Cultura

El Archivo de la Armada en el Viso del Marqués cierra hasta nueva orden

La falta de personal técnico tras un traslado obliga a esta drástica medida

Palacio del marqués de Santa Cruz, en Viso del Marqués
Palacio del marqués de Santa Cruz, en Viso del Marqués - MUSEO NAVAL
JESÚS GARCÍA CALERO Madrid - Actualizado: Guardado en:

Cierra un archivo nacional, que guarda la memoria de la Armada entre el siglo XVIII y la Guerra Civil española. Es una mala noticia. Según confirmaron a ABC en fuentes de la Armada, los puestos técnicos han quedado vacantes y en estas condiciones no se puede seguir atendiendo ni a los investigadores ni las nuevas consultas que llegan de todo el mundo. De momento se acabará de responder a las peticiones que ya están cursadas. Pero no se admitirán nuevas solicitudes hasta que se resuelva el problema.

La noticia ha causado consternación entre los investigadores. En los 14 kilómetros lineales de legajos que se conservan en el maravilloso Palacio renacentista del Viso del Marqués (Ciudad Real) se encuentra la historia inédita de la Armada. Allí fueron hallados algunos de los más destacados documentos que sirvieron a España para ganar el caso Odyssey, desde la orden de Godoy para reunir la flota hasta las hojas de servicio de los marinos que perecieron al estallar la fragata Mercedes. Son solo dos papeles entre millones de documentos que hasta ahora atendía un pequeño grupo de personas bajo la dirección de dos especialistas: un director técnico del cuerpo facultativo de archiveros que acaba de pedir el traslado provocando la crisis, y un técnico superior de archivos, que causó baja en enero de 2008 y cuya plaza no ha sido cubierta desde entonces. Quedan dos marineros y un archivero que lleva muchos años, que es quien mejor conoce el fondo documental. Pero en estas condiciones no se puede atender a nadie.

Obras de arte en el techo del palacio del marqués de Santa Cruz
Obras de arte en el techo del palacio del marqués de Santa Cruz- MUSEO NAVAL

El archivo del Viso del Marqués guarda fondos reunidos de diversas procedencias (Ministerio de Marina, Cartagena, Cádiz y Ferrol principalmente), pero no es el único centro documental de la Armada, que tiene en el Museo Naval de Madrid parte de sus fondos, así como en el AGA y otros centros. Lo que ha permitido esta pequeña crisis es poner de relieve el lento declinar de uno de los archivos de mayor importancia de España, en el que, además de todas las misiones de la Armada, se encuentran los documentos de las expediciones a Indias y los apostaderos de Filipinas, así como documentación relevante de los movimientos de emancipación de las repúblicas americanas, por ejemplo.

Catalogación urgente

El Viso del Marqués es un pueblo al que no llega el tren y de no muy fácil acceso, salvo en coche. El único y pequeño hotel que alojaba a los investigadores ha cerrado recientemente. Y no resulta un destino ansiado para los archiveros que han opositado al cuerpo y buscan destinos mejor comunicados y menos aislados.

Hay un problema que se suma a la falta de personal. El trabajo en un centro tan importante no se limita a atender al investigador. Una parte muy importante de los legajos nunca ha sido abierta y su estudio y catalogación es urgente y necesario para atender bien.

Palacio del marqués de Santa Cruz, en Viso del Marqués
Palacio del marqués de Santa Cruz, en Viso del Marqués- MUSEO NAVAL

Lo más llamativo del archivo es el bellísimo palacio del marqués de Santa Cruz, construido por Álvaro de Bazán, el vencedor de Lepanto, con el fin de tener una residencia a la misma distancia de los grandes puertos. Para su decoración se llamó a los más ilustres pintores de la época y el resultado es una joya arquitectónica que recibe 90.000 turistas cada año. Es digno de verse con todos los muros decorados con frescos de las batallas navales y motivos mitológicos del gusto de un ilustre marino español de la época. Pero no es un edificio idóneo para contener 14 kilómetros de legajos.

A ojos de los que saben, se contempla una solución idónea: trasladar el fondo a Madrid o a una instalación bien comunicada, reunirlo con los otros fondos de la Armada, y dotarlo de un personal suficiente. El palacio continuaría con su lento navegar maravillando a sus miles de visitantes y el archivo, renovado tras el eventual traslado, podría ser por fin el centro documental que merecen los investigadores de nuestra historia naval. Accesible y con infraestructuras que hagan cómoda la estancia de los historiadores.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios