Un agente saluda a su hijo con emoción. - ANTONIO VÁZQUEZ / VÍDEO: M. ALMAGRO
DESAFÍO SECESIONISTA

«¡Bienvenidos a casa!»

Los policías de la Comisaría Provincial desplegados en Cataluña regresan a Cádiz tras estar un mes haciendo frente al desafío independentista

Actualizado:

Minutos antes de las siete de la tarde de este viernes los furgones de los policías de la Comisaría de Cádiz que han estado un mes desplegados en Cataluña entraban por la calle Santa María de la Soledad para alivio y alegría de los familiares y compañeros que les esperaban a la puerta del Pirulí.

«¡Ya está aquí papá!», gritaba un pequeño mientras señalaba los coches enérgicamente en los brazos de su madre. Escoltados por compañeros de radiopatrullas, los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) comisionados en tierras catalanas tomaban la esquina y estacionaban los vehículos. Habían salido temprano de Salou, su último destino, y ya, «por fin», estaban en casa. «¿Qué tal?», le preguntaba un agente a otro que acababa de bajarse de la furgona. «Bien... todo bien... muy cansados». Al lado, una mujer abrazaba a su marido. «Te hemos echado mucho de menos», le decía con los ojos llenos de emoción y consuelo. También el comisario provincial Antonio Ramírez apretaba la mano a los agentes. «Buen trabajo», les decía.

«Lo han pasado mal, sobretodo por la incertidumbre de no saber cuánto tiempo más iban a estar y qué servicios tenían que hacer», comentaba uno de los familiares al tiempo que los policías sacaban con ganas el material y las maletas de los furgones para poder tomar el camino a casa. «Se supone que iban para ocho días y se han tirado un mes», comentaba otro compañero.

«Nos hemos encontrado con mucha buena gente», relataba uno de estos policías. Porque, además de las miradas incómodas de los independentistas, los insultos o las provocaciones vividas, estos agentes han vuelto también con la maleta repleta de gestos de cariño y admiración de parte de muchos ciudadanos catalanes que les han estado parando y saludando para darles las gracias y pedirles que no les dejaran solos. «Hemos vivido situaciones muy emocionantes».

Los cincuenta agentes de la provincia que fueron enviados a Cataluña para formar parte de la ‘operación Copérnico’ puesta en marcha por Interior para frenar y controlar el órdago secesionista, han ido cumpliendo a diario todos los servicios que se les ha encomendado, sabedores también de que estaban viviendo un episodio histórico: formar parte de uno de los mayores dispositivos policiales que se han puesta en marcha en la historia reciente de España.

De los policías gaditanos desplegados en Cataluña desde que comenzó el órdago de Puigdemont, quedan por regresar los agentes de El Puerto que está previsto que lleguen este viernes.

Ahora, el lugar de estos agentes que han regresado lo ocuparán los policías de la UPR de Algeciras y Jerez que serán los que asuman el relevo.