Cultura - Toros

Las Ventas: este sistema no funciona

Iván Vicente, Gallo y Esaú saludan con una manejable corrida de Lagunajanda

Eduardo Gallo, a la verónica
Eduardo Gallo, a la verónica - Paloma Aguilar
ANDRÉS AMORÓS Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura , Toros

En términos ciclistas, estos tres toreros «se han descolgado del pelotón». ¿Pueden alcanzarlo? Este año, Iván Vicente ha toreado dos corridas; Gallo, una; Esaú, cuatro. Con tan escaso bagaje, es un milagro triunfar en Las Ventas. Los domecqs de Lagunajanda, manejables pero flojos, no ayudan al lucimiento. Los tres diestros continúan en el mismo sitio.

Iván Vicente tiene buen corte torero pero no llega a romper. En el primero, luce su buen estilo pero no consigue cuajar faena. En el cuarto, astifino y rebrincado, se luce en algunos ayudados y mata a la tercera.

El salmantino Eduardo Gallo estuvo en las Ferias. En el segundo, muy firme la planta, logra algunos naturales lentos, mandones, y mata a la segunda. En el quinto, de buena presencia pero que se sujeta con alfileres, brinda al cielo (a Alipio Pérez Tabernero, supongo, por el que se guardó silencio), corre bien la mano, se muestra muy correcto pero sin emoción, por el toro. Alarga la faena y mata mal.

El sevillano Esaú Fernández recibe a los dos a portagayola. En el tercero, el trasteo es voluntarioso, con oficio: mata caído y muy pocos piden trofeo. En el último, que vuelve rápido, de nuevo muestra voluntad y valor.

Con la afición actual, este sistema no funciona. Urge recuperar al público con carteles que le atraigan más. No se debe programar por meses. Habría que repetir, el domingo siguiente, al que triunfa (como hacía don Pedro Balañá, en Barcelona) y traer a los que han brillado en algún coso, esa semana. El presupuesto sería más alto pero vendría más público. Ofreciendo las condiciones adecuadas, ¿no querría venir ningún diestro más destacado, fuera de San isidro y la Feria de Otoño? Si fuera así, no tendríamos solución.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios