ENTREVISTA

Tomás Alcoverro: «Daesh perderá en el campo de batalla, pero en el ideológico tiene para rato»

El periodista y escritor, decano de los corresponsales en Oriente Próximo, recoge sus crónicas sobre el conflicto de Siria en el libro «¿Por qué Damasco?»

 Tomás Alcoverro: «Daesh perderá en el campo de batalla, pero en el ideológico tiene para rato»

A Tomás Alcoverro (Barcelona, 1940) se le conoce en la profesión como el «decano», no en vano lleva más de cinco décadas ejerciendo el periodismo, por lo que hace años que dejó de ser una profesión para convertirse en una forma de vida. Y lo ha hecho y lo sigue haciendo desde el albero, y no desde la barrera. Armado con una inmensa curiosidad y una pequeña libreta se ha adentrado en los puntos calientes de Oriente Próximo. Ese pequeño bloc le ha llevado en ocasiones a levantar sospechas y a ser detenido por la policía durante las manifestaciones en la plaza Tahrir de El Cairo, uno de los escenarios principales de la Primavera Árabe. «Pensaba que me iban a matar», reconoce en una de sus crónicas. Recientemente ha visitado la histórica Palmira y la castigada Alepo tras ser recuperadas de manos de los yihadistas y de los rebeldes. Y hace tan solo unos días entrevistaba al poco accesible presidente sirio, Bashar al Assad. Cita a la que tuvo que acudir esta vez sin libreta...

En la tarjeta que nos entrega, bajo su nombre se puede leer la palabra abogado. Licenciado en derecho, como su padre –«entonces no había Políticas ni Económicas, y Filosofía y Letras decían que era una carrera de chicas», se justifica–, Alcoverro se decantó pronto por el periodismo –«porque me gustaba escribir», confiesa–. En 1964, y viviendo todavía en Barcelona, al mismo tiempo que escribía para medios de su ciudad publicaba crónicas literarias sobre autores catalanes en las páginas de ABC, una etapa que se apresura a recordar durante este encuentro. «¿Puedo contarlo?», interroga, consciente de que el tema central de la entrevista discurrirá por otros derroteros más acuciantes. Cómo negarle ese deseo al «decano»...

Artículo de Tomás Alcoverro en ABC, el 6 de febrero de 1964
Artículo de Tomás Alcoverro en ABC, el 6 de febrero de 1964

«La sección se llamaba “Escritores en la orilla” -rememora-. Era una sección que salía varias veces a la semana, y en ella hablaba sobre autores catalanes que escribían tanto en catalán como en castellano: Ana María Matute, Segarra, Luis Romero... Estoy muy satisfecho de esos artículos. Es una parte de mi carrera que me gustaría que se conociera, aunque no tengo material suficiente para recopilarlos en un libro», lamenta.

Fascinación por Oriente Medio

Alcoverro pasó pocos años en la mesa de una redacción. Su pasión por Oriente Medio le llevó a asomarse a sus conflictos, pero también a su vida cotidiana, a su historia, a sus gentes y a su cultura... Corresponsal de La Vanguardia, tras pasar por Atenas y París instaló su corazón y su, entonces, máquina de escribir en Beirut. No regatea elogios y piropos hacia la ciudad que lo acogió hace más de cuatro décadas y que ha servido de atalaya para muchos corresponsales extranjeros desde la que seguir el devenir político de sus países vecinos, con gobiernos menos generosos a la hora de brindar visados e información. Su inmensa gratitud hacia Beirut le lleva a asegurar que solo la abandonará «con los pies por delante».

-¿De dónde viene su fascinación por Oriente Medio?

