SUCESOS

Libertad con cargos para los detenidos por las agresiones del bar de la calle Zorrilla

Se les ha impuesto una orden de alejamiento del establecimiento que ya ha abierto de nuevo sus puertas al público tras los graves incidentes del sábado

Libertad con cargos para los detenidos por las agresiones del bar de la calle Zorrilla

El Juzgado que instruye el caso de los graves destrozos y las agresiones sufridas por los propietarios y empleados del bar Bodeguita Fabiola de la Plaza Mina de Cádiz ha decretado libertad con cargos para los detenidos, acusados de lesiones. También les ha impuesto una orden de alejamiento del establecimiento aunque uno de los supuestos autores no reside en Cádiz capital sino en Huelva.

Estos dos arrestados pasaron a disposición judicial el pasado domingo tras pasar la noche en los calabozos de la Comisaría de San Fernando. Este periódico ha podido saber que ante la jueza se acogieron a su derecho a no declarar a la espera de que continúe la investigación policial. Por otro lado, otro de los identificados fue detenido en la Comisaría cuando acudió a prestar declaración. Además, ya hay una mujer identificada más y se apunta al menos a otros dos implicados.

Un vídeo, grabado durante los hechos, obra en manos ya de la Policía y será enviado al juzgado

La investigación de los hechos continúa. Existe un vídeo grabado por una de las personas que estaban en el bar cuando ocurrieron los hechos que ya ha sido entregado al juzgado y también a la Policía Nacional. Las imágenes están a la espera de ser pasadas a un formato adecuado para que sean vistas por la jueza que lleva el caso.

Mientras, los heridos, que no se encuentran ingresados en el hospital, se recuperan de las lesiones y contusiones sufridas.

A pesar de lo ocurrido, Bodeguita Fabiola abría de nuevo este lunes sus puertas y recibía a la clientela con normalidad después de arreglar los destrozos que sufrió el local. La idea es seguir «con la misma ilusión con la que nació este proyecto», explican. Desde que se inauguró el pasado día 31 de agosto, el bar ha tenido muy buena acogida por parte del público y su objetivo es seguir en esa línea a pesar de haber sufrido un episodio tan desagradable.

Como se recordará los hechos sucedieron este pasado sábado en torno a las diez de la noche cuando unas siete personas destrozaron las instalaciones, según informó la Policía. Al parecer, los implicados fueron apercibidos por miembros del local de que no podían sentarse en la mesa que habían ocupado puesto que las consumiciones que estaban tomando eran de un bar aledaño y además había otros clientes esperando. Entonces, según testigos presenciales, entraron «de manera muy violenta» en el local y comenzaron a agredir a camareros, al encargado y al propietario, un hombre de más de 70 años, que tuvo que ser llevado al hospital al igual que el resto de afectados con contusiones y diferentes lesiones.

La violencia que tuvieron que emplear fue importante ya que gran parte del mobiliario quedó destrozado esparcido por el suelo. La Policía se llevó detenidas a dos personas que intentaron huir a pie pero que fueron localizados en las inmediaciones minutos después de los hechos.

El suceso causó un gran susto entre el resto de clientes que se encontraban tanto fuera en la terraza como en el interior del local. La Plaza Mina estaba a esa hora repleta de gente y el incidente generó un gran revuelo.

Toda la actualidad en portada

comentarios