Medio centenenar de helicópteros y aviones han participado en el Centenario de la Aviación Naval. - FRANCIS JIMÉNEZ
DEMOSTRACIÓN AÉREA

La Armada exhibe sus alas en Rota

Decenas de miles de personas han asistido a la demostración aérea que ha conmemorado el Centenario de la Aviación Naval

RotaActualizado:

Este sábado Rota amanecía rojigualda. Banderas de España adornaban sus balcones, engalanados para el gran festival aéreo organizado por la Armada Española con motivo de la conmemoración del Centenario de la Aviación Naval. Banderas en la playa, por las calles, en gorras, camisetas y, por supuesto, pintadas el cielo.

La playa de La Costilla ha sido el lugar elegido para celebrar la gran fiesta del Arma Aérea de la Armada. Alrededor de la bajada de la plaza de Jesús Nazareno, donde se ha situado el centro de control de mandos, vecinos de esta villa gaditana y visitantes se han congregado desde temprano, buscando el lugar perfecto para disfrutar de las más de 50 aeronaves que no se han querido perder este cumpleaños tan especial.

La expectación era máxima y las caravanas a la entrada de Rota así lo mostraban. Algo que ya preveía el Ayuntamiento de la ciudad, que incluso había habilitado dos aparcamientos con servicio de autobuses lanzadera hasta La Costilla. Y es que, según datos de Protección Civil, unas 90.000 personas han asistido a esta demostración aérea. Entre ellos decenas de 'spotters', aficionados a la fotografía aeronáutica llegados desde numerosos lugares de España y también del extranjero, como Taiwan, Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Reino Unido o Alemania.

Civiles y militares

A las 11.13 horas un Boeing P-8 Poseidon de la Armada de Estados Unidos hacía su entrada por el lado derecho la playa. Venido expresamente para la ocasión desde Sigonella, en Italia, a donde ha vuelto sin siquiera tomar tierra, este avión norteamericano de patrulla marítima preparado para la lucha antisubmarina, ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a la fiesta de la Aviación Naval.

Una demostración en la que no solo han participado aeronaves militares. El público también ha podido disfrutar de un espectacular twister a menos de dos metros del agua de un helicóptero AS-365 Dauphin del Servicio de Vigilancia Aduanera. Al que ha seguido una patrulla con tres aviones históricos de la Fundación Infante de Orleans. «Muchas gracias a la Armada por su invitación y al pueblo de Rota por su calor», ha dicho uno de los pilotos de la Fundación por radio, conectada a los altavoces situados a lo largo de la playa y por los que un equipo de locutores o 'speakers' formado por civiles y militares han retransmitido cada detalle del 'airshow'.

También han querido dar las gracias por el apoyo que reciben de la población los pilotos de la «formación CUCO» de la Guardia Civil, compuesta por tres helicópteros AS-365, BK117 y EC135 y un avión CN-235, en su pasada sobre la playa de La Costilla. Tras ellos, ha llegado el turno de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) y sus helicópteros Chinook, Cougar y Caimán. El primero de ellos, con sus 1.100 caballos es la «mula de carga» del Ejército de Tierra. «El Chinook opera desde la guerra de Vietnam y es uno de los mejores aparatos con los que se puede contar», ha asegurado uno de los locutores. Por su parte, el Cougar es un helicóptero de transporte ligero utilizado por el Ejército para transporte y evacuación sanitaria. Y para el último de ellos, el Caimán, llegado a las Fuerzas Armadas en 2016, ha sido su estreno en una exhibición. Llegado desde Agoncillo, en La Rioja, donde las FAMET tienen una de sus bases, con el capitán Gomis y el sargento Cáceres a los mandos.

El Ejército del Aire ha cogido el relevo con su avión P-3 Orion de patrulla marítima, usado además para la lucha antisubmarina y en superficie. El P-3 Orion ha participado en la operación 'Sophia' y actualmente uno de ellos se encuentra desplegado en Yibuti, formando parte de la operación 'Atalanta' de lucha contra la piratería. Asimismo, estos aviones se han utilizado para vigilar la zona del Estrecho de Gibraltar.

Uno de los momentos más espectaculares ha sido la demostración de la punta de lanza de los cazas europeos, el Eurofighter del Ejército del Aire, un avión supersónico que es el más potente de los que disponen las Fuerzas Armadas españolas. Sus pasadas y piruetas acompañadas de su característico sonido han arrancado los aplausos del público. «Espero que hayáis disfrutado tanto como yo», le ha dicho el piloto, que ha aprovechado para felicitar a sus compañeros de la Armada por su Centenario.

Aeropuerto en la mar

Pasadas las 12.30 horas ha llegado el momento de las aeronaves de la Armada, que jugaban en casa, ya que su base está en Rota. Primero, los helicópteros, encabezados por dos AB-212 de la Tercera Escuadrilla de Aeronaves, que han simulado un rescate de un naúfrago con buzo incluido. «Este tipo de helicópteros son los que usaría la Infantería de Marina en un desembarco y han participado en misiones como la de ayuda humanitaria en Haití tras el terremoto que asoló el país en 2010», ha narrado uno de los 'speakers'.

Tras ellos, los SH3 'Sea King' de la Quinta Escuadrilla que, pese a llevar más de 100.000 horas de vuelo están en plena forma. Utilizados para incursiones en línea de playa, han participado en misiones como 'Atalanta', 'Ayuda a Haití', Líbano o de vigilancia en el Estrecho de Gibraltar. «Gracias por vuestro apoyo que es inestimable para nosotros cuando estamos desplegados fuera de España», ha dicho uno de los pilotos por megafonía tras saludar al público frente a la zona de Duque de Nájera.

Entonces ha llegado el turno de las «libélulas», cuatro pequeños helicópteros Hugues 500 (H-500) de la Sexta Escuadrilla, con los que se entrenan los pilotos de la Flotilla de Aeronaves, utilizados también para vigilancia pesquera y de vías férreas, participando en operaciones como 'Centinela gallego' contra los incendios forestales.

Usados para el rescate y la lucha antisubmarina, los Sikorsky SH-60 ‘Seahawk’ de la Décima Escuadrilla han demostrado por qué son considerados los mejores helicópteros para operar en la mar, dotando de gran capacidad de trabajo a las fragatas en las que embarcan. Y no han perdido la ocasión para realizar un rescate conjunto de naúfragos.

El buque anfibio portaeronaves ‘Juan Carlos I’, situado en la parte izquierda de la costa roteña ha sido el «aeropuerto» utilizado para el despegue de los seis AV-8B Harrier II Plus de la Novena escuadrilla que ha entrado en formación por la derecha de la playa de La Costilla. Unos aviones que cuentan con la capacidad de operar desde cualquier plataforma, en vuelo tanto diurno como nocturno. Como despedida, dos de ellos han querido obsequiar a los ciudadanos con un vuelo estacionario sobre el agua, con el característico ruido de sus potentes motores, salpicando a más de uno de los espectadores.

Como broche final, la Patrulla Acrobática Águila, que ha realizado una exhibición de media hora en la que los siete C-101 del Ejército del Aire han dibujado en el cielo de Rota corazones, 'loopings' y rombos, han formado en espejo, mostrado la velocidad 0 y, por supuesto, pintado la bandera de España sobre la playa de La Costilla.

Así, entre muchos aplausos y saludos de los presentes ha finalizado la demostración aérea que ha celebrado el Centenario de la Aviación Naval. Pasado, presente y futuro de la flotilla aérea más marina.