Miguel Ángel Perera se marcha a hombros del coso venteño con la bandera españa
Miguel Ángel Perera se marcha a hombros del coso venteño con la bandera españa - Paloma Aguilar

Miguel Ángel Perera, por la Puerta Grande de Las Ventas con la bandera española

La figura extremeña, rotunda, corta una oreja a cada toro de un excelente lote del Puerto de San Lorenzo

MADRIDActualizado:

Desde la mañana, todos los que hablan conmigo, por cualquier motivo, comienzan diciéndome su gran preocupación: así estamos... Por las calles de Madrid, veo a mucha gente, camino de la manifestación patriótica, enarbolando la bandera roja y gualda o envolviéndose en ella, como símbolo de libertad y de respeto a la ley. ¿Les hará algún caso la alcaldesa a estos madrileños? No lo espero. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Muchos no querían ver lo que venía, se hacían ilusiones; otros no lo han sabido evitar. No aprendemos y todos lo vamos a pagar. ¿Habrá que llegar hasta «el fondo del vaso» para que se reaccione?...

Por la tarde, varias veces corea el público de Las Ventas el grito espontáneo de «¡Viva España!» Con la bandera roja y gualda, sale a hombros Miguel Ángel Perera, después de cortar una oreja de cada toro. Con el mejor lote, demuestra una enorme seguridad.

Después de una mala temporada, El Puerto de San Lorenzo lidió una gran corrida, en Salamanca. Esta tarde, varios toros (1º, 4º y 6º) mansean pero luego resultan muy manejables, embisten con clase, aunque, al final, se rajan.

Este año, el salmantino Juan del Álamo ha vivido las dos caras de la moneda taurina: abrió (¡por fin!) la Puerta Grande de Las Ventas y vivió, en primera fila, la tragedia de Fandiño. Vive una tarde difícil, ingrata. El segundo blandea pero corta, embiste con brusquedad y busca, por la izquierda. El diestro no lo ve claro en ningún momento. Es un problema de cabeza, más que de valor. El quinto es incierto: sí que embiste pero es pegajoso y algo rebrincado, hay que dominarlo. Juan lo intenta pero no se entiende con él y todo queda a medias. Recuerdo a Gerardo Diego: «Todo en la vida es casi y es apenas…»

Muy irregular ha sido la temporada de López Simón; con los sabios consejos de Curro Vázquez, su nuevo apoderado, debe depurar su estética. El tercero, un sobrero de Santiago Domecq, recibe mala lidia. El diestro le da mucha distancia pero los muletazos resultan destemplados. Todo lo hace a base de quietud y aguante, pasa varios sustos, falta mando. Mata entrando de lejos, a paso de banderillas. El último, muy suelto, barbea tablas pero mejora mucho, en la muleta. Después de doblarse, Alberto se mete en su terreno, con valor, en una faena desigual: sí liga por la derecha. Mata mal y es despedido con cariño.

Perera, en soberbio natural al estupendo Caracorta
Perera, en soberbio natural al estupendo Caracorta- Paloma Aguilar

La apuesta de Perera, acudiendo a Madrid en Otoño, después de una segunda parte de la temporada muy buena, resulta un completo éxito. El primero sale frío pero, en los quites, demuestra su gran calidad. Ambel y Curro Javier ponen a la gente de pie, con una lidia ejemplar. (Decía Eugenio d’Ors: «Sólo una cosa te será contada: la Obra Bien Hecha»). Perera lo entiende a la perfección: reposado, tranquilo, con mucho mando, liga naturales lentos con interminables pases de pecho y circulares completos. Una faena de dos orejas, que se queda en una por la espada. El cuarto da un juego bastante parecido. Es suelto y gazapón pero saca gran nobleza cuando Perera lo luce, llamándolo siempre de lejos, con firmeza y seguridad; lo lleva prendido a la muleta, sin dejarle irse. Aunque pincha, corta otra merecida oreja. Ha tenido el final de temporada soñado. Me cuenta Gonzalo Santonja que su mujer, Verónica, acude a verlo torear: «Está más tranquila en la Plaza que en casa». Y me comenta un vecino: «Cuando ves cosas así, dan ganas de volver a los toros».

Por la Puerta Grande sale Miguel Ángel Perera, exhibiendo la bandera roja y gualda. En días tan negros como éstos, falta nos hacen momentos de alegría, de orgulloso y legítimo patriotismo. Nos hacemos la ilusión de que puede ser una señal de esperanza para lo que representa esa bandera… Dios lo quiera.

Posdata. Bastantes poetas catalanes han escrito sobre el toro bravo; entre otros, el gran pianista Ricardo Viñes, Eugenio d’Ors, Guillermo Díaz-Plaja, Félix Ros, Salvador Espriu, Mario Cabré, Celia Viñas, Lorenzo Gomis, Cristina Lacasa, Enrique Badosa, María del Carmen Feria… Salvo que viajen fuera de su región, los jóvenes catalanes actuales no podrán vivir esta fuente de poesía. Pero sí tendrán que vivir muchas cosas infinitamente peores…

MADRIDActualizado:Actualizar

Puerta Grande

Miguel Ángel Perera es aupado a hombros con la bandera española. En medio de la multitud, cruza el arco de la gloria: Puerta Grande a la Fiesta y a España.

