Música

Ariel Rot: «He tenido que desentumecerme, romper el bloqueo que tenía»

Publica «La Manada», un disco de rock gestado «en unos días enloquecidos»

Ariel Rot
Ariel Rot - Oscar del Pozo

Ya son muchas las canas que pueblan la testa de Ariel Rot. Cuesta creer e incluso aceptar que se hace mayor, porque bajo ellas emerge la mirada gamberra de un adolescente en plena ebullición hormonal. Es casi como mirar a un chaval encerrado en un cuerpo de medio siglo. Pero cuando el artista argentino echa a hablar, se intuyen años muy vividos, exprimidos hasta no poder sacar una gota más. De eso trata «La Manada», un disco hiper-confesional e hiper-nostálgico, en el que se cruza el estado de gracia del Rot compositor con el talento a los mandos de su productor, José Nortes.

Al recibir el disco pensé que «La Manada» era un título con trasfondo conceptual, pero no es así.

No, efectivamente. Nunca pienso demasiado en el significado de los títulos. Es más por una sonoridad, por cómo se ve leído... Por otro lado, la manada es algo tan universal y atávico... Y en la música funcionamos por manadas, ¡jajaja! Todo encajó.

¿Compuso los temas de un tirón, o por períodos?

En períodos muy espaciados. Mi disco anterior, «La Huesuda», fue un trabajo tan fino, tan intensivo y meticuloso, que después me costó mucho entrar otra vez en la dinámica de composición. Estaba muy disperso, con demasiadas cosas en la cabeza. Y entonces empecé con un método casi terapéutico, que fue encerrarme en mi localsito, mi salita insonorizada, enchufar la guitarra, poner pedales, distorsiones, y ponerme a grabar cosas de seis, siete, ocho minutos, improvisando y haciendo el loco.

Rockear como un adolescente en su habitación, vaya.

Sí, algo así. Me di cuenta de que necesitaba subir el volumen de las guitarras y volver a hermanarme con el instrumento. Fueron días enloquecidos para mí, yo estaba bastante chiflado. Así pude desentumecerme y romper el bloqueo. Después pasé por otras fases, más románticas, más nostálgicas, que al final han resultado en una narrativa propia para el disco, en la que estoy contando una vida entera. Hablo de personajes que pasaron por mi vida, en una distancia muy corta.

Muy confesional.

Tanto, que prefiero que no nos pongamos muy intensos en las entrevistas, ¡jajaja!

¿Cómo describiría su trabajo con José Nortes?

Delego mucho en él, opino poco en lo que no me incumbe a mí. Sólo me meto cuando toca grabar guitarras, ¡jaja! Con lo demás sé que tomará mejores decisiones que yo. Entre otras cosas, porque conoce detalles de mi vida que nadie más conoce, ¡jaja! Es como mi hermano.

Muchos de sus amigos de la primera división del rock español graban con Carlos Raya, y la verdad, es agradable encontrarse con otro sonido en su disco

Mmm... Es que a mí me gusta que los discos suenen un poco misteriosos, y digamos que como productor, a Carlos Raya le gusta que suene todo muy nítido.

La colaboración con Los Zigarros que hay en el disco es algo que tenía que ocurrir tarde o temprano...

En realidad no los conozco desde hace mucho tiempo. Coincidimos en un festival en Formentera, y me di cuenta de que tenía mucho en común con ellos. Nos ocurren los mismos desastres...

ENTRADAS DE LA GIRA "LA MANADA" CON DESCUENTO EN OFERPLAN

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios