CONTENIDO PROMOCIO

Empieza a prepararte para el verano

Tener un cuerpo sano este verano puede ser sencillo si pones en práctica algunos consejos básicos en tu vida diaria.

Actualizado:

Pronto empezará la época del año que más presión pone sobre las personas: el verano. Aunque pueda parecer un tópico, mucha gente se siente frustrada porque no se siente en forma y suele pasar los meses anteriores a dieta. Por no decir que están matándose de hambre. La realidad es que siguiendo unos pequeños consejos durante todo el año se puede llegar al verano en buen estado de forma, sin tener que sufrir.

Se pueden encontrar bueno consejos en tumedicoysalud.com, un portal de Internet donde hallarás la ayuda que necesitas para poder mantenerte en forma y cuidarte de la mejor manera posible. En otros sitios podrás encontrar, más o menos, consejos parecidos. Y es que la manera para cuidarse y llegar al verano en forma no tiene grandes misterios, solo unos pequeños consejos que se pueden seguir durante todo el año para llegar sanos y con un cuerpo 10 a los meses de julio y agosto.

La alimentación es clave

Una de las claves para mantenerse en forma es llevar una dieta sana y equilibrada. Esto no quiere decir que haya que deshacerse de todo tipo de grasas, que es lo primero que se abandona, existen grasas buenas que el cuerpo necesita ingerir. Llevar una dieta sana y equilibrada es no saltarse comidas, introducir frutas y verduras, tomar más pescado y beber agua. ¿Puedes darte un capricho? Sí, de vez en cuando podrás hacerlo pero no debe convertirse en una costumbre. Hay que olvidarse de la comida basura y empezar a tomar menos azúcar y alcohol.

Antes hemos dicho no saltarse comidas. No creas que por no cenar o por no desayunar vas a perder peso. ¡Error! Saltarse comidas conseguirá el efecto contrario. Ahora que llega el calor es el momento de comer ensaladas. No te aburrirás porque puedes encontrar multitud de recetas para que cada día sea diferente.

Haz más ejercicio

Llegas a casa del trabajo y el cansancio puede contigo hasta el punto de que ya no quieres moverte más, solo piensas en tumbarte en el sofá frente al televisor. ¡Nada de eso! Mientras todavía te estás moviendo es hora de cambiarte de ropa y salir a practicar deporte. Contrario a lo que muchos piensan, practicar deporte, puede aliviar de la tensión y el estrés además de ayudar a tu cuerpo a mantenerse sano.

¿Te cuesta salir a correr? Ponte unos cascos con tu música favorita o invita a un amigo o familiar a que te acompañe, si practicas deporte con otra personas se te hará mucho más fácil ser regular. Habrás adquirido un compromiso que no querrás romper y, además, es más divertido cuando se practica una actividad deportiva en grupo.

Los buenos efectos de la alimentación y el deporte

No solo llegarás al verano estando en forma, tu piel también te lo agradecerá. La buena alimentación consigue que tu piel se vea fresca y tersa, si te ayudas de cremas hidratantes se verá mucho mejor. Una rutina de belleza diaria puede ser la opción perfecta para que tu cuerpo y piel estén en su mejor momento.

Dentro de una dieta equilibrada dijimos que es necesario beber agua porque ayuda a estar bien hidratados, esto conseguirá que tu piel se vea sana y joven.

Practicar deporte ayudará a que tengas una piel tersa. Al sudar se expulsan toxinas que causan efectos negativos, ayuda a que el colágeno esté en sus límites y la piel puede llegar a regenerarse de manera rápida. Eso sí, es importante que al practicar deporte al aire libre se use una crema solar para evitar los efectos nocivos del sol como el envejecimiento prematuro.