INDUSTRIA NAVAL

Navantia traslada por «operatividad» a Ferrol una sección del segundo petrolero

La obra de los petroleros se lleva a cabo en Puerto Real, pero los problemas con las subcontratas de la Bahía obligan a tomar medidas para evitar retrasos

La factoría de San Fernando también está cortando bloques de estos barcos

Corte de chapa del primer petrolero en Puerto Real el pasado abril
Corte de chapa del primer petrolero en Puerto Real el pasado abril - ANTONIO VÁZQUEZ
JAVIER RODRÍGUEZ - @JavierLaVoz Cádiz - Actualizado: Guardado en:

Razones de operatividad han llevado a la dirección de Navantia a trasladar al centro gallego de Ferrol una de los secciones del segundo petrolero que se fabrica en el astillero de Puerto Real. La empresa quiere garantizar con ello los plazos de entrega y evitar más retrasos. No obstante, el contrato de construcción de las cuatro unidades de la serie Suezmax recoge que la planta puertorrealeña sería el epicentro del proyecto, aunque las factorías de Ferrol y San Fernando también participarían del mismo. De hecho, el astillero isleño lleva varias semanas trabajando en el corte de chapa de algunas estructuras de estos barcos.

La plantilla de la planta de Puerto Real no comparte la decisión de la empresa y ha denunciado el desvío de la carga de trabajo por sorpresa. El acuerdo de fabricación establece, entre otras cosas, que el astillero gallego ejecutaría, al menos, ocho bloques, sin embargo, y es aquí donde surge la polémica, la unidad que se acaba de trasladar a la factoría ferrolana es adicional, lo que ha crispado a los trabajadores gaditanos.

LA VOZ adelantó hace dos semanas que la obra de los cuatro petroleros, con opción a dos más, para el grupo vasco Ibaizabal se encontraba en un difícil compás de espera como consecuencia de los bajos precios de su producción, es decir, las secciones que salen a subcontratación no resultan atractivas para la industria auxiliar. Los empresarios del sector naval de la Bahía reconocen que no resulta rentable embarcarse en estas ofertas, ya que el margen de beneficio es nulo. No es la primera vez que el comité de empresa de la planta de Puerto Real ha lanzado la voz de alarma ante el retraso que ya acumula el proyecto, algo más de cuatro meses con respecto al calendario fijado. El motivo de la demora no es otro que los problemas de la subcontrata. El socio estratégico que buscó Navantia para sacar adelante este proyecto, el astillero coreano de Daewoo, ha sido el que ha marcado los costes, demasiado bajos para la mano de obra de la Bahía.

Finalmente, Navantia ha tirado por la calle de en medio y ha empezado a reorganizar su sistema de trabajo para cumplir a rajatabla con los 23 meses marcados en el contrato. El propio presidente de la compañía, José Manuel Revuelta, ha destacado en varias ocasiones que el contrato de obra no es patrimonio de un único astillero, en clara referencia a un reparto equilibrado de la carga de trabajo entre todas las plantas. Cabe recordar que la factoría ferrolana ultima en estos momentos el barco-hotel para la empresa Pemex y la carga de trabajo que recibirá de la Bahía de Cádiz servirá de puente hasta la puesta en marcha en sus instalaciones de nueva carga de trabajo procedente de otros contratos, como es el caso de los dos BAC de Australia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios