Almirante de la Flota

«Hemos conseguido dar la vuelta y ahora somos de los estamentos más valorados»

Tras 44 años de servicio y el último a cargo de la Flota, Francisco Javier Franco Suanzes pasa a la reserva tras conseguir mantener la actividad y la excelencia

«Hemos conseguido dar la vuelta y ahora somos de los estamentos más valorados»
CARLOS CHERBUY - Actualizado: Guardado en:

Apenas ha estado poco más de un año, pero para Francisco Javier Franco Suanzes ha sido uno de los mejores destinos de los que ha tenido dentro de la Armada. Almirante de la Flota es uno de los cargos a los que cualquier oficial aspira, pero no todos llegan y él ha tenido ese «privilegio» de ser el responsable de la Flota de la Armada e incidir en uno de sus principales objetivos: la excelencia profesional.

Ahora deja su cargo y lo hace tras 44 años de servicio y por lo tanto al pasar a la Reserva. Su destino ahora es su familia y por ello en su despedida se encuentra con la emoción de lo que le queda por vivir con el recuerdo de todas las experiencias que ha vivido, porque Franco Suanzes tiene un amplio currículo como marino y conoce también la institución por dentro. Como él mismo reconoce, la Armada «me ha dado más de lo que yo profesionalmente he podido ofrecerle», pero tras dedicar su vida a ella, ahora le toca descansar y disfrutar de los suyos.

¿Cómo se siente?

–Bueno pues me siento profundamente emocionado y me he dado cuenta que a veces resulta bastante difícil contener la emoción. Hay que tener en cuenta que es toda una vida que se termina en el periodo activo y por tanto la emoción te resalta en la primera oportunidad.

¿Qué piensa tras repasar esa carrera que ahora llega a su fin?

–He sido un afortunado y particularmente en los diez últimos años. En los empleos que he tenido como almirante he ocupado cargos de muchísima responsabilidad, pero sin ninguna duda el colofón de Almirante de la Flota es una auténtica maravilla. Y es que resulta que es la máxima aspiración de cualquier oficial de la Armada y por lo tanto he cubierto todas mis expectativas con creces. No imaginaba cuando comencé que iba a llegar hasta donde he llegado y por ello me siento también orgulloso de mi paso por la Armada. Por lo tanto puedo decir que me voy totalmente con el objetivo cumplido y mucho más allá de lo que podía aspirar cuándo empecé en la Escuela Naval.

¿Cómo se ha sentido en Cádiz?

–Yo he vivido mucho años en la provincia de Cádiz. La mayor parte de la fuerza de la flota se encuentra en la provincia; ya sean los buques o la Infantería o el arma aérea y entonces he pasado la mayor parte de mi vida profesional en la provincia de Cádiz. He vivido mucho tiempo en El Puerto, donde tengo una casa, y también he vivido en Rota y aunque no soy de Cádiz tengo una gran admiración por la provincia. Desde luego viven en un auténtico paraíso.

Pero aunque la relación entre la provincia y la Armada es indiscutible, se han escuchado voces críticas y ha habido algún momento de tensión. ¿Cómo lo afronta un Almirante de la Flota?

–Lo que le puedo decir es que en este caso lo más importante es lo que dicen las encuestas y hemos pasado de unos niveles relativamente bajos de valoración del ciudadano, a los últimos años estar en la parte alta con las Fuerzas de Seguridad del Estado. Actualmente, las Fuerzas Armadas es de las instituciones más valoradas de España y eso no es más que el desarrollo de una actividad seria y responsable y que los ciudadanos te ven como una institución sólida y rigurosa.

¿Esa tensión se intensifica cuando pasan cosas como el incendio del Retín?

–En este momento no tengo información. Lo que le puedo decir es que actualmente no estamos realizando ejercicios de tiro por lo que habrá qué preguntarse otras cosas. No tengo información suficiente, pero no estamos haciendo ejercicios de tiro porque en periodo estival no se llevan a cabo.

¿Qué ha sido lo más complicado a lo que se ha enfrentado en el cargo?

–La principal dificultad que hemos tenido ha sido, y no me cogió a mi especialmente, la limitación en la actividad de la fuerza, que incluso ha pasado por momentos complicados. Cuando no se disponía de suficientes recursos económicos para que los barcos realizaran su actividad. Tengo que decir que por suerte mi paso no ha sido así, porque yo he disfrutado este año y pico que he mandado la Flota con recursos económicos suficientes para realizar una actividad que nos ha permitido mantener unos niveles elevados en este momento.

¿Y a qué se enfrenta su sucesor?

–Los retos que tiene mi sucesor fundamentalmente están relacionados con la renovación de la fuerza, pues hay algunas series de unidades que es conveniente comenzar a renovar, como por ejemplo podemos hablar de las fragatas FFG aquí atracadas y algunos patrulleros también que con bastante antigüedad. Y luego quizás también conseguir un mayor equilibrio entre la actividad de la fuerza y el mantenimiento. Son algunos de los aspectos en los que tendrá que trabajar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios