Mitin de Pedro Sánchez en Jerez el pasado junio durante la campaña de las generales del 26-J
Mitin de Pedro Sánchez en Jerez el pasado junio durante la campaña de las generales del 26-J - ANTONIO VÁZQUEZ
POLÍTICA

El PSOE ajusta cuentas

Los socialistas eligen este domingo a su nuevo líder bajo un ambiente de división y confrontación sin precedentes

Casi 5.000 gaditanos están llamados a votar en las 54 agrupaciones de la provincia desde las 10 a las 20 horas

CÁDIZActualizado:

Ya nada será igual. La familia socialista celebra este domingo sus primarias bajo un ambiente de división y confrontación sin precedentes. El PSOE está roto. Las diferencias entre los tres candidatos, especialmente las que mantienen Susana Díaz y Pedro Sánchez, son insalvables y muchos afiliados temen que el resultado electoral, sea cual sea, no servirá en absoluto para cerrar las heridas y, menos aún, para taponar la hemorragia de desencantados. Al contrario. Un triunfo muy ajustado puede desencadenar otra batalla interna que se perpetuará hasta lograr un candidato de consenso.

Las peleas del PSOE han dado siempre mucho juego mediático, sobre todo, porque la familia socialista es una jaula de grillos que ha preferido lavar los trapos sucios fuera de casa. Es lo que algunos de ellos llaman democracia de partido.

El proceso electoral viene precedido de una guerra sin cuartel, que estalló tras el Congreso Federal del pasado 1 de octubre, donde el secretario general, Pedro Sánchez, tuvo que dimitir tras un esperpéntico debate. El principio del fin. Sin embargo, Sánchez, lejos de asumir su muerte, resucitó en enero de este año en Dos Hermanas (Sevilla) para anunciar su candidatura a las primarias. Ese mismo mes también la anunció Patxi López. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, dilató su decisión de optar a la secretaría general del partido hasta marzo y lo hizo en Madrid ante 9.000 personas.

Sánchez visita Cádiz en marzo de este año y reúne a 2.000 personas
Sánchez visita Cádiz en marzo de este año y reúne a 2.000 personas- F. J.

El PSOE se ha convertido en los últimos meses en un reñidero donde los tres gallos de pelea libran un combate a cuchilladas. Esta enfrentamiento también es perceptible en el PSOE de Cádiz, donde las primarias han llevado a los dirigentes del partido a posicionarse en uno u otro bando. No han faltado los reproches en un feudo como el gaditano donde la dirección socialista y los cargos institucionales son de la cuerda ‘susanista’. No obstante, históricos del partido en Cádiz, como Rafael Román, no dudaron en mover ficha en favor de Sánchez. Así, las plataformas de apoyo a la candidatura ‘sanchista’ empezaron a brotar como setas tanto en la Bahía como en el Campo de Gibraltar. La demostración de fuerza de los partidarios de Pedro Sánchez se vivió en Cádiz el pasado 12 de marzo cuando el candidato logró reunir a más de 2.000 personas en el Palacio de Congresos

El voto es secreto y se han habilitado cabinas para preservar la intimidad a la hora de elegir candidatura

Las espadas están en alto. La secretaria provincial del partido, Irene García, rechazó de manera tajante la pasada semana cualquier intento de purga en el seno de la organización gane quien gane. Sin embargo, hay dudas entre los militantes de que el triunfo de uno u otro se lleve a cabo con transparencia y respeto. Cádiz ha vivido en los últimos años una dura transición del 'pizarrismo' u oficialismo a la renovación o 'susanismo', iniciado por José Antonio Griñán y ultimado por la propia Susana Díaz.

Así el PSOE gaditano ha podido vivir en los últimos cuatro años una etapa de aparente tranquilidad gracias al triunfo del sector renovador en el congreso provincial del 14 julio de 2012, donde la entonces alcaldesa de Sanlúcar y ahora presidenta de la Diputación, Irene García, se hizo con las riendas del partido tras derrotar por 46 votos de ventaja al candidato oficial, el alcalde Barbate, Rafael Quirós.

