ELECCIONES EN GALICIA 2016 Feijóo pide el voto «por todo lo que queda por hacer» en otro multitudinario mitin en La coruña

El líder del PP gallego se fija como objetivo principal los 193.000 parados y la mejora de los servicios públicos

El candidato popular habla para más de 5.000 personas en la explanada del Palexco coruñés
El candidato popular habla para más de 5.000 personas en la explanada del Palexco coruñés - D. CABEZÓN/PPDEG
DARÍO DOMÍNGUEZ La Coruña - Actualizado: Guardado en:

El Partido Popular de Galicia llega entero al esfuerzo final de la campaña. La maquinaria conservadora funciona a pleno rendimiento en el último tramo y está exhibiendo su fuerza en los mítines centrales de las grandes ciudades. Si el miércoles habían sido más de 3.000 simpatizantes los que habían llenado el recinto de Expourense, la explanada del Palexco coruñés acogió este jueves a más de 5.000 personas, aprovechando el espectacular entorno de la Marina herculina, una de las joyas de «la gran dama del Norte de España», como calificó a la urbe la número dos de la lista provincial, Beatriz Mato.

Como una estrella del rock, Alberto Núñez Feijóo atravesó la penultima muchedumbre de estas semanas hasta el atril, y nada más ponerse al micrófono recordó que «lo que se elige el domingo es un Gobierno hasta 2020, y el resultado no puede cambiarse el lunes si no nos gusta».

El candidato a la reelección insistió en uno de sus mensajes principales de los últimos tiempos. «Mi discurso es mi trabajo», resume para subrayar que «me conocéis, para lo bueno y para lo malo. Sabéis que en estos años no he escatimado un solo esfuerzo y que hemos solucionado muchos de los problemas que se nos plantearon estos años». Así, puso sobre la mesa el cambio de tendencia de la Comunidad durante sus dos mandatos, al recalcar que «ningún presidente lo tuvo tan difícil, con menos dinero cada año», para sacar pecho sobre los datos de los últimos años, sobre todo en cuanto a creación de puestos de trabajo y recuperación de una economía «que ahora crece más que la alemana o la italiana». Con todo, el candidato popular quiso pedir el voto «no ya por todo lo hecho, sino por todo lo que queda por hacer», fijándose como preocupación principal los «193.000 gallegos que siguen en el paro», y empleó una metáfora marítima «hoy tenemos un horizonte de aguas tranquilas que nos permitirá llevar el barco a más máquina».

«Un Gobierno que gobierne»

Más mérito si cabe tenía la gran movilización teniendo en cuenta que el Deportivo jugaba a la misma hora. Cuando Feijóo subió al escenario, los blanquiazules ganaban en Riazor. Antes de acabar su intervención, el Leganés había remontado, para fastidio de los presentes que seguían el choque vía redes sociales. Ante tal panorama, y después de preguntar el resultado, el aspirante recuperó su parábola sobre las elecciones y el fatídico penalti de Djukic. «Aquí sabéis lo que es tener una Liga ganada y perderla en el último segundo», bromeó, y recordó que «lo importante es que el domingo el penalti lo vamos a tirar entre todos, y no un jugador yugoslavo».

Feijóo también ironizó sobre la querencia de populistas y nacionalistas por las asambleas «en las que se toman todas las decisiones sin intermediarios». «Aquí estamos muchos y podemos hacerles caso. Los gallegos podemos mandar un mensaje claro y elegir directamente un Gobierno que gobierne y no se dedique a subastar cargos y meternos en líos», subrayó, para traer a colación al Ejecutivo local, al que ve más preocupado de «cambiar nombres de calles» y de «convocar referéndum de autodeterminación», que de cuestiones básicas como «tener las calles y jardines cuidados».

El presidente volvió a pedir un apoyo contundente a los votantes moderados porque «la mayoría de los gallegos tienen unos intereses más parecidos a nuestro proyecto que al que puede ofrecerles un pacto de socialistas, nacionalistas y populistas». En el mismo sentido se pronunció Diego Calvo, que animó a acudir a las urnas a quienes estén contemplando la abstención, apuntando que «si no decidimos, decidirán por nosotros», y también bromeó con el vaticinio que le hizo un militante en el mitin de hace unos días en Ribeira: «el 25 de septiembre la luna es menguante, así que son mareas mortas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios