Verónica Pérez El Comité Federal, en manos del álter ego de Susana Díaz

Verónica Pérez es también la secretaria general del poderoso PSOE de Sevilla

Vídeo: El Comité Federal, en manos del álter ego de Susana Díaz
STELLA BENOT / ABC Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Dentro del cúmulo de paradojas que se están produciendo desde que en el PSOE se haya desatado la división más profunda de su historia, es especialmente relevante la de que la presidenta del Comité Federal (es decir, la previsible nueva líder provisional del partido) sea, precisamente, la mano derecha de su enemiga irreconciliable, Susana Díaz.

De hecho, nombrar a Verónica Pérez es lo mismo que citar a su mentora, la presidenta de la Junta de Andalucía, a la que lleva unida desde que se inició en política cuando tenía solo 14 años. Sus vidas han discurrido paralelas desde que empezaron a militar en las Juventudes Socialistas. Inició estudios de Económicas que dejó a medio terminar. Y como su jefa de filas su bagaje se reduce a la vida dentro del PSOE andaluz.

Verónica Pérez (San Juan de Aznalfarache, Sevilla, 38 años) es la actual secretaria general del todopoderoso PSOE de Sevilla. Lo gobierna desde diciembre de 2013 siguiendo el mismo estilo que implantó Susana Díaz cuando era ella la máxima dirigiente del partido en esta provincia. La actual presidenta de la Junta dejó en sus manos la dirección para liderar el PSOE andaluz y asegurarse así el control de una de las agrupaciones más importantes del PSOE andaluz.

Sin contestación

De la mano de Susana Díaz, ha ido ganando poder progresivamente. Ha pasado de la Ejecutiva regional a la Secretaría General del PSOE de Sevilla donde ejerce uno de los mandatos más tranquilos que se recuerdan. No hay voces críticas, tal vez por las medidas que puso en marcha su antecesora, y los conflictos en las agrupaciones locales han desaparecido. Nada que ver con la etapa de José Antonio Viera, el exdiputado hoy procesado por el caso de los ERE, quien acabó dimitiendo en 2012 porque desde la dirección regional le habían impuesto una lista en las elecciones autonómicas que encabezaba José Antonio Griñán.

En esta legislatura andaluza, que empezó en junio de 2015, Pérez ha sido nombrada Secretaria Primera del Parlamento de Andalucía, un puesto de reconocimiento que pone de manifiesto la estima que le tiene la presidenta de la Junta.

Cuando Susana Díaz negoció con Pedro Sánchez su nombre para la presidencia del Comité Federal sabía muy bien lo que hacía, aunque hasta la fecha este cargo era más bien honorífico. Ahora, en tiempos de crisis, se ha convertido en una pieza clave del complicado tablero en el que se mueve el PSOE.

Poco conocida

En cualquier caso, Susana Díaz no había dejado nada al azar desde el principio del mandato de Sánchez porque tampoco es casualidad que la presidencia del partido recayese en otra de sus mujeres de confianza, Micaela Navarro, quien habría tenido que asumir la responsabilidad si el secretario federal hubiese dimitido «motu proprio» y las circunstancias hubiesen sido otras.

El nombre de Verónica Pérez empezó a ser conocido fuera de Andalucía la noche electoral del pasado domingo, cuando se descolgó con un crítico mensaje, antes de que hablara ningún dirigente de su partido, que circuló como la pólvora en las redes sociales. «Harta de “resultados históricos” del partido al que quiero tanto, harta de volver a pulverizar nuestros peores resultados...Y ahora qué?», escribió. El futuro del partido, pasa ahora por sus manos, que son también las de Susana Díaz.

Comité de garantías

Si el Comité de Garantías del PSOE ratifica hoy la tesis del sector crítico socialista, da por buenas las dimisiones de los 17 miembros de la Ejecutiva y confirma que ésta queda disuelta –supondría el fin de Pedro Sánchez como secretario general–, Verónica Sánchez quedará de forma provisional al frente del partido. Ella, como presidenta del Comité Federal, será la encargada de llevar las riendas hasta que el máximo órgano entre congresos se reúna y elija una gestora, que será la que en su momento convoque un congreso extraordinario para elegir al nuevo líder, así como a su ejecutiva.

Verónica Sánchez, por tanto, solo estará al frente del PSOE unos días, pero desde esa posición, y sin duda en permanente comunicación con su jefa de filas, organizará ese comité, lo que podría darle cierto margen de maniobra en estos momentos tan delicados.

Una circunstancia que para Susana Díaz es importante ya que, no hay que olvidarlo, aunque no sea en este momento la presidenta andaluza aspira a ser la nueva secretaria general del PSOE.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios