Gran Premio de Austria Márquez espera no sufrir y defender su liderato

Ha vuelto con fuerza del parón veraniego y tomó más renta sobre sus perseguidores en este apretadísimo campeonato

Marc Márquez
Marc Márquez - AFP
EP - Actualizado: Guardado en: Deportes

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) defenderá su ventaja en el Mundial de MotoGP este fin de semana en el Gran Premio de Austria, undécima prueba del calendario y que se disputa en un circuito, el Red Bull Ring, donde su montura parte en teórica desventaja respecto a las Ducati y las Yamaha.

El de Cervera volvió con fuerza del parón veraniego y tomó más renta sobre sus perseguidores en este, hasta el momento, apretadísimo campeonato gracias a su victoria en Brno (República Checa), donde volvía a mostrar su inteligencia táctica, y ahora intentará aumentarla en un escenario donde sus rivales quieren ajustar aún más las cosas. Pese al triunfo del catalán, los cinco primeros clasificados siguen en 31 puntos.

El actual campeón del mundo de la categoría aventaja en 14 puntos a Maverick Viñales (Yamaha), que sigue siendo su más directo rival pese a volver a ceder puntos ante el catalán, que sigue en 'modo regular' y que acumula ya cuatro podios consecutivos, algo básico para tener opciones hasta el final.

Tras dos victorias seguidas, Márquez busca ahora el 'hat-trick' en el circuito austriaco, aunque no encadena tres seguidas desde que en 2014 comenzase el campeonato imponiéndose en los diez primeros Grandes Premios.

La tarea no se presenta sencilla porque el Red Bull Ring prima la aceleración y este no es uno de los puntos fuertes de la Honda del piloto español que ya el año pasado sólo pudo ser quinto en la vuelta del circuito al Mundial tras 18 años de ausencia. El test del lunes en Brno puede ayudarle para acertar en una buena puesta a punto.

El ilerdense finalizó hace un año por delante de Viñales, aunque este iba a los lomos de una Suzuki y con una Yamaha debe estar más en la pelea. El de Roses llega animado a Austria pese a perder más terreno con su compatriota, sobre todo por volver al podio después de tres carreras sin hacerlo y por las buenas sensaciones encontradas en la prueba del lunes, aunque no usará el nuevo carenado.

Además, la 'M1' es una moto mejor en la aceleración, como demostró por ejemplo en un trazado también similar como el francés de Le Mans, donde el segundo clasificado del Mundial se llevó la victoria y la 'pole position', lo que aumenta su optimismo.

Su compañero de equipo, Valentino Rossi, llega algo más acuciado después de perder terreno en la República Checa, donde finalizó en la cuarta posición y alejarse a 22 puntos de Márquez. El italiano fue cuarto en 2016 después de no sacar provecho a una buena calificación.

El nueve veces campeón del mundo está cuarto en la general a un punto de su compatriota Andrea Dovizioso, que espera no dejar pasar la oportunidad en un trazado donde Ducati logró el año pasado un espectacular doblete y puso fin a seis años sin una victoria en MotoGP.

No fue 'Dovi' el que lideró este gran domingo para la fábrica italiana sino un Andrea Iannone que ahora corre para Suzuki, pero el tercer clasificado del Mundial sabe que tiene una de sus mejores oportunidades para demostrar que puede ser un serio candidato al título. Junto a él, Jorge Lorenzo, tercero en 2016, también espera aprovechar que el trazado es 'perfecto' para la Desmosedici para intentar volver a estar delante.

Finalmente, el quinto en discordia, Dani Pedrosa (Repsol Honda), a 31 puntos de su compañero de equipo, también intentará olvidar el mal fin de semana de su última visita a Austria para volver a pelear por el que sería su tercer podio seguido y el 151 en total.

Toda la actualidad en portada

comentarios