-Del conflicto entre Israel y los árabes [la guerra de los Seis Días], en 1967. Aproveché unas vacaciones para escribir una serie de crónicas y reportajes sobre cómo había quedado la situación después de la guerra. Poco a poco en la redacción vieron que cuando llegaban los despachos de las agencias yo me ocupaba de estos temas, cortaba, pegaba y titulaba. Así fui dando la imagen que yo quería. Y me mandaron a la zona, tres meses de prueba. Corría el año 1970, y viví cosas muy importantes, como la muerte de Nasser o el golpe de Estado de Hafez al Assad (padre del actual presidente). Entonces era imposible entrar en Siria porque no te daban visado.

Aquello fue la confirmación de Alcoverro como corresponsal en Oriente Medio. «Vivieron que funcionaba bien y me quedé». Y surgió su «enamoramiento» de Beirut, una ciudad fácil y cómoda para los extranjeros. «Mi periódico quería que me instalara en El Cairo, ciudad muy interesante pero muy complicada. Asi que decidí vivir en Beirut, donde me compre un piso durante la guerra».

Tomás Alcoverro, durante la entrevista en la Casa Árabe en Madrid
Tomás Alcoverro, durante la entrevista en la Casa Árabe en Madrid- JOSÉ RAMÓN LADRA

Primer viaje a Damasco

Escritor y cronista de corta estatura, pero de gran inquietud y discurso vibrante, ha sido testigo de algunos de los momentos más importantes que han marcado la historia reciente de Egipto, Líbano, Irak... y, por supuesto, Siria. Al interminable conflicto que sufre este país dedica su último libro, «¿Por qué Damasco?» (Dieresis), en el que reúne sus crónicas desde el estallido de la fallida Primavera Árabe hasta la actualidad. En ellas recoge tanto los aspectos político y bélico del conflicto, como su vida cotidiana, que continúa a pesar de los bombardeos. Alcoverro retrata un país que sufre pero también reconcilia al lector con un país apasionante, lleno de pequeñas historias humanas. Su primera crónica siria la firmó en 1965, desde Damasco, ciudad a la que llegó como turista...

-Su relación con Siria es muy intensa, pero diferente a la que mantiene con el Líbano...

«Líbano y Siria son dos países complementarios: el primero es más frívolo y el segundo tiene una identidad más difícil de penetrar»
-Es complementaria. Beirut es muy atractiva pero tiene una identidad más diluida, está un poco occidentalizada y tiene pocos monumentos árabes, no hay ya ni zocos... Es muy difícil definir el Líbano, pero hay tres adjetivos que yo suelo emplear: ciudad árabe, mediterránea, occidentalizada. Lo que a mí me atrae de Siria es que no le sucede eso. Siria es árabe, son los omeyas, tiene una identidad muy difícil de penetrar pero que atrae mucho. Es un país más claro que el Líbano. Damasco es considerada, además, la capital de los árabes. Es el contrapeso a la frívola Beirut, una ciudad que siempre se ha comparado con una mujer casquivana. Un poema de un embajador español, Federico Palomera, del que solo recuerdo un verso, decía: «Hay ciudades que tienen nombre de puta, Beirut». Damasco, de eso nada.

-El primer artículo de su libro está fechado un mes después de que brotará en Siria la tan proclamada como fallida Primavera Árabe, que usted no duda en calificar un «gran embuste». ¿Quién se ha beneficiado realmente de este fenómeno?

Portada del libro
Portada del libro

-Israel, y por dos razones:por una parte ha demostrado, en contra de lo que decían siempre los árabes, que el primer problema de los árabes no era únicamente Israel, sino que tenían problemas en sus principales países. Esta fracturación de la sociedad árabe refuerza la postura de Israel y pone en entredicho una serie de tópicos árabes. Evidentemente la ocupación de Palestina sigue siendo el grave problema de Oriente Medio, y que Israel siga actuando en contra de todas las llamamientos internacionales no hace ningún gesto para acabar con él. Con esta pérdida de energías, de tiempo, de vidas de los países árabes en estos últimos años, la situación de Israel ha mejorado.

El tema de los países árabes, completamente divididos, es un escándalo. Cada vez hay más fragmentación que destruye ese falso mapa de los acuerdos de Skype Picot (1916). Está apareciendo una realidad completamente nueva y perversa. Los propios árabes sienten verguenza ante lo queestá sucediendo, se están matando entre ellos. Es una cuestión que le planteé al propio Bashar al Assad en una entrevista. Le pregunté si estaba de acuerdo en que la cultura árabe consistía en «usted me mata o yo le mato». Y me dijo que no.

-Pero quienes conocen al presidente sirio dicen que su lema, frente a la guerra civil que está sufriendo su país y los ataques terroristas de Daesh, es «yo o el caos», que viene a ser lo mismo...

«El problema del mundo árabe no solo es político, también es de identidad»
-Sí. Esa forma de pensar únicamente favorece a los extremistas. Creo que el tema cultural árabe no se trata suficientemente bien en esta crisis. No es únicamente un problema político, también es de identidad. ¿Qué es ser árabe? ¿Qué es ser musulmán? ¿Cuál es la manera que tienen de insertarse en el mundo? ¿Valen únicamente por el petróleo? Desde hace años muchos árabes me han dicho que su desgracia es la de haber tenido petróleo...

-Pero el problema de Siria tiene más que ver con los intereses geopolíticos, aumentar la influencia sobre la región, que con el petróleo...

-En Siria hay poco petróleo. El tema allí es que Damasco es el corazón del mundo árabe, Siria es un país central... También están los mitos y los símbolos. Algo muy importante para el Daesh. Quien domine Damasco, dominará la región, pero eso nunca lo lograrán los yihadistas.

-¿La presencia de Daesh le ha complicado la guerra a Bashar al Assad, o por el contrario le ha asegurado su permanencia en el poder?

-Yo creo que las dos cosas. Esto también refleja el cinismo entre los árabes e Israel. Los árabes justifican sus golpes de Estado militares por la existencia del Estado judío. A Israel esto le ha ido muy bien, porque al final todos son regímenes militares que en el fondo prometían en sus proclamas que iban a liberar Palestina, algo que en el fondo era algo meramente propagandístico. En el caso de Siria creo que realmente es así, y es una de las razones por las que es tan difícil de acabar la guerra. En el fondo, creo que muchos tienen interés en que el conflicto continúe. Por otra parte, creo que es importante subrayar que la guerra se explica mal, y siempre se ha explicado mal. Al lado de los barrios bombardeados hay partes, como es el caso de Alepo, en el que hay zonas intactas. Lo mismo sucedía durantre la guerra en Beirut.

Entrevista a Bashar al Assad

-Hace unos días entrevistó al presidente de Siria, ¿cómo fue su encuentro con Bashar al Assad?

-Es un hombre que, al haberse formado en Occidente (estudio odontología en Londres), cuando está con un periodista occidental sabe muy lo que tiene que decirle. Lo primero que llama la atención es que no puedes entrar con nada para verle, ni papel, ni bolígrafo, ni máquina de fotos, ni grabadora... Nada. Por otra parte, no has tenido que pasarle las preguntas con anterioridad. Eso también te sorprende. Él contesta directamente. Después ya todo depende de su servicio de prensa, que lo graba, hace las fotos, lo transcriben y te mandan un enlace a tu correo electrónico.

Bashar al Assad, en una imagen de 2015
Bashar al Assad, en una imagen de 2015- AFP

-¿Cómo fue en el trato personal?

«Creo Al Assad está convencido de que es un ser providencial, que va a salvar el país«
-Es un hombre muy atento, escucha y se concentra en lo que estás diciendo. Da siempre la impresión de mucha tranquilidad, y de que tiene argumentos suficientes para justificar lo que hace. Creo que está convencido de que es un ser providencial, que va a salvar el país...

-Entonces, ¿está convencido de que ganará el referéndum popular que, según el propio Al Assad, decidirá si permanece o no en el poder?

-Yo estoy seguro de que lo ganaría.

-Su victoria sería cuestionada...

-Aquí se ha cometido un error desde el principio al no evaluar correctamente la fuerza de Al Assad. Recuerdo que el embajador de España decía en 2011 que tanto él como el resto de embajadores occidentales creían que el régimen tenía los días contados. Algo que no ha sido así. Lo que quiero explicar bien es que el fenómeno del régimen baazista habría que estudiarlo como un fenómeno único en el mundo. ¿Cómo es posible que este régimen se haya mantenido? Evidentemente por la represión, por las cárceles, por las armas químicas que ha utilizado en algunos momentos, por todo lo que lleva haciendo desde hace años a través de los «mujabarats» (servicios secretos sirios)... Pero nos podemos quedar en eso, o añadir más.

«En Oriente Medio el nivel cultural va bajando, y van subiendo los fanáticos. Y ese es mi gran miedo»
El régimen del Baaz, que alcanzó el gobierno en Siria en 1963, ha demostrado una habilidad extraordinaria para ganar tiempo, aferrarse al poder y no ceder. Ha sabido mantenerse en el tiempo, mientras que las circunstancias internacionales han ido cambiando. Los gobiernos democráticos tienen que dar cuenta a sus pueblos de por qué ha fallado esto. Tal vez por un exceso de precipitación, en el que todos se han inclinado hacia un lado poniéndose en frente. Esa ha sido la habilidad del régimen sirio, que yo calificaría de pérfida. En este momento, nadie sabe cómo va a acabar la guerra, pero lo que es cierto es que hay un problema cultural y de educación pavoroso (las escuelas y las universidades no funcionan), no solo en Siria, también en el Líbano, donde los círculos más laicos y más abiertos han ido perdiendo fuerza y la gente se está haciendo más fanática. Yo lo veo en el Líbano, el nivel cultural va bajando, y van subiendo los fanáticos. Y ese es mi granmiedo.

Creo que militarmente Daesh en poco tiempo perderá en el campo de batalla, pero me temo que en la lucha ideológica tiene para rato, porque a muchos jóvenes les atrae, ya sea porque viven en la precaridad y quieren escapar de ella, o porque quieren vivir aventuras. Nuestro problema es que no tenemos argumentos para enfrentarnos a sus mensajes, en los que ofrecen huries o ser mártires en una guerra santa. Desde Occidente cómo reaccionamos frente a esto si no estamos dispuestos a defender nuestros valores democráticos...

-¿Qué papel cree que va a jugar en este escenario el nuevo presidente de EE.UU. , Donald Trump?

-Cuando ganó las elecciones, un diario oficial sirio dijo que era una buena noticia, porque lo que no les gustaba nada es que ganara Hillary Clinton, pues pensaban que continuaría la política de Obama. Ahora no sé qué es lo que va a pasar, pues Trump es muy ambiguo, muy demagógico en sus discursos y hace declaraciones hacia la galería, vete a saber qué puede suceder [Esta entrevista tuvo lugar 24 horas antes del presunto ataque con armas químicas del régimen de Al Assad contra la ciudad de Jan Sheijun, y tres días antes del ataque estadounidense contra la base aérea siria de Al Shairat]. Pero creo que es muy difícil que cambie la política de EE.UU. en Oriente Medio en dos puntos fundamentales: la alianza incondicial con Israel y el compromiso con Arabia Saudí y su política de seguridad.

Lo que sí está más claro es el papel de Rusia. Es un país de la zona, que en la época soviética tenía un gran interés en las llamadas aguas calientes, esto es, el petróleo. En la época soviética mantuvieron magníficas relaciones con el padre de Bashar al Assad, con Nasser, con la OLP de Arafat, con Yemen... Esta inversión de esfuerzos diplomáticos soviéticos en Oriente Medio se perdió con la caída de la URSS, y lo que está haciendo ahora Vladímir Putin es recuperarlo. Hay una especie de matrimonio de razón entre el régimen de Siria y la URSS, en su momento, y ahora Rusia. Lo que está sucediendo ahora es completamente lógico.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios