MotoGP | GP República Checa

La jugada maestra de Márquez

El de Honda fue el primero en entrar a cambiar de moto porque, dice, no estaba a gusto con los neumáticos, y con los de seco voló hasta el triunfo por delante de Pedrosa y Viñales

Marc Márquez, Pedrosa y Viñales le dedican el triunfo a Ángel Nieto
Marc Márquez, Pedrosa y Viñales le dedican el triunfo a Ángel Nieto - AFP
- Actualizado: Guardado en: Deportes

La lluvia quiso sumarse a la incertidumbre que sobrevuela en este Mundial 2017. Pocas veces las quinielas han estado tan abiertas en cuanto a quién gana la carrera y, también, quién se subirá a lo más alto de la clasificación mundial. Más aún en un Gran Premio de República Checa que se catalogó como en mojado y que obligó a los pilotos a definir una estrategia para entrar a cambiar la moto si la pista se secaba. Y en el juego de la incertidumbre, Marc Márquez logró la jugada maestra, aun sin querer: no estaba a gusto con los neumáticos ycambió el primero, en la segunda vuelta, cuando todos todavía esperaban alguna más para ver el resultado de los neumáticos, y solo le costó un giro más descubrir que sus tiempos eran hasta diez segundos mejor que con los de lluvia. Su victoria se fue hacia el cielo, levantado el piloto sobre su moto y señalando a Ángel Nieto a la hora de cruzar la meta. A su lado en el podio, Pedrosa y Viñales, los tres con el dedo levantado para llevar la carrera hasta el expiloto.

La de Márquez fue una apuesta obligada que salió a la perfección porque visto el tiempo de su primera vuelta con los neumáticos de seco, los demás pilotos enfilaron el pit lane, pero ya la diferencia era tal que les fue imposible recuperar la distancia. En solitario desde la cuarta vuelta, Márquez saboreó la alegría del triunfo con más de doce segundos sobre el segundo, Dani Pedrosa. Y dieciocho sobre Maverick Viñales, que se recuperó de una mala salida y consigue una alegría relativa porque recupera el podio (no se subía desde Mugello), pero pierde ventaja en la clasificación.

Se acercó también Valentino Rossi, que rodó en puestos de cabeza tanto en mojado como en seco, y aunque tardó demasiado en entrar a cambiar la moto y le repercutió en la segunda parte de la carrera, batalló con Cal Crutchlow para atrapar la cuarta plaza en el último giro. Mucho peor le fue a Jorge Lorenzo, que lideró la carrera en las primeras vueltas, pero su equipo no tenía la moto preparada cuando entró en el garaje y se perdió en la decimosexta plaza. Mala suerte para el de Ducati, pues el carenado nuevo le había dado confianza y se mostró más seguro tanto en lluvia como en seco.

En la primera parte de la temporada, hubo hasta cuatro líderes distintos. Antes de empezar la carrera en Brno, había cinco pilotos en apenas diez puntos en la general. En cuanto ondeó la bandera a cuadros la situación se perfila con más definición: Márquez continúa al alza, con menos problemas en la moto y una moral por las nubes, desde el par Aragón-Japón del año pasado no ganab dos carreras seguidas. Además, tiene 14 puntos sobre Viñales, segundo, y 21 sobre Andrea Dovizioso, sexto.

En Moto2, en una carrera cortada por la lluvia, el suizo Thomas Luthi consiguió la victoria en esa segunda parte a solo seis vueltas. Franco Morbidelli, líder del mundial, fue octavo.

En Moto3, Joan Mir dio otra clase maestra de contención y explosión en las últimas vueltas para auparse más aún en el Mundial con su sexto triunfo de 2017.

Toda la actualidad en portada

comentarios