El alcalde no quiso ejercer el derecho a voto en el consejo rector.
El alcalde no quiso ejercer el derecho a voto en el consejo rector. - LA VOZ
NUEVA GERENCIA EN LA FUNDACIÓN DE LA MUJER

La oposición califica de «esperpéntica» la actitud de Kichi con el gerente de la Mujer

Creen que la decisión de no votar en el Consejo Rector de la Fundación ni acatar la decisión de la mayoría supone una «falta de respeto a la democracia»

CÁDIZActualizado:

Los grupos de la oposición (PP, Ciudadanos y PSOE), lamentaron la posición del alcalde y los representantes del equipo de Gobierno en el Consejo Rector de la Fundación de la Mujer en el que se eligió al nuevo gerente, José Carlos Vera, uno de los tres aspirantes que tenían pendiente la resolución de su recurso de alzada tras declarase desierta la plaza.

Para los grupos de la oposición era fundamental que, tras más de dos años y medio de legislatura, la Fundación de la Mujer contara por fin con un gerente para cambiar el rumbo de este organismo y salir de la «inactividad y la parálisis en la que el equipo de gobierno la ha instalado».

Para los grupos, que observaron perplejos cómo el alcalde y sus concejales se ausentaban de la reunión al no estar de acuerdo con que la elección del gerente figurara en el orden del día, Vera contó con los votos de la mayoría porque «cumplía con todos los requisitos de la convocatoria».

Desde el PSOE, Mara Rodríguez apuntó que «no ejercer su derecho a voto ni acatar la decisión del Consejo Rector es un sinsentido. La democracia hay que respetarla siempre, no sólo cuando nos beneficia».

En este mismo sentido se pronunció la vicepresidenta de la Fundación y concejal de Ciudadanos, María Fernández Trujillo, que calificó de «triste y surrealista» la actitud «antidemócrata» del equipo de Gobierno, «que no quiso aceptar que hay mayoría dentro del Consejo Rector». Para Fernández Trujillo, «ejercieron un abuso de derecho que no se puede tolerar».

Por último, desde el Partido Popular, la concejal Mercedes Colombo aseguró que en el Consejo Rector de la Fundación se vivió una situación «esperpéntica» y que «es una actitud fascista discriminar, como lo está haciendo el equipo de Gobierno, a esta persona elegida de forma democrática por el mero hecho de ser un hombre».