó el progenitor, «llega muy muy tarde»— puso el foco de atención en los episodios que obligaron a ingresar a la menor de las hermanas en varias ocasiones y que habrían puesto en riesgo su integridad física y psicológica. Así lo recoge el informe médico en el que la juez se basó, apoyada en la declaración del padre, para retirar la custodia de forma temporal a la madre.

Trece días a oscuras

A falta de un hilo seguro del que tirar para descubrir qué le ocurrió a Diana Quer esa madrugada y dónde está ahora, los investigadores apuestan por dos líneas de trabajo. La de que alguien la hiciese desaparecer de manera imprevista y la de que una «aventura nocturna» planeada por la joven se complicase en el último momento. Los agentes tampoco cierran la puerta a una marcha voluntaria, aunque el hecho de que Diana saliese de casa sin su DNI y sin apenas dinero en efectivo ni tarjetas debilita esta versión. Sobre la mesa están también los círculos de amigos que la muchacha frecuentaba y cuya relación con la enigmática desaparición no está descartada después de trece largos días a oscuras.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios