Economía

De la ciudad a la playa: Airbnb cambia de rumbo

La compañía apostará por la vivienda vacacional, un mercado que según sus cálculos alcanzará los 3 mil millones en España en 2018

Airbnb apuesta por la vivienda vacacional
Airbnb apuesta por la vivienda vacacional - ARCHIVO

En medio de la «guerra» entre cadenas hoteleras y plataformas digitales, Airbnb ha decidido dar mayor importancia a la vivienda vacacional. La compañía estadounidense asegura que este tipo de viviendas representan un mercado cada vez más demandado, que hasta ahora ha estado demasiado condicionado por el canal «offline» y que tiene una gigantesca proyección. En concreto, de 3 mil millones en España para el año 2018.

Así lo ha asegurado Carlos Lascorz, responsable de desarrollo de negocio de Airbnb en España, en un encuentro con medios de comunicación. Sin apenas impulsar el alquiler vacacional en España, el mercado se ha duplicado durante dos años consecutivos. En la web de Airbnb cuenta con 2,2 millones de viajeros y una oferta de 87.000 alojamientos en nuestro país, donde movió un volumen de 3.000 millones en 2014 y se espera que llegue a los 4.000 en 2018. Su peso frente al conjunto de la oferta turística ha pasado del 9% en 2010, al 16% en 2014. La compañía espera que este porcentaje alcance el 19% en 2018. Para lograrlo, el gran «stock» de viviendas vacacionales es una «ventaja competitiva» exclusiva de España.

«Existe una oportunidad para que este mercado encuentre un cruce entre oferta y demanda», ha sostenido Lascorz. Según la plataforma, este tipo de turismo estaba demasiado anclado en la venta «offline», un factor que ha lastrado su desarrollo. Airbnb asegura que el 73% de los viajeros busca en internet viviendas de vacaciones pero solo el 24% consigue finalmente realizar una reserva. «Y esto es debido a que la experiencia de la reserva como del mismo viaje no son satisfactorias».

«Hemos encontrado viviendas vacacionales cercanas a faros, en medio del bosque o incluso en un árbol»Carlos Lascorz, responsable de desarrollo de negocio de Airbnb en España

Para revertir esta situación, la empresa dedicada a la economía colaborativa impulsará las reservas en las viviendas vacacionales. Aunque Airbnb no ha querido desvelar cuántos recursos destinará a este cambio de tendencia, sí ha afirmado que impulsará determinadas iniciativas para que este tipo de ofertas sean más visibles en la plataforma. Para ello contarán con el apoyo de profesionales y usuarios, que según Airbnb se reparten el mercado de viviendas vacacionales en su web al 50%.

Se trata de un tipo de alojamiento con rasgos propios. Lascroz señala que existe una gran estacionalidad, ya que el 40% de la demanda se concentra entre julio y agosto. Ello no impide que también exista una gran «previsión», ya que los usuarios prefieren reservar durante los primeros meses del año. Además, el número de inquilinos y los días de estancia son mayores: son viajes que se producen en el 70% de los casos con tres o más personas y que cuentan con una duración media de 5,8 noches. El trato personal y la confianza, al igual que en el resto de oferta, también son determinantes en estas transacciones.

No tienen que hacer referencia únicamente a destinos de sol y playa. «Hemos encontrado ofertas de viviendas cercanas a faros, en medio del bosque o incluso en un árbol. El 'sol y playa' pesa, pero también otros atractivos», ha asegurado en el encuentro el ejecutivo de Airbnb. Pese a que estos alojamientos solo son ocupadas por sus inquilinos alrededor de tres semanas al año, desde la compañía digital aseguran que un 70% de estas viviendas no se alquilan.

Competencia y regulación

Airbnb pretende crecer en usuarios con esta medida, que llevará a cabo tanto en España como en el mercado internacional. Sin embargo, las voces que acusan a la plataforma de competencia desleal todavía se escuchan en el sector hotelero nacional. Carlos Lascorz ha asegurado a los medios de comunicación que «el mercado es suficientemente grande para todos, ya que cada cliente tiene un perfil distinto y actualmente cuenta con un catálogo de alojamientos que no era posible hace unos años». Andreu Castellano, director de comunicación de Airbnb, ha añadido que incluso dentro de la plataforma hay «varios tipos de turismo».

Respecto al encaje de la compañía en la regulación hotelera de nuestro país, otra de las tareas pendientes a las que tiene que hacer frente Airbnb, Castellano ha destacado que «existe la voluntad de evaluar la situación con los reguladores». También ha recordado que la compañía cuenta con «más de doscientos convenios con ciudades entre las que se encuentran algunas como París o Amsterdam». «Estos procesos son largos, pero la forma de viajar está evolucionando. Hay que cambiar el chip», ha sostenido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios