El saxofonista y flautista Jorge Pardo
El saxofonista y flautista Jorge Pardo - ABC

Jorge Pardo: «Estar en contacto todos los días con la música es el verdadero premio»

El flautista y saxofonista madrileño ha sido galardonado con el premio Nacional de las Músicas Actuales

MadridActualizado:

Jorge Pardo, según comenta a ABC, se siente especialmente satisfecho con los motivos que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. ha esgrimido para otorgarle el premio Nacional de las Músicas Actuales 2015, dotado con 30.000 euros: «Por su talento como intérprete y compositor y por su capacidad para convertir el instrumento en voz poética», y su capacidad para «establecer puentes entre la tradición hispana, sobre todo flamenca, con otras músicas del mundo, terreno en el que ha obtenido un amplio reconocimiento internacional». Por último, se le reconoce «el magisterio e inspiración que supone para las nuevas generaciones de músicos».

«Me ha gustado mucho el enunciado, me siento muy identificado y agradecido», comenta, y se diría que últimamente se está acostumbrando a los galardones, ya que en 2013 recibió el título de mejor músico de jazz europeo, otorgado por la Academia del Jazz francesa: «No es una costumbre, ni mucho menos. Yo soy un enamorado de mi profesión y de la música, y el hecho de poder estar cada día en contacto con ella de una manera u otra es el auténtico premio».

Nacido en Madrid hace 59 años, el flautista y saxofonista Jorge Pardo es hoy cabeza visible de la fusión entre el jazz y el flamenco. Él estuvo en el epicentro de esta revolución, interviniendo en aquel histórico disco de Camarón, «La leyenda del tiempo», de 1979: «Como todas las buenas cosas, aquello lo disfrutamos en plena inconsciencia, sin saber la trascendencia que iba a tener. Puede que gracias a eso tuviera aquella fuerza. Fue, sin duda, un bautizo de lo que luego fue toda mi carrera musical».

Multitud de proyectosEn esta trayectoria ha habido multitud de proyectos, como su carismático grupo de los años setenta ,Dolores, con Pedro Ruy-Blas; y con músicos de la talla de Lou Bennett, Tete Montoliú, Michael Brecker, Al Di Meola, Chano Domínguez, Carles Benavent... y, sobre todo, dos gigantes, Paco de Lucía y Chick Corea. Con este último se reencontró anoche en el escenario del Auditorio Nacional madrileño, para tocar juntos un par de temas. «Siempre parecen más noticiables los grandes nombres o escenarios en la carrera de un músico -explica-, pero no me olvido de algunos escenarios más humildes y de otros músicos de menos relumbrón mediático, pero que han formado parte de mi vida. Se me vienen a la cabeza muchos momentos, en pequeños locales especiales del mundo. Incluso en una pequeña aldea amazónica, tocando para una tribu, sin luz eléctrica. Claro que también está el concierto con Paco en el Carneggie Hall».

Siempre moviéndose en las aguas del mestizaje, Jorge Pardo, sin pertenecer a las categorías de cantaor, bailaor o guitarrista, ha terminado identificándose más con el mundo del cante jondo: «Para mí la música es muy ancha, los tabiques no existen. Tanto la familia del flamenco como la del jazz siempre me han tratado muy bien, pero quizás el flamenco esté ahora mismo más cerca de mi corazón».