INDUSTRIA

Arranca en Puerto Real la nueva obra eólico-marina de Iberdrola

Este martes se procederá en el astillero al corte de chapa para la subestación que se instalará en aguas inglesas

Plataforma para la subestación del complejo Wikinger construida en Puerto Real para Iberdrola
Plataforma para la subestación del complejo Wikinger construida en Puerto Real para Iberdrola - ANTONIO VÁZQUEZ

El astillero de Puerto real acoge este martes el corte de chapa de los primeros bloques que formarán la subestación eléctrica encargada por Iberdrola a Navantia. La factoría gaditana construirá la plataforma que albergará el centro de transformación eléctrica que precisa el nuevo complejo eólico-marino que promueve Iberdrola en aguas inglesas del Mar del Norte y bautizado como 'East Anglia One'. La compañía eléctrica española adjudicó este contrato a Navantia el pasado octubre renovando así su confianza en los astilleros públicos como proveedores de proyectos offshore.

El encargo consiste en la construcción de una nueva subestación eléctrica de 7.700 toneladas. Cabe recordar que la factoría puertorrealeña construyó la plataforma Wikinger, también para Iberdrola, de 2.500 toneladas y la entregó en julio de 2016.

El nuevo contrato supone una inversión de 65 millones de euros y la posibilidad de contratación de unos 600 profesionales en los momentos de mayor incidencia de la producción.La relación entre ambas empresas se fraguó en 2013 cuando Iberdrola puso sobre la mesa sus nuevos planes de inversión en materia de renovables. La compañía eléctrica reveló así su apuesta por la apertura de dos grandes complejos eólico-marinos. Se trataba del proyecto 'Wikinger, en aguas alemanas, y del 'East Anglia One’, en la costa inglesa. Fue entonces cuando Navantia empezó a pujar para convertirse en proveedor de Iberdrola. El resultado de las negociaciones tuvo su efecto positivo en junio de 2014 cuando el presidente de la empresa eléctrica anunció en Sevilla, durante un encuentro con la presidenta andaluza, Susana Díaz, la adjudicación a Navantia de la obra de una subestación eléctrica para el campo eólico-marino ‘Wikinger’. La construcción de esta plataforma significaba para Navantia su entrada en el negocio offshore y, con ello, el primer paso para diversificar su oferta hacia otros sectores ajenos a la construcción naval.

La participación de Navantia en el contrato ‘Wikinger’ se llevó a cabo también tanto en el astillero gallego de Fene como en el de Puerto Real. La inversión superó los 160 millones de euros. El primero se encargó de la construcción de 29 de los 116 ‘jackets’ que componen el campo, mientras que la planta gaditana hizo la plataforma para albergar una de las subestaciones eléctricas del complejo. La plataforma fue bautizada con el nombre de ‘Andalucía’.

En relación al segundo complejo eólico-marino de Iberdrola, el ‘East Anglia One’, la empresa eléctrica ya adjudicó el pasado 7 de septiembre la construcción de los jackets de este nuevo complejo a Navantia-Fene.

El ‘East Anglia One’ será uno de los parques eólicos marinos más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento, en el año 2020, gracias a una capacidad instalada de 714 MW que suministrará energía limpia a más de 500.000 hogares ingleses.

Se trata del mayor proyecto renovable desarrollado por una empresa española en la historia, con una inversión de 3.000 millones de euros.

Toda la actualidad en portada

comentarios