España

Dos bandos pelean en Ferraz por el control del PSOE

Ferraz considera «nula» la convocatoria de la Comisión de Garantías por parte del sector crítico con Sánchez

La presidenta del Comité Federal, fiel a Díaz, se arroga la autoridad del PSOE y se dispone a «pilotar el partido»

La secretaría general defiende que ante el «choque de trenes» decida la militancia sobre el próximo líder

Pedro Sánchez, a su llegada a la sede de Ferraz - EFE

Consumada la dimisión de 17 miembros de la Ejecutiva Federal y con Pedro Sánchez atrincherado en la secretaria general, el PSOE es en estos momentos un partido con dos poderes que reclaman para sí la legitimidad.

De un lado, el secretario general y 16 de los 18 miembros de la Ejecutiva que no han dimitido (no han acudido este jueves a Ferraz ni la secretaria general de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, ni la valenciana Carmen Montón) y, de otro, la presidenta del Comité Federal, Verónica Pérez.

Pérez ha conseguido entrar en la sede de Ferraz y se ha reunido con el gerente, Gregorio Martínez, para entregarle un escrito en el que pide una reunión urgente de la Comisión de Garantías, del cual es también es miembro, para que oficialice el cese de toda la Ejecutiva, incluido Sánchez, para que ella se haga cargo del partido.

El problema es que la presidenta de esa comisión, la vasca Isabel Celáa, se niega a convocarla. Esta mañana emitió un comunicado en el que señala que «Verónica Pérez ha hecho este llamamiento de manera unilateral sin contar con el resto de componentes de la Mesa de este órgano federal, además excediendo las competencias atribuidas a su función».

Según los estatutos del partido, la Comisión de Garantías solo puede ser convocada por el secretario, a instancias de la presidenta, pero ninguno de los dos lo ha hecho. Celáa ha transmitido a la presidenta de la Mesa del Comité Federal del PSOE, Verónica Pérez, que solo ella tiene competencia exclusiva para convocar a este órgano, así que no está convocada ninguna reunión para este jueves.

Verónica Pérez comparece ante los medios en Ferraz- EFE

Pérez, por su parte, acusa a Celáa de «secuestrar» la comisión para que el PSOE no vuelva a la normalidad. En su comparecencia ante los medios a la entrada de Ferraz, Pérez ha pedido convocar «por dignidad» la citada comisión, que espera que «nadie la esté secuestrando» porque eso sería «lo último» que le faltaba por ver. Pérez habló con cuatro de los cinco integrantes de esa comisión porque el quinto, la presidenta de la misma, afín a Sánchez, no se puso al teléfono.

La presidenta del Comité Federal se ha arrogado la autoridad del partido: «En este momento la única autoridad que existe en el PSOE es la presidenta del Comité Federal que, les guste o no a algunos, soy yo, porque me eligieron mis compañeros y compañeras del Comité Federal». Según fuentes consultadas por ABC, Pérez se dispone a «pilotar el partido desde ahora mismo».

María González, secretaria de Ciencia del PSOE
María González, secretaria de Ciencia del PSOE- EFE

En estas circunstancias, la sede federal sigue blindada para los cientos de periodistas agolpados en la sede federal del partido. Pérez ha abandonado la sede socialista de Ferraz tras dos horas de espera en su vestíbulo sin que nadie la haya recibido.

Antonio Pradas, exsecretario de Política Federal, encargado de entregar ayer las firmas de los 17 dimisionarios, ha asegurado que en el interior de la sede, la Ejecutiva encabezada por Sánchez que ya no reconocen los críticos, tenía «escoltada» a Pérez, que se negaba a abandonar la sede en tanto que único poder socialista vigente en este momento.

División en el PSOE

La Comisión Federal de Ética y Garantías del PSOE es la encargada de que las actuaciones de los órganos de dirección del partido se ajusten a los estatutos y ejerce su labor con autonomía, aunque se está viendo afectada por la fuerte división que vive el partido.

Los críticos que pretenden derrocar a Pedro Sánchez como secretario general han pedido que se reúna la comisión para que emita un informe sobre la situación creada por la dimisión de 17 miembros de la dirección, aclare si esta queda formalmente disuelta y acuerde crear una gestora que tome las riendas del partido.

No obstante, la Ejecutiva que permanece del lado de Sánchez alega que la disputa por el control del partido debe abordarse en el Comité Federal y, posteriormente, en un congreso extraordinario.

Dos ausencias

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha llegado sobre las 9.50 horas de este jueves a la sede de su partido en la calle Ferraz de Madrid, donde a las 10.30 ha convocado a los miembros de la Ejecutiva Federal que se mantiene fieles a él y no han presentado su dimisión.

Sánchez ha entrado en el edificio en coche, por el garaje de la sede. También han llegado ya el secretario de Organización, César Luena; el portavoz en el Congreso, Antonio Hernando y el portavoz en el Senado, Óscar López. Éste último, ante la nube periodistas congregada a las puertas de Ferraz, se ha limitado a decir «vamos a pensar, vamos a pensar».

Por el contrario, la secretaria de Igualdad del PSOE y consellera de Sanidad del Gobierno valenciano, Carmen Montón, no acude a la reunión de la Ejecutiva del partido. Rosa Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, también ha comunicado su ausencia por motivos de agenda inaplazables.

División en el PSOE

La Ejecutiva del PSOE defiende que ante el «choque de trenes» que vive el partido decida la militancia quién quiere que sea su secretario general, mediante primarias, y también las estrategias políticas que debe seguir el partido, en un congreso.

Así lo ha apuntado la presidenta de Baleares, Francina Armengol, en declaraciones en la puerta de la sede socialista tras acudir a la reunión de la Ejecutiva. Armengol también ha subrayado que la «apuesta firme» del PSOE debe seguir siendo la del «no clarísimo» a un Gobierno del PP.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha respaldado con rotundidad Sánchez, al que ha considerado el mejor líder que puede tener el partido, y ha mostrado su «mucha tristeza» por las «absolutamente innecesaria» dimisiones en la Ejecutiva de la formación.

«Si apoyo a Sánchez es porque sobre todo coincidido con su planteamiento. En España convendría sustituir al PP y a Rajoy como presidente, ensayando una mayoría alternativa. Es lo que corresponde, a lo que Sánchez se ha comprometido y por eso cuenta con mi apoyo», ha dicho Iceta.

Por su parte, el presidente de la Junta de Extremadura y secretario general del PSOE en la región, Guillermo Fernández Vara, crítico con Sánchez, ha considerado que en la situación actual, el PSOE «necesita una gestora, que sea representativa y que no esté contaminada», que se ocupe de llevar al partido a un congreso extraordinario «del que el PSOE salga fortalecido».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios