Paseo visual por el nuevo museo de la Aduana en Málaga

Navegue por las salas del nuevo centro, el buque insignia cultural de la ciudad, que se insugurará antes de fin de año y que vuelve a mostrar colecciones de primer orden que llevaban 20 años en almacenes

El cuadro más importante de la colección ¡Y tenía corazón!, de Enrique Simonet, que representa la autopsia de una prostituta y que envió en 1810 como estudio anatómico El patio del Palacio de la Aduana, una nueva plaza en el centro de Málaga, puesto que permanecerá abierto al público La tumba pozo con el alabastrón que contiene las cenizas en el centro, un caso único en el mundo fenicio Busto romano Figuras romanas junto al gran mosaico Esta tumba de guerrero fue hallada en el centro de Málaga en 2012. Es un enigma por qué un sepulcro fenicio tan importante tiene un juego de armas griegas Casco de guerrero griego hallado en una tumba fenicia, excavada en 2012 La colección arranca en el paleolítico con los restos y pinturas hallados en las cuevas La presencia de Al Ándalus es importante. El enlosado nazarí de la izquierda apareció en la construcción del Palacio de la Aduana Los sestercios, los famosos sestercios romanos Estatuas del yacimiento de Cármata La familia Loring fundó a mediados del XIX el primer museo malagueño en el jardín de su casa. Ahora sus piezas están en el Museo Al fondo de estos bustos romanos, la intervención del tramo final de escalera en madera y respetando los volúmenes del edificio antiguo La maravillosa acuarela que Picasso regaló a su maestro al abandonar Málaga, con 14 años, en dirección a La Coruña La acuarela es un retrato de su padre El milagro de Santa Casilda Marinas, a la derecha el puerto antiguo de Málaga El juicio de Paris. La modelo es la misma las tres veces, la mujer del pintor Los naufragios en una de las salas más impactantes de pintura del XIX El donoso escrutinio quijotesco Incendios que recuerdan el infierno del Bosco El naufragio, en primer plano Tauromaquias de José Denis Belgrano Después de la corrida, del mismo autor La esclava en venta, de Jiménez Aranda "Los de Igueriben mueren", de Muñoz Degrain Detalles del cuadro de la anatomía del corazón, de Simonet El cuadro, tal cual se muestra en el museo, que Enrique Simonet envió desde Roma en 1890 Los magníficos retratos de la colección, en el centro Cánovas Un busto de Enrique Martín Huiguero El techo de aluminio, con las tejas grabadas con una vista del edificio desde el castillo Por fuera, las salas de pintura son cajas laminadas blancas La sala de pintura religiosa, procedente de la desamortización Sala en la que el Museo invita a continuar la visita por la ciudad Las vistas desde el piso alto, al patio o la Alcazaba, son espectaculares Vista de la Alcazaba desde el restaurante del Museo Puerta del museo Vista lateral de la puerta