Sexto toro

Ya está el último en la arena. Forcadillo, número 118, negro, de 565 kilos. Mansea el toro, corretón y muy huido. Brinda al público López Simón. Se suceden los gritos de Viva España, mientras el del Puerto barbea las tablas y hasta hace su amago de saltar, pero luego mete la cara y se mueve, con opciones. Otro buen toro, con el que el madrileño logra pasajes emocionantes dentro de una labor desigual. Se calienta la plaza en una penúltima serie, que tal vez debió ser la última. Sigue y el toro se raja, pero el de Barajas resuelve bien. Alarga en exceso, pincha y se evapora la opción de un posible premio.

Sexto toro
Sexto toro

Quinto toro

Malvarrosa, número 105, negro, de 633 kilos, ya está en la arena. Derriba al picador. Juan del Álamo está aseado con este quinto, pero sin brillanteces. Lo mejor: la estocada. Silencio.

Cuarto toro

Tanguistero, número 50, negro, de 512 kilos. Se frena en el capote de Perera. Vivas a España en los tendidos, con numerosas banderas. Perera, que tiene media Puerta Grande abierta, brinda al público. Comienza con dos pases del péndulo de escalofrío, en los que casi se lo lleva por delante. Hay una bonita trincherilla en el remate. Le da muchísima distancia sobre la derecha. Aplastante desde el inicio de la obra. En la siguiente, el toro hace el avión por momentos y Perera traza circuferencias con él. Otra vez se planta en los medios y se lo deja llegar desde lejos, a lo Rincón. Muchísima emoción con otro toro estupendo. Crecido el torero, torero hasta en los remates. Coge la zurda. Perera se emborracha de torear. Hace amagos de rajarse Tanguistero. Lo oxigena, pero al segundo muletazo quiere pirarse. Se raja el animal. Pinchazo y estocada trasera tendida. Aviso. Oreja que le abre la Puerta Grande. Fantástica tarde Perera, rotundo, aplastante, profundo... Salida a hombros ganada a carta cabal con un gran lote de la divisa encarnada y amarilla del Puerto de San Lorenzo.

Cuarto toro
Cuarto toro

Tercer toro

Ventanero, número 58, negro, de 493 kilos. López Simón lo recibe a la verónica y tras la media el toro parece lesionarse o acalambrarse. Pañuelo verde. Sale un sobrero de Santiago Domecq, burraco, Infante de nombre, serio, montado, de 570 kilos. Se dobla con el toro el matador de Barajas. El toro, aunque va y viene, resulta deslucido, en una especie de dos velocidades. Dispuesto y valiente Alberto. Pincha. Silencio.

Tercer toro
Tercer toro

Segundo toro

Sale Garavillo, número 147, negro, de 540 kilos. Protestan al toro por sus contadas fuerzas. Juan del Álamo se dobla con el toro, que se revuelve rápido y no apoya bien la "mano" derecha. Tampoco el torero se muestra a gusto, muy incómodo y brusco. Pinchazo, otro y estocada corta tendida. Silencio.

Segundo toro
Segundo toro

Primer toro

Sale Caracorta, número 127, negro bragado meano, de 592 kilos. Al paso, husmeando las tablas. Ya en el capote se atisba clase, que se acrecenta tras el puyazo y en los quites, primero del Álamo por chicuelinas y luego de Perera muy despacito, acariciando la clase de este Caracorta. Muy bien lidiado por Javier Ambel y estupendo Barbero y Curro Javier, especialmente en el tercer par. Todo a favor de obra. Brinda Perera al público. Busca su querencia hacia chiqueros el toro, pero Perera lo saca y se pone a torear por la derecha. Liga y baja la mano, con temple ante la humillación y nobleza de Caracorta, con hechura para embestir. Hay conexión. Mide los tiempos y los espacios. Y coge la zurda. Lento y sentido también al natural. Inteligente Miguel Ángel. Hay dos naturales superiores, con un pase de pecho la hombrera contraria que desata los oles. En los derechazos fiales sufre un susto sin consecuencias. Coge la espada, el triunfo está en el acero. Estocada atravesada y dos descabellos. Oreja.

Primer toro
Primer toro- Teseo

Paseíllo

Con tres cuartos de entrada, hacen el paseíllo Perera, de tabaco y oro; Álamo, de sangre de toro y oro, y López Simón, de marfil y oro.

Sorteo

Esta mañana se sortearon los toros del Puerto, cuyos pesos oscilan entre los 493 y los 633 kilos: 140 de diferencia. Todos llevan el guarismo del 3. Los sobreros son de Santiago Domecq y Montalvo.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la sexta corrida de la Feria de Otoño de Madrid. Miguel Ángel Perera, Juan del Álamo y Alberto López Simón darán cuenta de un encierro de Puerto de San Lorenzo.

MADRIDActualizado:

Seis toros de Puerto de San Lorenzo han sido sorteados para la penúltima de la Feria de Otoño. Miguel Ángel Perera, Juan del Álamo y López Simón harán el paseíllo a las 18 horas.

Este es el orden de lidia:

1. Caracorta, número 127, negro bragado meano, de 592 kilos.

2. Garavillo, número 147, negro, de 540 kilos.

3. Ventanero, número 58, negro, de 493 kilos.

4. Tanguistero, número 50, negro, de 512 kilos.

5. Malvarrosa, número 105, negro, de 633 kilos.

6. Foradillo, número 118, negro, de 565 kilos.

El primer sobrero es de la ganadería de Santiago Domecq (Infante) y el segundo pertenece a la de Montalvo (Confiado).

Todos llevan el guarismo 3, salvo el primer sobrero.