Cultura

De túnel antinuclear a museo de las víctimas del comunismo

Un refugio secreto de la época comunista se ha convertido en Tirana en un centro que muestra los métodos de persecución y los crímenes cometidos durante la dictadura de Enver Hoxha

La «Columna», como se le llamaba a este lugar durante el comunismo, fue construida en secreto durante los años 1981 y 1986 para dar cobijo a los altos cargos de la policía y del Ministerio del Interior en el caso de un ataque enemigo
La «Columna», como se le llamaba a este lugar durante el comunismo, fue construida en secreto durante los años 1981 y 1986 para dar cobijo a los altos cargos de la policía y del Ministerio del Interior en el caso de un ataque enemigo - EFE
Efe - abc_cultura Tirana (Albania) - Actualizado: Guardado en:

Un túnel antinuclear secreto de la época comunista se ha convertido en Tirana en un museo que muestra los métodos de persecución y los crímenes cometidos durante la dictadura estalinista de Enver Hoxha, quien dirigió el país entre 1944 y 1985. Inaugurado el pasado fin de semana, el túnel, situado en pleno centro de la capital albanesa, tiene una superficie de mil metros cuadrados.

La «Columna», como se le llamaba a este lugar durante el comunismo, fue construida en secreto durante los años 1981 y 1986 para dar cobijo a los altos cargos de la policía y del Ministerio del Interior en el caso de un eventual ataque enemigo. Este laberinto subterráneo de paredes de hormigón de más de dos metros de grosor, considerado una de las mayores obras construidas a finales del comunismo, nunca fue utilizado para el fin que se creó.

El refugio formaba parte de los 175.000 búnkeres (según cifras oficiales) de diferentes tamaños esparcidos por todo el país que el dictador construyó para resistir a una hipotética invasión exterior. Bajo el lema: «¡Defensa, deber sobre todos los deberes!» todo el pueblo se convirtió en soldado, mientras que las Fuerzas Armadas disponían de las más sofisticadas armas de combate de la época, desde submarinos, aviones de caza, morteros, tanques, hasta miles de fusiles de asalto kalashnikov.

La entrada del museo es un búnker en el que se muestran las fotos de cien albaneses ejecutados por el régimen comunista. Las imágenes están colocadas en el interior de la cúpula dañada durante una protesta antigubernamental de la oposición de derechas en diciembre del 2015. En las 24 habitaciones del túnel se relata mediante fotos, documentos, vídeos e instalaciones la historia y la actividad de la Policía albanesa, de la temible Sigurimi (policía secreta comunista) y la persecución política de los enemigos del antiguo régimen.

Las cifras del terror

Más de 6.000 personas fueron fusiladas, otras 34.000 fueron encarceladas como presos políticos y 59.000 deportadas a campos de trabajo forzado en los que murieron 7.000 personas. Con el trabajo de los presos políticos fueron construidas las principales obras industriales socialistas como plantas, minas, ferrocarriles y canales de regadío en agricultura.

Unas cien personas fueron ejecutadas durante las tentativas de fuga por la frontera terrestre, rodeada de alambre de espino y vallas eléctricas de dos metros de altura. Durante el régimen comunista que convirtió a Albania en el país más aislado de Europa huir era un crimen de alta traición a la patria.

Se trata del segundo túnel secreto subterráneo que se abre al público en Tirana, después del que servía para cobijar a los altos cargos del Ejército, situado en las entrañas del monte Dajti.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios