Valencia

El veto a los escotes y las minifaldas a las falleras se gestó en 2007 pero no se impuso hasta este año

La Junta Central asegura que existen los documentos que niegan sus exdirigentes

Imagen de Raquel Alario, fallera mayor de Valencia 2017, junto a sus padres
Imagen de Raquel Alario, fallera mayor de Valencia 2017, junto a sus padres - ROBER SOLSONA

Nueva vuelta de tuerca a la controversia por las normas de protocolo para las falleras. La Junta Central Fallera lamenta que exdirigentes de esta entidad "cuestionen" la existencia de manuales para regular la actuación de las falleras mayores y su corte de honor, ya que señala que tiene en su poder "pruebas" de que dichos documentos existen y "fueron usados para el fin para el cual fueron concebidos".

La entidad ha emitido un comunicado tras reunirse con carácter de urgencia a raíz del escrito firmado por exdirigentes de la JCF en el que niegan que haya existido nunca "documento alguno aprobado" por esta institución "ni normas impuestas en ningún sentido de obligación" sobre la vestimenta particular de las falleras mayores y sus cortes.

Además, la JCF ha hecho públicos un documento de "normas y consejos" del ejercicio 2007 y 2008 y otro del 2009-2010 que hace referencia "normas de obligado cumplimiento" y en el que se incluyen fotos como ejemplos de traje o vestido de cóctel y traje de noche o gala que las falleras deben llevar.

Estos documentos señalan que en lo actos donde tengan que desfilar y/o subir a un escenario "no será conveniente utilizar prendas excesivamente cortas o llamativas", y en aquellos en los que vayan de particular "se deberán evitar las transparencias y los escotes excesivos".

En un anexo al manual del protocolo se incluyen fotos con ejemplos de como debe ser el traje o vestido de cóctel, un "vestido sin transparencias, de colores sobrios y sin escote, la falda debe ir por debajo de la rodilla".

También del traje de noche o de gala, cuyo vestido debe ser "largo, cubriendo en su totalidad las piernas; se recomienda vestir medias, aunque no se vean las piernas".

En el comunicado, la JCF asegura que "lamenta profundamente" la polémica que ha provocado este asunto "ajeno al interés de la inmensa mayoría del colectivo fallero de promocionar y desarrollar la fiesta en todos sus ámbitos".

Afirma que obran en poder de la JCF diferentes manuales de "normas de obligado cumplimiento" que se utilizaron durante la última década (desde 2007 hasta la actualidad) para regular la actuación de las falleras mayores de Valencia y sus cortes de honor.

Además, afirma que tienen "las pruebas que demuestran que dichos documentos fueron utilizados para el fin para el cual fueron concebidos".

"Lamentamos que anteriores dirigentes de este organismo fallero cuestionen su existencia cuando en el servidor de la JCF existe documentación que así lo acredita", afirma el comunicado.

Por último, pide el "máximo respeto de todo el colectivo" hacia la fiesta de las Fallas "en estos momentos cruciales en los que debemos estar más unidos que nunca".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios