Larry David
Larry David
SERIES

Larry David, vuelve el «asesino social»

HBO acaba de estrenar la novena temporada de la delirante «Curb your enthusiasm»

Actualizado:

La temporada pasada -y de esto hace seis años- Larry David se despedía haciendo chistes sobre el Parkinson de Michael J. Fox. Otros se compadecen y no le dan trabajo. Podía pensarse que excesos así habían acabado con su serie incluso en HBO, pero acaba de estrenarse la novena temporada de Curb your enthusiasm. El autodenominado «asesino social» justifica su ausencia en el primer capítulo: estaba escribiendo Fetua, el musical, que versa, nunca mejor dicho, sobre la condena que pende sobre Salman Rushdie.

Como Woody Allen, el creador de Seinfeld perpetra los chistes más crueles sobre sí mismo, lo que le abre la veda psicológica para rebuscar el lado cómico en los escombros de cualquier tragedia. Solo el protagonista de Shameless supera su incorrección, con la diferencia de que Bill H. Macy da vida a un ser de ficción, mientras que Larry exagera sus defectos, cuya comicidad entrenó durante años en la piel de otro personaje memorable, el George Constanza de Seinfeld.

El regreso de David coincide con un nuevo monólogo de Jerry Seinfeld. También con el despliegue de Javier Cámara, narcotraficante en el drama y terrorista en la comedia. Larry es más modesto y prefiere reírse «con» los minusválidos, negros, judíos, lesbianas y toda suerte de minorías maltratadas. Se las da de duro, pero confiesa que «echaba de menos a esos idiotas», en referencia a su equipo. Han sido nueve temporadas en 17 años. Ahora parece dispuesto a acelerar. No tiene edad de perder el tiempo. De hecho, admite que añora el insulto de calvo. Ahora le dicen algo mucho peor: viejo.