Cultura

La misión arqueológica en la fragata Mercedes recupera 34 piezas y termina de documentar el pecio

La colaboración del Ministerio de Cultura, el Instituto Español de Oceanográfía y la Armada cosecha su segundo éxito en el yacimiento expoliado por Odyssey en 2007

La maja de almirez de oro hallada a 1.138 metros
La maja de almirez de oro hallada a 1.138 metros - ABC
EFE - abc_cultura Cartagena (Murcia) - Actualizado: Guardado en:

Especialistas del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena (Arqua) han extraído diversas piezas de vajilla de oro y plata con sellos y marcas que certifican que son parte del cargamento de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida en 1804 [Lee aquí el reportaje de ABC sobre la misión arqueológica a bordo del buque Ángeles Alvariño en aguas internacionales]

El hallazgo se ha producido durante la segunda campaña de prospecciones subacuáticas que se ha llevado a cabo del 10 al 18 de septiembre en aguas del Atlántico, donde se encuentra sumergido el pecio de la fragata a más de 1.000 metros de profundidad. El buque fue hallado en 2007 por la empresa cazatesoros norteamericana Odyssey, que realizó un expolio de su cargamento en el que se incluían más de 600.000 monedas, la mayoría de plata, y el Estado español recuperó el tesoro tras una ardua batalla legal en 2012.

El ROV Liropus 2000, del IEO
El ROV Liropus 2000, del IEO- ABC

Buena parte de la piezas extraídas se exponen actualmente en el museo Arqua, y el objetivo de esta campaña, que se suma a la llevada a cabo en 2015, es demostrar de manera irrefutable que el pecio se corresponde con el de la fragata española hundida hace más de 200 años por la marina británica.

Según ha explicado hoy el director del Arqua, Iván Negueruela, las prospecciones han tenido un resultado «altamente satisfactorio», ya que han permitido extraer 34 piezas de vajilla y otros restos menores que estaban catalogados como parte del cargamento de la fragata en la documentación de la época guardada en el Archivo de Indias.

En concreto, esos documentos recogían que el buque transportaba un baúl particular con «plata chafalonia», es decir, deteriorada, marcada con un sello en forma de doble equis y con el sello del quinto real. Esas marcas han aparecido en la vajilla extraída, entre la que se incluyen pilas de platos, bandejas y cubiertos de plata, dos candelabros, también de plata, diversos restos menores y un almirez de oro que se corresponde con la maja de oro hallada en la expedición de 2015 y que ya está restaurada.

El equipo de arqueólogos y los observadores del IEO y la Armada, ante las piezas recuperadas
El equipo de arqueólogos y los observadores del IEO y la Armada, ante las piezas recuperadas- ABC

Otras nueve monedas

Se han extraído también nueve monedas de plata que viajaban en ese baúl y que son de gran importancia porque se encuentran en su estado original, ya que el cargamento extraído por Odyssey fue tratado en diferentes grados, en muchos casos, dañando las piezas.

En el entorno del pecio se ha localizado también un cañón de bronce que se suma al hallado en la anterior campaña y que también aparece referenciado en el Archivo de Indias como parte del cargamento de La Mercedes. Estos hallazgos, ha insistido Negueruela, certifican que el pecio investigado es el de la fragata española y avalan también que el buque está perfectamente localizado por los investigadores.

Las piezas ya están a buen recaudo
Las piezas ya están a buen recaudo- ABC

Además, ha resaltado el hito de haber podido extraer piezas a más de un kilómetro de profundidad, algo nunca antes logrado por ningún país del mundo, ha subrayado. Negueruela ha destacado que esta campaña no habría sido posible sin la cooperación del Ministerio de Cultura y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), y sin el apoyo de la Armada. El IEO aportó un robot subacuático no tripulado (ROV) con el que se descendió hasta el pecio para hacer las extracciones y el buque utilizado como plataforma, el Ángeles Alvariño.

El Ministerio estudiará ahora la conveniencia de hacer una tercera campaña de prospección en 2017, lo que dependerá de si aún quedan en el fondo restos significativos para certificar que el buque hallado es la fragata española, algo que, para Negueruela, está ya muy documentado con los restos hallados hasta el momento.

Restos de platos y cubiertos hallados en la misión de 2016
Restos de platos y cubiertos hallados en la misión de 2016- ABC

La restauración de estos restos, que es lenta y delicada, se llevará a cabo por los especialistas de los laboratorios del Arqua en Cartagena y la intención es poder exponerlo en el museo junto con el cargamento de monedas.

En total se han extraído 34 objetos de los miles que hay en el entorno del pecio, un «muestreo», ha explicado Negueruela, para poder estudiarlos en superficie, si bien la mayoría de elementos quedarán en el fondo del mar, como establece la convención de la Unesco sobre patrimonio subacuático.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios