LaLiga

Marcelino: «Me gustaría que Tebas dejara tranquila a mi mujer»

El extécnico del Villarreal manifiesta en una entrevista con ABC estar harto: «El mundo del fútbol me ha maltratado»

Marcelino García Toral
Marcelino García Toral - EFE

Fatigado, tras un día que jamás hubiese querido vivir, Marcelino García Toral atiende a ABC con la conciencia muy tranquila. Por la mañana, en el Hotel Eurobuilding de Madrid, el extécnico del Villareal se defendía durante más de una hora de las graves acusaciones de estos últimos siete días. Y a última hora de la tarde, atendía amablemente a este periódico, ya más calmado, aunque con el lógico cansancio de quien ha tenido que exponerse durante todo un día a un asunto tan desagradable: «Soy un profesional intachable. Creo que el mundo del fútbol me ha maltratado. Se me ha establecido un juicio paralelo, en el cual se ha dudado injustamente de mi honradez y profesionalidad. Y así lo me lo reconoció en privado Fernando Roig y así lo manifestó ayer públicamente. Él nunca quiso decir que mi comportamiento fue antideportivo».

Precisamente fue el propio presidente del Villarreal quién levantó toda esa polvareda la semana pasada, al insinuar que Marcelino había sido despedido del club castellonense por haber manifestado públicamente su deseo de que el Sporting permaneciera en Primera, cuando ambos equipos debían enfrentarse en la última jornada de Liga: «He aprendido una lección clarísima. Cuando eres entrenador de fútbol de élite tienes que hablar con la cabeza y no con el corazón. Está claro que los sentimientos y la sinceridad muchas veces se malinterpretan. Afortunadamente, Roig ha aclarado sus palabras y no tengo ninguna duda de que mi reputación ha quedado limpia y que nada de esto me perjudicará para entrenar en el futuro», asegura el técnico asturiano a este periódico.

«No tengo que rehabilitarme de nada»

Otra batalla que ha tenido que lidiar Marcelino ha sido contra Javier Tebas, el presidente de la Liga, que ha abierta una investigación por el partido de El Molinón y que ayer volvió a mandar un recado al entrenador asturiano: «Yo soy aficionado del Real Madrid pero mi mujer no pone un ‘tuit’ diciendo que ya hemos hecho el trabajo para el Barça... Él y su entorno tuvieron una conducta éticamente reprobable y cuestionable, pero ya está rehabilitado».

Las palabras de Tebas provocaron una rotunda respuesta de Marcelino: «No tengo que ser rehabilitado de nada porque no he cometido ningún delito. Javier Tebas sabrá qué ha querido decir, pero yo no he hecho nada para adulterar la competición. Lo que más me duele es el asunto de mi mujer. Estoy cansado. Ella nada tiene que ver con mi carrera de entrenador. Así que insistir, insistir e insistir con este asunto no tiene sentido. Me gustaría que Javier Tebas dejara tranquila a mi mujer. Ella siempre ha intentando ayudar a su marido, pero manteniéndose al margen. Sabe que ese mensaje que escribió en Facebook («Me voy de Asturias con el trabajo hecho!!! Os dejamos en Primera») me perjudicó, pero ya es un tema pasado y espero que se olvide de una vez por todas».

Eso sí, Marcelino, con esa incuestionable bonhomía que tiene como sello de identidad, no quiso crispar más el ambiente y recogió con agrado la invitación pública que le mandó el presidente de la Liga: «¿Ha dicho que me va a llamar para quedar a comer? Me parece bien, no tengo porque decirle que no ni negarle el diálogo. Ni a Tebas ni a nadie. Hablaríamos, cada uno expondría su punto de vista y seguro que nos daríamos un apretón de manos». Ese sería el mejor punto y final a una agria polémica.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios