Las trabajadoras iniciaron hace unos días una campaña de movilizaciones contra el equipo de Gobierno y la empresa Cádiz 2000. - LA VOZ
MUNICIPALIZACIÓN

Las limpiadoras plantan cara al alcalde en el Pleno y le acusan de «menosprecio»

La única trabajadora que no ha sido subrogada tras la municipalización denunció que están sufriendo «trato vejatorio» de la empresa, con la participación de Kichi y Autonomía Obrera

CÁDIZActualizado:

Las limpiadoras de los módulos de la playa asistieron al pleno del pasado viernes para apoyar a la única trabajadora que no ha sido subrogada tras el proceso de municipalización de los servicios de playas, Rosa Huertas, que pidió la palabra en el turno de intervenciones ciudadanas y plantar cara al equipo de Gobierno ante lo que consideran una «injusticia».

Rosa Huertas, arropada por sus compañeras, denunció en sus tres minutos de intervención la situación que están viviendo una vez que los servicios de playas han sido recuperados por parte del Ayuntamiento y han pasado a ser gestionados por la empresa Cádiz 2000. «Ya saben por lo que estamos aquí, por mi despido y por las mentiras de este equipo de Gobierno», señaló.

La trabajadora agradeció el apoyo que está recibiendo tanto ella como sus compañeras por parte de los grupos de la oposición tras comenzar con una campaña de movilizaciones en contra del equipo de Gobierno de Podemos para reclamar que se regularice su situación.

A continuación, solicitó un minuto de silencio a los miembros de la Corporación y asistentes a la sesión plenaria del mes de enero «en apoyo a las mujeres trabajadoras de la playa en general, a todas mis compañeras y a mí en particular porque he sido la única a la que han despedido».

Aseguró que «estamos defendiendo nuestros derechos porque estamos sufriendo trato vejatorio por parte de los responsables de la empresa Cádiz 2000, con la participación de nuestro alcalde y del sindicato Autonomía Obrera».

Persecución laboral e insultos

Insistió en que «tenemos que soportar insultos, menosprecios, calumnias y falsos testimonios hacia nosotras, una auténtica persecución laboral y estamos aquí para denunciarlo».

Recordar que Rosa Huertas está pendiente de un juicio este miércoles 31 de enero para que se resuelva su situación. Por otro lado, la que fuera encargada del servicio antes de la municipalización, Beatriz Abelleira, está a la espera de que le expliquen cual es su cometido en la actualidad y que le regularicen la reducción de sueldo y de la cotización de la Seguridad Social que tuvo en el mes de septiembre. Por último, que se resuelva la situación de las tres trabajadoras a las que se les pide 6.000 euros por haberse sentado en la mesa en la que se revocó el anterior comité de empresa de Autonomía Obrera.

Las limpiadoras han anunciado que continuarán con sus reivindicaciones hasta que se les ofrezca una solución por parte del equipo de Gobierno y de la empresa Cádiz 2000.