INICIATIVA

El gran regalo de la experiencia

La asociación Secot ayuda de forma desinteresada a los jóvenes a emprender

El gran regalo de la experiencia
A. MENDOZA Cádiz - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Han pasado ya cinco años desde que Secot (Seniors Españoles para la Cooperación Técnica) comenzó a funcionar en Jerez. Jubilados de distintos sectores profesionales aportan desde entonces su experiencia y saber a jóvenes que quieren emprender. En este tiempo, este grupo de profesionales ya retirados de la actividad laboral ha ayudado a más de 300 jóvenes que querían comenzar su trayectoria de forma autónoma. Secot es una asociación sin ánimo de lucro en la que estos ‘seniors’ aportan de forma altruista sus conocimientos en gestión empresarial.

El presidente de Secot, Francisco Javier Rodríguez ‘Curro’, ha estado al frente de muchos de los proyectos de ayuda. Curro fue directivo de banca y está prejubilado desde el año 2009. Le apasiona ayudar y se muestra muy contento por ser parte activa de esta iniciativa. «No están los tiempos para desperdiciar nada, y mucho menos la experiencia en el mundo de la dirección de empresas, que son las fuentes naturales de los puestos de trabajo; por haber visto hasta la saciedad, a lo largo del ejercicio de mi actividad, los errores que se cometen habitualmente a la hora de iniciar un negocio; por entender que la mente es como si fuese un músculo más que si no se usa se atrofia, y por tanto me convenía seguir usándola». Recientemente, Curro tuvo la oportunidad de asesorar a Isaac Ortigosa, un malagueño de 34 años afincando en Jerez desde el 2013. Este joven es gerente de Valmont Gourmet, formador homologado de los Vinos de Jerez por el Consejo Regulador, amante y apasionado de los vinos. Isaac reconoce que fueron varios los motivos que le hicieron recurrir a Secot. «Cuentan con experiencia personal y profesional, conocimientos gestionando empresas, disponibilidad y sobre todo muchas ganas de compartirlo todo. Desde aquí te hacen ver de forma práctica el mundo empresarial en el que nos adentramos, los pros y contras, cómo sobrevivir y convivir con los fracasos y enfrentarte a las situaciones y vicisitudes del día a día de nuestro proyecto». Desde que empezó, su proyecto ha ido en progresión. Valmont Gourmet se dedica a la venta y distribución de vinos y productos selectos, con un marcado carácter exclusivo. La marca nace hace un año de la pasión por el mundo de los vinos. El propio gerente explica que «si bien el progreso nunca deja de sucederse, es cierto que hay que tener una buena base donde se sustente todo. Nos han ayudado a que esos cimientos sean firmes y estén bien argumentados. Es una suma de todos los factores donde, si bien todos son importantes, hay algunos que son básicos. Te hacen saber cuantificar qué estás dispuesto a arriesgar y eso te ayuda a caminar con más seguridad».

La clave de esta asociación es que quien te ayuda lo hace desde su dilatada experiencia «nosotros ya transitamos por ese camino que ahora empieza el joven, y que además ponemos a su alcance métodos y formas de superar los retos», comenta Curro.

Ni a mayores ni a jóvenes les preocupa emprender pese a que el momento económico no acompañe en exceso. Isaac asegura que este es su tercer intento empresarial y lo ha afrontado sin apenas problemas. «No hemos tenido muchas dificultades. La experiencia y los fracasos anteriores te hacen aprender para luchar contra todo eso». Curro siempre piensa de forma positiva y señala que «las dificultades se superan entendiendo que son un reto, no un problema. Y los retos se superan».

Desde esta asociación no tienen las claves absolutas pero sí las pautas para poder progresar en el mundo empresarial. Pienso que los proyectos se componen de dos grandes factores: el humano y el núcleo duro de la empresa (proyecto empresarial, plan de negocio,etc). Y detrás está todo ese tejido que le da profundidad y sentido al proyecto: una misma idea, filosofía (muchos de los conceptos de nuestra empresa nacieron en esos encuentros), dirección.... Si todo no está en sintonía puede romperse por algún lado», explica Isaac Ortigosa.

Por su parte, el presidente Secot, Francisco Javier Rodríguez, reconoce además que lo principal para tener éxito es ser consciente uno mismo de lo que es capaz de hacer. «Uno debe conocer perfectamente lo que se trae entre manos, estar convencido de que tiene fuerza y capacidad para enfrentarse a las mil y una dificultades que se encontrará, saber rodearse de gente que le aporte cosas, incluso que sea más inteligente que uno mismo. Debe de saber levantarse del suelo cada vez que se caiga, aun cuando sean docenas de veces, y debe saber también que si en lugar del caerse al suelo se cae a un precipicio eso ya no tiene arreglo, por lo que deberá andar siempre con un ojo en el suelo y otro en las estrellas».

Toda la actualidad en portada

comentarios