El triunfo de Irene García ha marcado un antes y un después en la historia del PSOE de Cádiz, dirigido durante las últimas tres décadas por el sector pizarrista. Para entender la pugna que vive el partido en la provincia a cuenta de la candidatura de Pedro Sánchez a las primarias hay que situarse, precisamente, en julio de 2012, y analizar la carrera que llevó a Irene García hasta la dirección del PSOE provincial. No fue fácil lograr la paz social en un partido que estaba descosido debido a sus luchas de poder. La presencia de Pedro Sánchez en la terna de las primarias ha resucitado los viejos fantasmas del pasado en Cádiz poniendo a prueba esa frágil estabilidad que ha mantenido la organización provincial.

Guerra de familias

Lo socialistas de Cádiz han hecho gala de sus disputas a través de las distintas corrientes que han ido surgiendo con el paso de los tiempos. Así, la familia de pizarristas-oficialistas se enfrentó a la de griñanistas-renovadores en un momento clave de la transición del partido en Andalucía. El ascenso de Griñán a la presidencia de la Junta tras la marcha de Chaves a Madrid, en abril de 2009, y la salida por la puerta de atrás del gobierno regional de Luis Pizarro en abril de 2011, como consejero de Gobernación, detonaron una bomba de relojería que se colocó en la estructura del PSOE durante el congreso regional de marzo de 2010, fecha en la que José Antonio Griñán se hizo con la secretaría regional del partido anunciando entonces un profundo cambio. Era el comienzo del fin del ‘clan de Alcalá’ en la provincia de Cádiz que, hasta entonces, había gozado de los parabienes durante el reinado de Manuel Chaves. Este congreso marcó distancias entre Sevilla y Cádiz. No hay que olvidar que en ese momento el secretario provincial del partido en Cádiz era Francisco González Cabaña, reconocido pizarrista

Patxi López se dejó ver por Algeciras y El Puerto el pasado abril
Patxi López se dejó ver por Algeciras y El Puerto el pasado abril- LA VOZ

A partir de este momento, las corrientes tomaron posiciones y se produjo un pulso de poder donde la fuerza renovadora trató de acabar con la vieja guardia del famoso clan de Alcalá, agrupada en el oficialismo que marcaba Luis Pizarro. Griñán tenía muy claro que el futuro del PSOE andaluz pasaba por una reorganización y, sobre todo, por una renovación generacional. Empezó así un duro trabajo para fichar a los nuevos valores del partido en cada provincia

La alcaldesa de Sanlúcar y un nutrido grupo de cachorros, entre los que se encontraba el concejal de San Fernando y ahora delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, no dudaron en abanderar una corriente renovadora contra ese oficialismo que había imperado durante décadas.

El revanchismo es el peor enemigo al que se enfrenta la organización tras un más que previsible apurado resultado

No fue fácil para este grupo emergente escalar en una organización blindada por los poderes fácticos del socialismo gaditano pero, poco a poco, en cada cita de los órganos de dirección del partido fueron tomando posiciones hasta el congreso provincial del 14 de julio de 2012, donde Irene García se hizo con la secretaría provincial al derrotar por 46 votos de ventaja al candidato oficial, el alcalde de Barbate, Rafael Quirós.

Nadie puede recriminar a Irene García que ha mantenido la estabilidad de la organización durante los últimos cuatro años. De hecho, integró a los derrotados en nuevos equipos de dirección, así como en labores de responsabilidad.

¿Integración o revancha?

Cabe recordar que los socialistas gaditanos dieron a primeros de julio de 2014 un aplastante respaldo a la candidatura de Pedro Sánchez para las primarias del partido. En aquella ocasión, Sánchez se enfrentaba a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapia. De hecho, el 70% de los votos de la militancia de Cádiz fueron para la lista de Pedro Sánchez. Aquel triunfo se vendió en Cádiz como la victoria de los renovadores, es decir, el partido pasaba página y enterraba el pizarrismo. La propia secretaria provincial del PSOE, Irene García, alabó la figura de Sánchez como nuevo líder y dijo que su triunfo abría un nuevo ciclo de cambio para el partido.

¿Puede ocurrir lo mismo tras las primarias? El tiempo lo dirá y, sobre todo las formas de quienes asuman el poder del partido. El revanchismo es el por enemigo al que se enfrentará el PSOE a partir del día 22 de mayo.