Los jamones está preparados en el matadero de Montesierra, en Jerez, para su distribución - ANTONIO VÁZQUEZ
CONSUMO

Una Navidad como las de antes

Las empresas cárnicas de la provincia trabajan a destajo para afrontar la demanda que se les viene ahora encima tras varios años de ajustes en las economías domésticas

Los principales indicadores, entre ellos el aumento de la contratación, revelan una recuperación histórica del consumo para las fiestas

CÁDIZActualizado:

La fuente de langostinos y el plato de jamón son los aperitivos más solicitados de cualquier mesa en Navidad, sin embargo, su presencia en los hogares gaditanos ha estado muy condicionada en los últimos años por los efectos de la crisis. El paro y las dificultades para llegar a final de mes han llevado a miles de familias de la provincia a implantar una economía de guerra que ha cambiado en la mayoría de los casos los hábitos el consumo. No hay que olvidar que Cádiz llegó a sumar hasta un 42% de tasa de desempleo en los momentos más difíciles de la crisis. Así, las economías domésticas optaron por eliminar de su presupuesto los lujos y los caprichos hasta que remitiera la tormenta. Desde luego, no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo aguante. Los expertos reconocen que lo peor ha pasado y ahora empieza la recuperación. La confianza regresa a las economías domésticas. Uno de los síntomas que refleja la mejora lo encontramos en el consumo de productos como el jamón ibérico que, después de varios años de caída en sus ventas, afronta la próxima campaña de Navidad con especial optimismo ante la fuerte demanda prevista.

El sector cárnico de la provincia, distribuido entre Jerez, la Sierra y La Janda, trabaja a destajo estos días para abordar los pedidos de diciembre. El jamón vuelve con fuerza por Navidad. El matadero de Montesierra, en Jerez, se encuentra a pleno rendimiento y su tienda al público es un hervidero de clientes con los preparativos. El responsable de Desarrollo de Negocio de la empresa, José Manuel Martín, confirma que las expectativas de negocio para la campaña de Navidad son muy buenas y se espera un repunte con respecto a los últimos años. De hecho, esta fábrica aumentará un 8% su plantilla en los próximos meses para poder atender y distribuir a tiempo los pedidos.

Curiosamente el jamón de bellota subirá esta Navidad casi un 15%, mientras que el de cebo, un 8%. La subida no es un antojo de los productores aprovechando la demanda que se avecina. Al contrario. Se trata de un efecto colateral de la propia crisis. Los jamones que llegarán esta Navidad a la mesa de los hogares gaditanos provienen de las matanzas realizadas entre 2013 y 2014. El proceso de curación de estas piezas, que ha durado poco más de dos años,ha terminado y es ahora cuando salen al mercado para su venta. La producción, por tanto, es inferior a la demanda.