Facultad de Económicas de Santiago de Compostela
Facultad de Económicas de Santiago de Compostela - MIGUEL MUÑIZ

La cuna de la política gallega

Ministros, presidentes de la Xunta, líderes de diferentes partidos o secretarios de Estado conforman la lista de exalumnos de la Facultad de Económicas en Santiago

SantiagoActualizado:

«Si alguien quiere ser responsable político, que se matricule en la Facultad de Economía de la Universidade de Santiago, tendrá un 50% más de posibilidades de lograrlo». La frase, del expresidente de la Xunta Fernando González Laxe, fue pronunciada hace escasos días durante el acto de conmemoración de los 50 años de un centro que se ha convertido en una importante cantera de dirigentes en Galicia. Ministros del Gobierno, dos mandatarios autonómicos, siete conselleiros de la Xunta, varios líderes de diversos partidos políticos, portavoces parlamentarios, secretarios de Estado y hasta un embajador en Washington han frecuentado sus aulas a lo largo de medio siglo de historia.

El relato comienza en el curso 67-68. En Francia los estudiantes desencantados por un horizonte sin futuro laboral están a punto de protagonizar el famoso mayo del 68, una cadena de protestas que desembocaron en la mayor huelga general del país, en Estados Unidos los jóvenes alzan sus voces contra la guerra de Vietnan, en África la miseria sigue acechando pese a la reciente descolonización del continente, en Latinoámerica avanzan los movimientos revolucionarios alentados por el éxito de Fidel Castro en Cuba y en España la sociedad civil empieza a reclamar mayor libertad tras casi 30 años de dictadura franquista.

Con ese telón de fondo un joven Emilio Pérez Touriño llega a Santiago. El que años más tarde se convertiría en presidente de la Xunta sopesaba estudiar Políticas o Periodismo en Madrid, pero cambia sus planes ante la apertura de la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales.«Me pareció que era lo que más se aproximaba a alguien interesado por los movimientos sociales, por el cambio y el compromiso social», recuerda. En el preuniversitario Touriño ya formaba parte de una Junventud Estudiantil Católica vinculada a la izquierda que, afirma el socialista, gestaba un «caldo de cultivo de estudiantes que se iban a movilizar».

El expresidente autonómico empieza las clases en el edificio que hoy alberga a Geografía e Historia y por aquel entonces era la sede de Derecho. En los primeros años, Económicas no tendría ni sede, ni profesores propios. Pero sí contaba con el empeño de su primer decano, el catedrático, Carlos Otero Díaz, que en el primer gobierno autonómico de Galicia, presidido por Gerardo Fernández Albor, ocuparía la cartera de Economía. «Era un hombre de centro que creía en la democracia, todos le guardábamos mucho respeto», recuerda Abel Caballero, hoy alcalde de Vigo y exministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones entre 1985 y 1988.

Como Touriño, Caballero forma parte de la primera promoción de Económicas, pero el primer año estudia a distancia. «Era mi segunda carrera, yo ya era marino mercante y estaba navegando», explica. Por entonces aún no se planteaba dedicarse a la política pero en el mundo comienza «una revolución universal» que le impulsa a implicarse en los movimientos estudiantiles una vez que llega a Santiago de Compostela.

Discusiones durísimas

Dos años después se matricula en el centro Fernando González Laxe, quien ostentaría la presidencia de la Xunta con el tripartito entre 1987 y 1990. Él formó parte de la promoción del 69 que define como «itinerante». Tras abandonar las aulas de Derecho, los futuros economistas gallegos se trasladan hacia el Burgo das Nacións, construido originalmente como albergue de peregrinos. Allí la lluvia martillea con tanta fuerza las endebles cubiertas del edificio que a menudo se tienen que suspender las clases. No había manera de oír nada, recuerda el profesor José Carlos de Miguel, que impartió docencia en Económicas entre 1967 y 2015. Después se alojarían en Farmacia y en el Pazo de Fonseca, donde permanecerían hasta que en 1976 se inaugura la actual sede del Campus Norte. En la facultad se explican las teorías económicas de Keynes, defensor de la intervención del Estado para corregir las sucesivas crisis que impactan al sistema capitalista, y también está muy presente el análisis marxista. «Predominaba mucho la visión de la economía como ciencia social, como una ciencia comprometida con la transformación social y junto al contexto histórico de lucha por las libertades se formó un caldo de cultivo para dar lugar a una escuela de dirigentes», considera Pérez Touriño. En el centro impartían clase además profesores como González Casanova o Xosé Manuel Beiras, fundador del Partido Socialista Galego (PSG) en el año 1963.

A esta formación se uniría González Laxe mientras Touriño prefirió militar en el Partido Comunista. «En la época había varios partidos políticos clandestinos que nos oponíamos al franquismo y organizábamos asambleas en lo que hoy es el Paraninfo de Fonseca para organizar nuestras acciones. Nos peleábamos mucho, el debate era durísimo», recuerda González Laxe, quien explica que a menudo tenían que saltar por las ventanas, hoy tapiadas, para escapar ante la llegada de los grises. Laxe coincide con Touriño en que el abordaje de la economía como una ciencia social y el momento histórico convirtieron a la facultad en una importante cantera para la política gallega

El fenómeno, explica el actual portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, no es original de Galicia. «Esto es una característica que no afecta solo a nuestra facultad de Económicas sino a todos los países europeos», subraya. Puy cita los estudios del profesor suizo Bruno Frey, que tras analizar la procedencia de numerosos dirigentes mundiales concluye que en el Viejo Continente hay una gran presencia de académicos de ciencias sociales, especialmente economistas. En Estados Unidos, sin embargo, esta conexión es muy infrecuente. Aunque estudió Derecho y nunca dio clases en Económicas, Puy tiene también una vinculación directa con la facultad. Como profesor de Economía Política y Hacienda Pública, coincidió como compañero de departamento con el que fue diputado socialista Ceferino Díaz, con el nacionalista Xosé Manuel Beiras, con el exportavoz nacional del BNG, Xavier Vence, o con su homólogo socialista en el Pazo do Hórreo, Xoaquín Fernández Leiceaga, entre otros.

Futuro

¿Serán los estudiantes de hoy los líderes de la Galicia del futuro? El socialista Emilio Pérez Touriño considera que «las cosas han cambiado mucho» y los estudios de las facultades ya no inciden tanto como antes en esa visión social de la economía, comprometida con la resolución de los problemas de la gente y, particularmente, de Galicia. González Laxe comparte el diagnóstico y asevera que hoy en día «es más difícil que la facultad de Económicas sea la cuna de los políticos del futuro». Aunque se sigue estudiando a Keynes, otras concepciones más monetaristas y las teorías neoliberales de la Escuela de Chicago, partidaria del libre mercado y encabezada por Milton Friedman han entrado con fuerza en las aulas.