Fallas 2017 La Fallera Mayor admite que firmó las normas de vestimenta porque eran «de sentido común»

Raquel Alario asegura que no vio «nada extraño» en el protocolo y ninguna de sus otras compañeras de la corte «se sintieron ofendidas»

Imagen de las falleras mayores de Valencia junto al delegado del Gobierno - MIKEL PONCE

La polémica desatada esta semana con la firma del protocolo de vestimenta de las falleras ha cogido por sorpresa a la respresentante valenciana de este 2017, Raquel Alario, que asegura que «en ningún momento» tuvo dudas de firmar ya que no le pareció que hubiera «nada extraño».

La Fallera Mayor 2017 ha declarado esta mañana en un acto celebrado en la delegación de Gobierno de la Comunidad Valenciana, en el que tanto ella como Clara Parejo, Fallera Mayor Infantil 2017 han mantenido una reunión con Juan Carlos Moragues, delegado de Gobierno de la Comunidad y José Martínez Tormo, secretario general de a Junta Central Fallera.

Alario ha explicado que en una reunión se les detallaron tanto a ella como a las otras doce falleras de la Corte de Honor las normas de vestuario que deben cumplir durante el año vigente a su elección, y ninguna de ellas se sintió «ofendida» al respecto. «Precisamente porque vi la norma de sentido común me parece que toda esta polémica no tiene sentido», ha declarado.

Por su parte, Moragues admite que las normas sobre indumentaria «han sido una metedura de pata» y que se tendrán que «asumir responsabilidades por parte del presidente de la Junta Central Fallera», pero no ha querido dar su opinión sobre las posibles decisiones que se tomen desde dentro de la entidad: «El que tiene que organizar el mundo fallero son las Fallas, las falleras han representado el mundo fallero con decoro y estética, no hay que decirles a ellas cómo tienen que ir y los responsables políticos en ningún caso tenemos que interferir, intervenir o condicionar».

El delegado de Gobierno ha querido recordar que fue el presente equipo de Gobierno el que presentó las Fallas de Valencia a la candidatura de la Unesco para aspirar a ser declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, decisión que se resolverá a principios de diciembre en la cumbre que tendrá lugar en Etiopía.

«No sé hasta qué punto una dimisión sería positivo»

El secretario general de la Junta Central Fallera asume que en la asamblea ordinaria de presidentes, que se celebrará esta noche, se reflexionará sobre este tema porque, admite, «pueden haberse cometido errores» y se debe comunicar y debatir con el ámbito fallero. «No sé hasta qué punto en el momento en el que estamos ahora cualquier tipo de dimisión sería positivo para el devenir de las fallas, teniendo en cuenta que en semana y media tenemos la declaración de la Unesco y que dentro de dos meses estamos en Fallas».

Martínez Tormo reconoce que siempre había habido una comunicación oral -el documento era interno- de las pautas de comportamiento a las candidatas, «pero nunca se ha probado por ningún organismo de la JCF ni de junta de presidentes». «Para asegurar o garantizarnos que ellas las habían entendido les solicitamos que lo firmaran, en ningún caso ha habido coacción».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios