La Liga

Marcelino: «Ni estoy loco ni soy un asesino»

El técnico asturiano se arrepiente de haber dicho que no quería que bajase el Sporting, pero defiende su honradez y profesionalidad

Marcelino, durante su comparecencia en el hotel Eurobuilding
Marcelino, durante su comparecencia en el hotel Eurobuilding - EFE

Marcelino García Toral, siete días después de que Fernando Roig le acusará de falta de honradez por su actitud previa al decisivo duelo entre el Sporting-Villarreal de la última jornada de la pasada temporada, ha querido dar su versión de los hechos tras una semana en la que él y su familia «lo han pasado muy mal», como el propio Marcelino confesó en una rueda de prensa en el Hotel Eurobuilding de Madrid: «No hice nada para adulterar la competición y por eso estoy aquí. Hubiera preferido no tener que convocar la rueda de prensa, pero ante la repercusión de las palabras del presidente Roig me he visto obligado a exponer mi versión. Mi relación con el presidente del Villarreal siempre ha sido buena. Nunca me dijo que dudaba de mi honradez. Algo no encajaba entre las palabras del presidente y los hechos que él y yo conocemos. El pasado domingo le llamé, me atendió con el respeto y el cariño habitual y me confirmó que nunca había dudado de mi honradez y de mi profesionalidad. Agradezco sus palabras sinceras. Me demostró que era el hombre con él que si había trabajado estos últimos años. Y con eso a mí me vale. No necesito que lo haga público».

Marcelino, visiblemente afectado por toda la polémica generada por las palabras de Roig, también mostró su indignación por las declaraciones de Martín Presa, que le comparó con el piloto suicida de Lufthansa: «Quiero enviar un mensaje al presidente del Rayo Vallecano. En este momento requiero públicamente al señor Martín Presa que se retracte en las próximas horas de su desafortunada y ofensiva manifestación pública en la que estableció una comparación entre mi persona y un individuo que se llevó por delante la vida de 159 personas. Ni estoy loco ni soy un asesino, mi profesión es ser entrenador de fútbol, honrado y profesional. Me ha insultado y ofendido, por lo tanto si no rectifica de inmediato seguiré el consejo de mi abogado y ejercitaré las medidas legales oportunas». Según confesó a ABC, a estas horas, y a pesar del comunicado de esta mañana de Martín Presa matizando sus palabras, Marcelino sigue teniendo la idea de demandar al dirigente rayista.

De nuevo, disculpas

La conferencia de Marcelino, de casi una hora de duración, también sirvió para que el técnico volviera a pedir disculpas por sus desafortunadas palabras en los días previos al partido, pero insistió en que ese error fue únicamente verbal: «Solo me arrepiento de mis palabras. Un arrepentimiento que ya hice público en la semana del partido. También el tuit de mi mujer fue desafortunado y ella y toda la familia lo hemos pasado muy mal. Pero como os he dicho, no se pasan 44 meses con una persona (Fernando Roig) que desconfía de ti. En su momento dije que no quería que bajara el Sporting y hablé más con el corazón que con la cabeza. Todos podemos cometer deslices verbales, pero de ahí a que yo faltara a mi honradez y profesionalidad…».

Además, Marcelino defendió con rotundidad que su preparación del partido contra el Sporting fue la misma que en la temporada pasada cuando ya tenían sus objetivos alcanzados, por lo que no entiende que la gente se extrañase del once presentado en El Molinón: «En cuatro años en el Villarreal me han llamado loco por hacer tantas rotaciones. No era algo inhabitual. Tras el partido contra el Liverpool de las semifinales de la Europa League de la pasada temporada, ganamos en Valencia con diez cambios. Así soy, siempre me he distinguido por hacer muchísimos cambios entre dos partidos. Otro ejemplo. En la última jornada de la temporada 2014-2015, contra el Málaga, un partido vital para la lucha por el quinto puesto descansamos dos días y medio. Contra el Sporting descansamos tres, y no cuatro como se ha dicho, y tuvimos tres sesiones de entrenamiento».

A disposición de LaLiga

Como Martín Presa, también el presidente de LaLiga ha mostrado estos días su enfado por la actitud de Marcelino. De hecho, tiene bajo investigación el partido Sporting-Villarreal, una situación que no le preocupa al asturiano: «Me pongo a entera disposición de los organismos competentes para aclarar hasta la más mínima duda. No tengo nada que ocultar. Ha llegado el momento de separar las palabras de los hechos. ¿Hablar con Tebas? Hablaría con él sin problema. Pero es el presidente de LaLiga. Con todo mi respeto no fue el que estaba conmigo durante 44 meses, como Fernando Roig».

Por último, Marcelino también mostró su tristeza por la no clasificación del Villarreal para la fase de grupos de la Champions, deseo toda la suerte del mundo para su exequipo y quiso dejar muy claro que no tiene ningún temor a su futuro en el fútbol: «o creo que mi salida haya debilitado el equipo. Son ciclos que pasan. Fue una gran tristeza cuando he visto la derrota contra el Mónaco, porque conozco a este grupo y a esta afición. Con la temporada que han hecho el año pasado, merecían clasificarse a la Champions. Lo que tengo claro es que después de esta comparecencia, apoyada en la persona que estuvo conmigo durante 44 meses,es que no tengo ningún miedo a que mi reputación quede dañada y que en el futuro me pueda afectar».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios